CTAG participa en un sistema que alarga la autonomía de los coches eléctricos hasta 250 km:

CTAG participa en un sistema que alarga la autonomía de los coches eléctricos hasta 250 km 1
Agencia EFE17 jul 2014
El Centro Tecnológico de la Automoción de Galicia (CTAG) ha acogido hoy el fin de proyecto europeo 'OpEneR', en el que ha participado junto a PSA, Bosch, AVL y FZI, y que consigue aumentar la autonomía de los vehículos eléctricos hasta los 250 kilómetros.

A través de una serie de sistemas de ayuda a la conducción, como cámaras y radares que permiten anticipar ciertas maniobras, como la de frenado; asistentes de aceleración inteligente y un navegador satélite, se ha conseguido un ahorro de consumo energético medio del 12,1%, con una penalización de tiempo por trayecto del 2,8%.

Un porcentaje que puede aumentar hasta el 30% de ahorro y una demora del 14% si además se siguen las pautas de ruta ecológica que aporta el sistema, en base a una serie de parámetros como la orografía del terreno, límites de velocidad en la vía elegida o riesgo de atascos y aglomeraciones.

Entre otras funciones, los vehículos eléctricos desarrollados en el proyecto 'OpEneR' informan al conductor sobre cuándo deben levantar el pie del acelerador al acercarse a una ciudad o a límites de velocidad: en ese momento, la transmisión cambia a ralentí, con lo que se aprovecha al máximo la inercia del coche.

Emanuel Chayon, del departamento de innovación de PSA, ha explicado que para igualar el rendimiento de los Peugeot 3008 híbridos en su conversión en eléctricos 100%, ha habido que hacer una serie de mejoras: tanto en el sistema de frenado como en el reparto del peso.

Y es que el peso de los vehículos aumenta en 200 kilos al incorporar una segunda batería que sustituye al motor de combustión del modelo híbrido.

Esta segunda batería mejora la potencia del vehículo eléctrico hasta los 36,8 kilovoltios por hora.

Olivier Demouy, responsable del mismo departamento de PSA, ha detallado que la multinacional francesa tiene previsto desarrollar en 2016 un sistema de conducción automatizada avanzada.

Al año siguiente, la idea es que ese sistema incorpore nuevas herramientas como un asistente para atascos y otro para aparcar, y que en 2020 la automatización sea plena para la circulación en autopista. El conductor solo tendría que estar pendiente del volante.

El proyecto 'OpEneR', que comenzó en 2010, ha contado con un presupuesto global de 8 millones de euros, de los que 4,4 millones han sido financiados por la UE a través del séptimo Programa Marco Europeo.

La aportación de CTAG en el mismo ha sido el desarrollo de un interfaz intuitivo de asistencia a la conducción y la validación de sistemas electrónicos.