Consejos para evitar la fatiga al volante: Un refresco, tu mejor combustible

refrescox_0b5d18c4d43a220321ce3b9d0.jpg
David Ordás31 jul 2013
El RACE, ANFABRA y la DGT nos recuerdan que el cansancio y la somnolencia se pueden prevenir con pautas como parar a descansar periódicamente y beber un refresco. En autocity nos sumamos a la iniciativa y os mostramos los mejores consejos para evitar la fatiga al volante.
Un 57% de los conductores españoles recorrerá durante los meses de verano entre 1000 y 3000 kms, y la inmensa mayoría, un 70%, realizará además desplazamientos en el lugar de vacaciones. Es la época del año donde se producen el mayor número de desplazamientos por carretera, y debemos extremar las precauciones.
Mantener la capacidad de atención al volante es vital para nuestra seguridad y la del resto de usuarios de la vía, ante lo que cabe recordar que según los datos de la DGT, en 2011 se produjeron 107 accidentes por cansancio y/o somnolencia en carretera, con el resultado de 121 víctimas mortales. La fatiga provoca pérdida de atención, aumento del tiempo de reacción, picor de ojos, nerviosismo, errores al volante, cambios de carril involuntarios, conducción en modo «automático» o somnolencia, entre otras situaciones de riesgo.

atascox_19cd6c0cd809e4068a61b4882.jpg

Entre los consejos que en autocity os facilitábamos hace unas semanas para viajar en vacaciones, hacíamos ya especial hincapié en la importancia de mantenerse descansado al volante, programando y realizando las suficientes paradas para descansar que evitarían la aparición de la tan temida fatiga. Ahora queremos completar, con los consejos brindados por el RACE, ANFABRA y la DGT, una lista resumida de las más importantes recomendaciones, que esperamos os sean de ayuda para manteneros descansados y con la concentración que requieren tanto los largos como los pequeños desplazamientos por carretera en época estival.
1) Ponte en marcha descansado: antes de poderse al volante, debemos de haber descansado convenientemente. Duerme un mínimo de 7 horas y evita viajar después de la jornada laboral. Si tuvieras que viajar tras el trabajo, es importante descansar un rato antes del viaje y reponer energías, nunca con una comida copiosa.
2) Regula correctamente el asiento: ajusta bien la banqueta, el respaldo, el reposacabezas y haz un reglaje en profundidad y altura del volante. Viajar de forma cómoda reduce los calambres y los dolores musculares, y nos ayuda a mantener la atención.
3) El objetivo es llegar: tómate la conducción de forma relajada y no intentes recuperar el tiempo perdido tras un atasco. Como ya os recordábamos en el reportaje con los consejos para afrontar los largos trayectos vacacionales, nunca debemos hacer de la velocidad media y el tiempo que nos va a llevar el desplazamiento, nuestra principal preocupación. El objetivo es llegar, y llegar bien. Recuerda no bajar la guardia en los kilómetros finales, muchos accidentes se producen en estos momentos.
4) Programa tus descansos: durante el viaje, descansa cada dos horas o 200 kilómetros y aprovecha para hacer unos estiramientos para recuperar el tono físico. Ante cualquier síntoma de cansancio debemos de parar a descansar, estirar brazos y piernas, beber algo, y nunca reanudar la marcha hasta que hayamos descansado convenientemente.
5) Hidrátate y aliméntate durante el viaje: mantente hidratado, ya que la falta de líquidos provoca, entre otras cosas, una reducción de la atención, dolor de cabeza y cansancio muscular. Es importante ser previsor y llevar una nevera surtida con fruta fresca, frutos secos, barritas de cereales y mucha agua y refrescos azucarados. Un nivel bajo de azúcar genera fatiga y falta de atención. Evitar que esto ocurra durante el viaje depende en gran medida de hidratarse convenientemente con bebidas azucaradas.