Corvette C7 Convertible 2014: El ‘Vette’, a cielo abierto y con 450 cv

corvettecconvertiblepor_a1c7b3ec50fe440d6d6d92ef8.jpg
Raúl Toledano06 mar 2013
El deportivo americano Corvette C7 Stingray se presenta en Ginebra a cielo abierto. La carrocería descapotable (o Convertible, como se denomina en EE.UU) es 50 kg más ligera que antes, tiene una capota de lona tradicional, y está impulsada por el mismo motor V8 de 450 cv que la versión cupé. Comenzará a venderse a finales de 2013.
La gama Corvette C7 Stingray se completará antes de que termine el año con la carrocería cabrio, lo que Chevrolet denomina tradicionalmente Convertible, sumándose así al modelo cerrado o cupé que se presentó hace un par de meses en suelo americano (Salón de Detroit). Ahora, la marca de General Motors desembarca en la feria automovilística más importante de Europa (Salón de Ginebra) con el Corvette Stingray Convertible 2014 que sustituye al C6, curiosamente un modelo que fue presentado en este mismo salón hace diez años.
El ‘Vette’, como los entusiastas del modelo americano se refieren al mítico Corvette, sustituye el techo cerrado rígido y desmontable de una sola pieza que monta el cupé por una capota de lona clásica en el Convertible. Según el comunicado de la marca, es más ligera, compacta y por lo tanto resta menos espacio al maletero cuando se viaja descapotado. No se precisa si el sistema de accionamiento de la capota es eléctrico (aunque se presupone que sí) y por las fotos el diseño de la zaga cambia ligeramente en relación al cupé aunque conservando los nuevos grupos ópticos traseros y la cuádruple salida de escape independiente en la zona central del difusor, novedosos elementos que le han valido al nuevo Corvette C7 la denominación de ‘El Ferrari americano’.
La capota de lona será más ligera y compacta, restando menos espacio al maletero
Respecto al Corvette C6 Convertible que sustituye, este C7 Convertible presenta una carrocería con una estructura en aluminio 50 kg más ligera y unas proporciones más deportivas (es más largo, ancho y tiene una batalla más grande, concretamente 2,71 metros). A esta evolución del biplaza americano se añade un motor más potente, el mismo del cupé: un 6.2 litros V8 con 450 cv de potencia y 610 Nm de par motor con el que se bajará de la barrera de los cuatro segundos en el 0 a 100. De hecho, incorpora un sistema de máximo aprovechamiento del par motor para obtener máximas aceleraciones desde parado (como el “Launch Control” de Porsche, por poner un ejemplo).Su estructura en aluminio es 50 kg más ligera y dispone de un 'Launch Control' para aprovechar al máximo el par motor
7 VELOCIDADES... EN UN CAMBIO MANUAL
Las posibilidades de transmisión son dos: manual de siete velocidades “TREMEC TR6070” (la primera caja manual de siete relaciones se empezó a vender hace menos de un año en el Porsche 911) o automática de convertidor de par de seis velocidades que incluye un dispositivo (desconectable) con el que las reducciones aumentan el régimen de giro del motor y se equiparan a la propia transmisión. Además, cuenta con cinco programas diferentes de respuesta dinámica global (Drive Mode Selector), con modos más radicales y deportivos o funcionamiento más confortable que afectan a diferentes parámetros del coche, entre ellos, la dirección, ahora eléctrica.
Por dentro, el diseño general del habitáculo es más moderno y está más adaptado al lenguaje de los deportivos europeos. El volante multifunción, los asientos más confortables, o materiales de recubrimiento del salpicadero y consola que imitan a la fibra de carbono, son algunas de las novedades del Corvette C7 Convertible, que además apuesta por pantallas digitales en lugar de las tradicionales esferas analógicas, o por una pantalla a color y táctil que tiene mucho protagonismo (no se determina su tamaño) en la consola central.Por diseño y materiales, nunca el interior de un Corvette fue tan parecido al de un deportivo europeo