Denuncia que tardaron 10 horas en avisarle del accidente mortal de su marido:

Denuncia que tardaron 10 horas en avisarle del accidente mortal de su marido 1
Agencia EFE03 jul 2012
Una mujer ha denunciado hoy que la Guardia Urbana de Barcelona tardó diez horas en comunicarle que su marido había muerto en un accidente de tráfico, lo que la policía local de la capital catalana admite y atribuye a un error interno.

En rueda de prensa, el portavoz de la Asociación Estatal de Víctimas de Accidentes, Francisco Canes, ha explicado junto a la viuda, Ana María Dorado, que los hechos ocurrieron el pasado 10 de marzo, cuando un hombre de 48 años tuvo un accidente mortal hacia las 02.15 horas de la madrugada en la Ronda del Litoral, cuando iba en dirección a su casa, en L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona)

El fallecido regresaba a su casa tras una cena con compañeros de trabajo, por lo que su mujer, al despertarse por la mañana, se extrañó de que aún no hubiera regresado, pero pensó que se habría alargado la celebración.

Hacia las 13.00 horas, llamó al teléfono de emergencias 112 para ver si sabían alguna cosa de su marido, aunque le respondieron que no sabían nada y que lo único que podían hacer era ponerle en situación de desaparecido.

Posteriormente, hacia las 14.00 horas del mediodía la mujer vio en el teletexto que había habido un accidente en la Ronda y que el fallecido tenía la misma edad que su marido, por lo que empezó a sospechar que podría tratarse de él, según Canes.

Poco después, hacia las 14.30 horas, la mujer recibió una llamada de la policía local de L'Hospitalet, que le pasó directamente a un agente de la Guardia Urbana de Barcelona, que le pidió que se desplazara por la noche a su central de Zona Franca porque tenían que comunicarle una información.

La mujer, que ya sospechaba de que su marido había sufrido un accidente mortal, le insistió al agente para que le aclarara la situación por teléfono, ante lo que éste le confirmó que su marido había fallecido en un accidente de tráfico y que tenía que ir a reconocer el cadáver.

Posteriormente, ya por la noche, la citaron a las dependencias de la Zona Franca, donde los responsables de la Guardia Urbana de Barcelona admitieron su error y le pidieron excusas por las molestias ocasionadas.

Fuentes de la Guardia Urbana de Barcelona consultadas por Efe han admitido que cometieron un error por una disfunción en la comunicación de este accidente, que atribuyen a una confusión con la policía local de L'Hospitalet sobre a quién le correspondía avisar a la familia.

Las mismas fuentes han señalado que cuando a mediodía se percataron de que no habían avisado a la familia, llamaron de forma inmediata a la mujer para comunicarle los hechos y para pedirle disculpas.