Daimler Super Eight: La vuelta de un clásico

Diego Zotes05 ago 2005
En lo que llevamos de siglo XXI Jaguar, hoy perteneciente al Grupo Ford, todavía no había lanzado al mercado ningún automóvil con el sello de Daimler, algo que en noviembre va a cambiar.
Inicio
LA VUELTA DE UN CLASICO

a fondo Daimler Super Eight 1

La marca Damiler se hizo famosa en la primera mitad del siglo XX por construir unos majestuosos automóviles que hoy son piezas de museo. En 1960 Jaguar compra la marca, y durante los siguientes años la utiliza para lanzar versiones especiales sobre la base de su gama de vehículos. Pero en lo que llevamos de siglo XXI la firma del felino, hoy perteneciente al Grupo Ford, todavía no había lanzado al mercado ningún automóvil con el sello de Daimler, algo que en noviembre va a cambiar.
  Y es que tal y como por encima del Mercedes Clase S hay un Maybach, por encima del BMW Serie 7 un Rolls-Royce o por encima del Audi A8 un Bentley –por citar la marcas más lujosas dentro de cada grupo- ahora por encima del Jaguar XJ habrá un Daimler, sólo que en este caso la diferenciación es mucho menor ya que no sólo comparte motor –algo que también sucede en los tres ejemplos antes nombrados- sino que en el caso del Jaguar y el Daimler también comparte carrocería, cosa que ya no sucede con los otros tres ejemplos.
Prácticamente se puede decir que estamos ante un Jaguar XJ Super V8 carrocería larga pero con más exquisiteces todavía, y por supuesto algo más caro que los 123.500 euros que cuesta el Jaguar. El Daimler Super Eight en el mercado español se comercializará bajo pedido.
Visto por fuera el nuevo Daimler poco se diferencia del Jaguar XJ, salvo por los logotipos, las llantas, diversos cromados (por ejemplo en los retrovisores) o porque su gama de colores –compuesta por seis- que ofrece dos exclusivos para el Daimler. Donde sí existen más diferencias es en el interior, sobre todo en las plazas traseras, lo que pone de manifiesto que este coche va dirigido a propietarios que dispongan de chófer. Los asientos traseros pueden graduarse de forma eléctrica, lleva pantallas de televisión y aire acondicionado con cuatro zonas independientes de temperatura entre otras cosas. Existen tres tonalidades de cuero para vestir este auténtico “salón de palacio”.
Por lo demás, lo dicho, mismas medidas, características y prestaciones que un XJ Super V8; es decir, que destaca por su ligera estructura de aluminio (con 1.665 kilos es con diferencia el menos pesado de su clase), su carrocería de 5,21 metros de largo, el motor V8 4.2 sobrealimentado que rinde 400 cv, y unas cifras de aceleración y consumo muy buenas: 5,3 segundos de 0 a 100 km/h y 12,3 l/100 km como media. Por supuesto el cambio es automático de seis marchas.
Enrique Marco, Autocity.
5 de Agosto de 2005