Crónica del MSF 2011: 120.000 personas lo vieron

a fondo Crónica del MSF 2011 1
Enrique Marco07 feb 2011
El Motor Show Festival cerró su octava edición con un éxito muy meritorio. La colección de bólidos Ferrari, los diversos espectáculos o la marca Abarth fueron algunos de los platos fuertes del MSF
120.000 personas lo vieron
La octava edición del Motor Show Festival ha logrado mantener el nivel de calidad y aceptación por parte del público aún en estos tiempos tan difíciles, y como recompensa por ello unas 120.000 personas participaron en esta gran fiesta del motorsport. Así las cosas, el MSF de Zaragoza se ha convertido ya en una de las citas más importantes de Europa y en la única de España bajo este formato. Evidentemente el día estrella fue el sábado, cuando 60.000 aficionados pasaron por alguno de los pabellones expositivos o por las numerosas concentraciones automovilísticas. Además, la Carrera de Campeones disputada con karts en el circuito exterior de la Feria de Zaragoza (el Autodrome, con un trazado de 900 metros), puso la nota deportiva, con el piloto castellonense de F3 Roberto Merhi como vencedor, por delante del catalán Gerard Barrabeig y del asturiano Javi Villa. Ahora bien, en el Autodrome los reyes fueron un año más los espectaculares pilotos de drifting, quienes con sus interminables derrapadas pusieron los pelos de punta a los numerosos asistentes. El show quedó este año más vistoso todavía, ya que la climatología acompa y la estancia en las gradas se hac᳭a mucho más agradable que en pasadas ediciones.
Muy abundante fue el contenido de este MSF, por lo que vamos a dar un breve repaso por lo más destacado. Una visita estándar bien podía comenzar por el pabellón nº5, donde se ubicaba la valiosísima colección de bólidos Ferrari. Sin duda estábamos en la zona más cuidada, con moqueta, paneles explicativos y una constante melodía de música italiana sonando por los altavoces de la Feria. Los monoplazas de Fórmula Uno estaban muy bien representados, desde el primer Ferrari que ganó un mundial de F1 (el 500 de 1952 pilotado por Alberto Ascari) hasta el F10 del año pasado con el Alonso estuvo a punto de lograrlo. Junto la los manoplazas de F1 se encontraban varios ejemplares de GT y carreras de resistencia, todos ellos de los años 60 y 70. Y junto a estas joyas que ya forman parte de la historia del automovilismo, como invitado de honor estaba el Abarth 695 Tributo Ferrari, un capricho que, a pesar de su elevado precio, ya tiene reservada casi toda su producción (serie limitada a 1.695 unidades).

a fondo Crónica del MSF 2011 2

Abarth fue la marca más activa en esta edición del MSF
Precisamente Abarth fue la única marca que estaba representada como tal y con su stand en el MSF. El pabellón nº8 acogía una selección de espacios ocupados por equipos de competición, escuelas de conducción, federaciones deportivas, circuitos y la zona de Abarth. La marca del grupo Fiat invitó a su piloto Albert Llovera, el andorrano que participa en el Mundial de Rallys, quien firmó ejemplares de su libro No Limits, recientemente editado por Planeta y con un éxito de ventas sobresaliente. Y para los más activos, la marca ofrecía la posibilidad de probar de forma gratuita alguno de sus coches en el Autodrome, convocatoria que fue muy bien aceptada.
Siguiendo por el pabellón nº8 nos encontramos con el espectacular stand de Motorland. El complejo bajoaragonés acababa de poner a la venta las entradas para el mundial de Moto GP y de Superbikes, por lo que cientos de aficionados se acercaron a su mostrador. Tampoco pasó desapercibido el simulador, en el que los entusiastas de los videojuegos pudieron rodar de forma virtual en el circuito. La Honda de Dani Pedrosa y el Seat León del WTCC de Tarquini eran algunos de los atractivos de su zona.

a fondo Crónica del MSF 2011 3

Este pabellón no sólo mostraba stands de competición, también gozaron de gran interés algunas propuestas como las de clubes automovilistas de prestigio, que alquilaban coches de ensueño. Como ejemplo de ello, muchos fueron los que, por 90 euros, pudieron conducir todo un Ferrari Scuderia, ¡casi nada! Otra zona del pabellón estaba ocupada por expositores de tuning, pero esto, junto a la gran concentración y demás espectáculos, los vamos a tratar en otro reportaje exclusivo que publicaremos en breve.Los coches clásicos volvieron a ser protagonistas destacados
Terminamos la visita en el pabellón nº2, dedicado a los clásicos. Esta es una parte del Salón mucho más relajada, en la que contemplar al detalle tanto las características de los coches expuestos como la enorme variedad de artículos que ofrecían los vendedores de recambios, accesorios, libros, maquetas. Entre los vehículos expuestos, los había tanto de clubes, como de vendedores. Y por clases, de todo tipo y condición, desde elegantes Rolls de los años 20 y 30, hasta deportivos de cualquier marca y nivel algo más modernos. Un ejemplar destacaba del resto, principalmente cuando se ponía en marcha, momento en el que el estruendo invadía todo el pabellón. Se trataba de un proyecto realizado por un club de Huesca cuya base es un Pontiac Firebird, pero al que se le ha cambiado el motor y se le ha puesto incluso óxido nitroso con el objetivo de llegar a los 1.000 cv."El MSF es ya una cita ineludible y de referencia para los amantes del mundo del motor"El MSF es ya una cita ineludible y de referencia para los amantes del mundo del motor
En definitiva, a falta de completar esta información con el resto de secciones que componían esta octava edición del MSF, cabe destacar la sobresaliente aceptación que ha vuelto a tener esta cita, probablemente la más importante de este tipo en el sur de Europa. En España estamos de enhorabuena en cuanto a eventos de este tipo se refiere y, junto a la consolidación del MSF de Zaragoza, pronto seremos testigos de otra propuesta innovadora: el Espíritu de Montjuic, que se celebrará en Montmeló del 8 al 10 de abril.