Cursos de conducción DRIVEX: Sintiéndonos pilotos por un día

a fondo Cursos de conducción DRIVEX 1
Raúl Toledano30 jun 2010
La empresa TomTom presentó a los medios especializados su nuevo modelo de negocio, en colaboración con la Cátedra Española de Seguridad Vial y Movilidad y DRIVEX, empresa especializada en cursos de conducción deportiva
Con la pista del vetusto y ratonero Jarama como telón de fondo, la empresa TomTom presentó a los medios especializados su nuevo modelo de negocio, en colaboración con la Cátedra Española de Seguridad Vial y Movilidad y DRIVEX, empresa especializada en cursos de conducción deportiva, para repartir entre los 1.000 primeros clientes que compren un TomTom GOX50 de alta gama información sobre puntos negros, sistema de manos libres de reconocimiento de voz, información visual y acústica sobre excesos de velocidad- entre el 1 de julio y 15 de agosto cursos de conducción segura que se comenzarán a impartir en cuatro circuitos de España Jarama, Navarra, Albacete y Castellolí- a partir del próximo mes de septiembre. Con un programa de media jornada, que incluirá desayuno, un briefing teórico y pruebas prácticas, repartidas por el circuito y la zona de boxes, el curso es una ocasión única de corregir vicios y pulir defectos de la mano de pilotos expertos, como Miguel Ángel de Castro instructor de nuestro curso y experto conductor de turismos- o el propio Pedro Martínez de la Rosa, piloto de Sauber en la Fórmula 1.
Esta promoción para verano 2010, bajo el nombre Disfruta conduciendo seguro, va encaminada a todos los conductores, ya que se estima que el 90% de éstos repiten continuadamente errores de conducción que afectan a la seguridad propia y de terceros. Desde cómo coger el volante, hasta cómo sentarse en el puesto de conducción o la forma de trazar una trayectoria más o menos cerrada. El caso es que después de este curso intensivo de cinco horas uno salga con las cosas más claras, y con la noción de que un coche es una máquina inteligente a la que se le puede sacar partido en situaciones extremas, como pudimos comprobar de primera mano al llevar conectados todos los sistemas de seguridad ESP y ABS, dos mecanismos solidarios entre sí- en la actividad de frenado sobre pista mojada.
Después de calentar las manos en el Micky Mouse dícese de un diminuto circuito de conos en el que se evalúa nuestra habilidad en las distancias cortas- y de la citada prueba de frenado, nos tocó embutirnos en el mono de competición para, de la mano de un Mini Cooper S Clubman de 184 cv, trazar media docena de vueltas en el circuito del Jarama. Junto a un monitor y a otros dos compañeros, compartimos una hora de agradables experiencias, en la que nuestro estilo de pilotaje salió reforzado y en el que pudimos soltar una buena dosis de adrenalina, trazando las míticas curvas de Nuvolari final de recta-, la encadenada de Fangio, Le Mans una de doble radio-, la lentísima Farina o el cambio de rasante en la entrada a meta, donde rozamos los 200 km/h.
Y tras el frenesí competitivo, todavía con los brazos como piedras, todavía con nuestro pie derecho describiendo el movimiento de freno-acelerador, entra en juego la última pata del banco, la Cátedra Española de Seguridad Vial y Movilidad, un consejo científico de carácter consultivo y honorífico, a medio camino entre lo privado y la DGT, cuya misión es optimizar la fiabilidad y seguridad en la carretera. ¿Qué si es más seguro conducir con navegador que sin él? Desde este organismo responden que sí, que es más seguro, que ellos manejan estudios en los que un alto porcentaje de los accidentes se producen por la fatiga al volante, y ahí entra TomTom, que recoge el guante, asegurando que sus productos están centrados siempre en la eficacia informativa y en su efectiva contribución a la seguridad vial. Vamos, que no distrae, que el conductor tiene la posibilidad de desconectar automáticamente cualquier navegador de la gama al superar los 15 km/h. Aunque dejan claro los exponentes de TomTom y de la Cátedra de Seguridad Vial que cualquier ayuda, ya sea directa o indirecta, beneficia a todos.