Cómo viajar seguros: Elementos básicos a revisar

a fondo Cómo viajar seguros 1
Raúl Toledano04 abr 2011
Mantenimiento, atención, cuidados, en definitiva, una buena revisión de los elementos de nuestro coche antes de emprender un largo viaje en Semana Santa es crucial para su correcto funcionamiento. ¡Aquí van unos consejos!
La Semana Santa es el periodo del año con el mayor número de desplazamientos y las mayores concentraciones de vehículos en nuestras carreteras. De esta manera, en Autocity os proponemos una serie de recomendaciones vitales para el cuidado de nuestro coche antes de salir de viaje, garantizando nuestra seguridad y la del resto. Antes de entrar más a fondo en qué elementos del coche centrarnos, es muy importante revisar periódicamente nuestro vehículo atendiendo a las recomendaciones del fabricante para mantenerlo en buen estado y evitar desagradables sorpresas. Hablamos de aspectos generales como revisar todos los días la correcta presión de los neumáticos, cada dos o tres días asegurarnos un correcto nivel de aceite, agua, anticongelante y líquido de frenos, semanalmente revisar el líquido de la batería, o cada 10.000 km cambiar el filtro de aceite, gasolina y agua.

Antes de enfrentarte a un largo trayecto es vital realizar una puesta a punto de nuestro coche. La pereza en este aspecto puede ser nuestro peor compañero de viaje. Por eso es recomendable revisar todos los elementos del coche e, incluso, pasar por el taller si no hemos realizado una revisión recientemente. No hay que olvidar que el automóvil es una máquina bastante compleja y, como tal, requiere cierto mantenimiento, atención y cuidados para que funcione siempre en perfectas condiciones.El automóvil es una máquina bastante compleja que requiere de toda nuestra atención y cuidados, y más todavía si vamos a realizar un largo viaje
A continuación te ofrecemos algunos aspectos básicos a revisar en el coche antes de viajar para asegurar un buen comportamiento de tu vehículo:
1) Comprobar el estado y presión de los neumáticos conforme a las especificaciones del manual. Esto incide en el comportamiento del coche en curvas y frenadas, en el consumo y el desgaste.
2) Comprobar el estado de las suspensiones, fijaciones del tubo de escape, fuelles protectores de homocinéticas y rótulas, así como la correa del alternador y la bomba de agua.
3 ) Revisar los siguientes líquidos:
- Aceite del motor: debemos comprobar el nivel con la varilla indicadora. Con un trapo, hacer la operación con el coche nivelado y el motor frío. Nunca ha de estar por debajo del mínimo. Si es necesario agregar hasta completar sin llegar al máximo.
- Batería: tenemos que verificar los niveles de los vasos de la batería y añadirle agua destilada si el líquido no cubre totalmente las placas. Los bornes de contacto deben estar limpios, protegidos con grasa y bien atornillados. Hay baterías que no necesitan mantenimiento en lo referente a la verificación del nivel de líquido electrolito.
- Refrigeración: El nivel ha de estar entre el mínimo y el máximo; nunca debe llenarse del todo. Ante un viaje largo es muy recomendable llevar una botella con líquido refrigerante.
-Líquido de frenos: También tiene indicado sobre el depósito un nivel de mínimo y máximo, debe estar casi al máximo.
4) Nivel del lubricante de la caja de cambios y también del diferencial si el auto posee uno. Estos controles deben realizarse en un taller especializado.
5) La correa de distribución es un elemento vital del motor, debe ser reemplazada cuando se cumpla el tiempo o el kilometraje especificado por el fabricante, lo que ocurra primero.
6) Si existe la posibilidad de tener que viajar de noche es importante verificar el alineado de las luces de los faros y corregirlo si es necesario.
7) Si el programa de mantenimiento del coche (indicado dentro del manual y provisto por el fabricante) indica que un componente del vehículo debe sustituirse, revisarse o ajustarse al cumplir un kilometraje que se llegará durante la travesía, deberá ser sustituido, revisado o ajustado antes de partir de viaje.
8) Adicionalmente es recomendable revisar el filtro del aire, si esta sucio aumentará el consumo de gasolina del coche y en un viaje largo la diferencia puede ser mayor al valor del filtro.