Cómo evitar las multas de Navidad: ¡Qué no te agüen la fiesta!

cochesnavidadportada_41c004937341273f2e3a09e51.jpg
Raúl Toledano16 dic 2015
Además de la imprudencia y la grave sanción de beber al volante, hay otros riesgos de ser multados en Navidad. Son pequeños detalles a los que no damos tanto importancia, pero que conviene recordar en época de tantos desplazamientos si queremos evitar que nos agüen la fiesta.
La Navidad es tiempo de celebración, pero también es una época donde prisas, distracciones y despistes nos pueden costar una multa. Además del dispositivo de la DGT en su ya tradicional campaña de controles de alcoholemia y drogas en las carreteras y ciudades españolas, existen otras situaciones en las que cualquier conductor puede ser multado. Aquí van diez consejos que te ayudarán a evitar multas innecesarias, basta con prestar un poco más de atención a los detalles -muchas veces conducimos de modo automático- y corregir alguna actitud al volante para minimizar la posibilidad de que nos agüen las fiestas.
1. Mapa de radares fijos. Ante cualquier desplazamiento debemos consultar el listado de radares fijos que la DGT publica en su página web aunque para curarse en salud y evitar los radares móviles lo mejor es circular siempre a velocidades legales.
2. Controles de alcoholemia. Cenas de amigos y de trabajo combinan mal con el coche si vas a beber o consumir otras sustancias. Mejor dejar el coche en casa y no arriesgar a tener que pasar los controles de alcoholemia y drogas que Tráfico multiplica en número en las fiestas de Navidad (en España, en estos días, se realizarán 25.000 controles diarios).
3. Zonas de tráfico restringido. Ojo con las compras navideñas, sobre todo al transitar con el coche por las zonas del centro de una ciudad. Estas zonas están debidamente señalizadas, y aún así es muy frecuente que por las prisas el conductor no se percate de ellas, sobre todo si habitualmente no circulamos por el centro de esa ciudad.
4. Tráfico urbano. Además de poner en riesgo a otros conductores, saltarte un stop o un semáforo puede acarrearte un monumental susto, al encontrarte a la vuelta de la esquina con cualquier patrulla de policía local que vela por la circulación y seguridad en en los centros neurálgicos de las grandes ciudades.
5. Sistemas de retención infantil. Los agentes están siendo especialmente vigilantes con este tema. Los niños deben ir siempre en el sistema de retención infantil adecuado a su tamaño. Tráfico lo califica de infracción grave y puede acarrear hasta 200 euros de multa y la detracción de tres puntos del carnet de conducir.
6. Uso de móviles y auriculares. No son pocos los que son multados por contestar una llamada al móvil, responder a un whatsapp (o simplemente consultarlo) o por escuchar música por los auriculares del móvil. El uso de dispositivos móviles está prohibido durante la conducción y supone una infracción grave.
7. Mascotas sueltas en el habitáculo. Las mascotas deben ir sujetas dentro del coche, igual que cualquier otro ocupante o la carga. Así es como viajarán más seguros evitando que molesten a los pasajeros o puedan resultar un peligro para la seguridad en la conducción.
8. Falta de mantenimiento del vehículo. A algunos conductores les han parado y multado por falta de mantenimiento en su vehículo. El estado de los neumáticos y una placa de matrícula ilegible son las causas más habituales, hay casos en el que incluso se ha llegado a la movilización del vehículo. La multa puede ser de 200 euros.
9. Casos de contaminación. Las alta contaminación ha provocado restricciones en algunas ciudades, por ello debemos informarnos de la situación antes de iniciar la circulación conociendo de antemano si hay zonas de tráfico prohibido, de aparcamiento restringido, o si cambian los límites de velocidad. Del mismo modo debemos conocer si se producen cortes al tráfico, evitando meternos en zonas de tráfico denso.
10. Multas a los malos peatones. Algunos ayuntamientos están multando a los malos peatones, es decir, a quienes no cruzan por los pasos de peatones o los semáforos. Con ello quieren reducir el número de atropellos, que en algunas ciudades es verdaderamente preocupante. El 60% de ellos se producen fuera de los pasos de cebra y se podrían evitar mejorando el comportamiento de los peatones.