Citroën Metrópolis: El futuro carguero francés

a fondo Citroën Metrópolis 1
Raúl Toledano21 abr 2010
En la Exposición Universal de Shanghai, Citroën mostrará su berlina de lujo más grande: el Metropolis, un prototipo gigantesco de trazos futuristas y hercúleos, sobre el que se esconde una mecánica híbrida enchufable
Cuando en enero de este año, periodistas de todo el mundo especializados en el mundo del motor, descubriamos con entusiasmo las líneas del modernista DS3, el utilitario chic con el que Citroën pretendía seducir a los corazones más impulsivos, entendimos que detrás de esta nueva estrategia de una casa generalista como Citroën, se escondía mucho más. Para 2011 se anunció el nacimiento del DS4 y DS5, ambos concebidos desde el espíritu Premium para competir en el segmento de los compactos y las berlinas de menor tamaño. Pues bien, el grupo PSA no se detiene y en la Exposición Universal de Shanghai 2010, mostrará la berlina de lujo más grande jamás concebida con el sello Citroën: el Metrópolis, un prototipo gigantesco de trazos futuristas y hercúleos, sobre el que se esconde una mecánica híbrida enchufable, combinando el motor gasolina 2.0 V6 de 272 cv con un propulsor eléctrico. En Citroën la apuesta se asume como arriegada y se desconoce hasta qué punto avanzará.
Este prototipo presenta una longitud de 5,3 metros, una anchura de 2 metros y una altura de 1,4 metros, 52 centímetros más largo que el C5 y 39 que la berlina referente de Citroën, el C6. Pero este Metrópolis va más allá, ya que también su eslora es superior a la de otros modelos Premium, como el Audi A8 Largo (5,26 metros), el Mercedes-Benz Clase S Largo (5,22 metros) o el BMW Serie 7 Largo (5,21 metros). Las intenciones de Citroën sobre la comercialización de su prototipo no se conocen, aunque es evidente que primero se abrirá el paso a modelos como el DS5, con unas dimesniones similares a las del C5 actual.
Las formas cuidadas y musculosas del prototipo son incuestionables, con un frontal en el que la calandra en forma de cometa enmarcan unas afiladas ópticas. Mientras en la zaga encontramos un alerón dinámico y unas luces que imitan la morfología de dos alas superpuestas, al estilo Audi. La unidad expuesta está definida por la tonalidad Pearl Silk, que cambia de color dependiendo cómo se refleje la luz sobre el coche.
El propulsor que empuja a este modelo es un sistema híbrido, compuesto de un motor de gasolina de seis cilindros en V, con dos litros de cilindrada, 272 caballos de potencia y 375 Nm de par máximo. Asociado a una caja automática de siete marchas con doble embrague, el Metropolis está empujado por un generador eléctrico de 55 cv de forma continúa, con picos de 95 cv, para ahorrar combutible en la conducción urbana. Con la suma de ambos motores, el Citroën tiene una potencia máxima de 460 caballos y 430 Nm de par tope, convirtiéndose en un nuevo prototipo de Citroën que el tiempo dirá si se produce en serie.