Dacia Logan dCi: Sin complejos

MundoRecambio y Taller07 jun 2006
Es simple, sin alardes, con una estética toscamente elaborada y unos acabados que se quedan en el aprobado. El equipamiento no da concesiones al lujo y las prestaciones están en un plano meramente anecdótico.
Sin complejos
Es simple, sin alardes, con una estética toscamente elaborada y unos acabados que se quedan en el aprobado. El equipamiento no da concesiones al lujo y las prestaciones están en un plano meramente anecdótico. Es el coche en su estadio más básico. Pero cumple y con un precio muy encogido.

a fondo :: Dacia Logan dCi 1

La marca rumana Dacia nació a finales de los 1960 para dar respuesta a las necesidades del país centroeuropeo, entonces sumido en una economía planificada ahogada por el régimen dictatorial de Nicolae Ceaucescu. Su primer vehículo fue el Dacia 1100, un Renault 10 con leves retoques, aunque su modelo más extendido fue el Dacia 1300, que era una versión modificada del mítico Renault 12. Hasta 1999, año en que la marca se integró definitivamente en el Grupo Renault, estuvo aún en producción la versión pick-up con tracción integral. Al lanzar el Logan, diseñado por la propia Renault utilizando la arquitectura eléctrica y de motores del Clio II, se materializaron los primeros frutos de la reconversión de Dacia iniciada por su matriz, al tiempo que desaparecía el último modelo totalmente rumano, el Solanza.
Dacia no engaña. Busca cortarle la hierba bajo los pies al mercado, explotando un tipo de vehículos de los que las marcas europeas se olvidaron hace ya tiempo; ahora que quieren recuperar el terreno perdido, los coreanos y otras opciones asiáticas se han comido esa tarta. La marca rumana quiere revitalizar la franja más económica para ofrecer al comprador un vehículo de acceso que cumpla sus necesidades básicas de transporte con dignidad. Así es el Logan.

Ficha técnica:
Dacia Logan dCi Laureate: 10.700 €. Motor: 1.461 cm3, 4 cil. en L, 8v, turbodiesel inyección directa Common Rail. Potencia/Par máximo: 68 cv a 4.000 r.p.m. / 160 Nm a 1.700 r.p.m. Suspensiones del/tras: McPherson + estabilizadora / Eje transversal de torsión + muelles. Frenos del/tras: Discos autoventilados/tambores, ABS de serie. Ruedas: 185/65 R15. Peso: 1.140 kg. Velocidad máxima: 155 km/h. Consumo mixto: 4,7 l/100km.
Pero funciona
De puertas afuera, no hay lugar para el romanticismo. El Logan es definitivamente soso -otros lo encuentran directamente feo-, con un diseño espartano y sin concesiones a las filigranas estéticas. De puertas adentro, el interior es consecuente con el exterior. Los plásticos son de somera calidad y nada destaca por su brillantez, aunque por el precio que se habrá pagado por el Logan, no hay derecho a reproche. Sólo cabría criticar la consola central: su excesiva verticalidad complica el manejo de la radio y del resto de botones.

a fondo :: Dacia Logan dCi 2

En habitabilidad, el Logan muestra uno de sus puntos fuertes. No es especialmente cómodo ni incómodo, pero puede alojar a cinco adultos sin demasiadas complicaciones. Lo que está claro es que cabrá en el maletero todo su equipaje, porque la bodega es enorme (510 l.), aunque con una boca de acceso típica de un cuatro puertas, es decir, justa.
El motor de la versión dCi es el turbodiesel 1.5 que ya conocemos del Clio y que tan bien resulta en cuestión de consumos y rumorosidad. No ofrece grandes prestaciones, pero es fiel y discreto. No vale la pena hablar de comportamiento dinámico del Logan: digamos que cumple, como el resto del coche.
La otra pata sobre la que se sustenta el Logan es el precio. Y en eso realmente no tiene competencia. Ofrecer un turbodiesel por menos de 11.000 € es todo un logro, sólo comparable a ofrecer un gasolina 1.4 por 7.800 €, precio de la versión básica. La pequeña trampa es que el aire acondicionado, el radio CD o las llantas son opcionales.