Citröen Kegresse-Hinstin: 11.000 km por Asia

Diego Zotes27 abr 2002
El Citröen Kegresse-Hinstin, que en su época fue un coche innovador y totalmente pionero, hoy en día es una pieza de museo. Emplea neumáticos clásicos en el eje delantero y un sistema de cadenas articuladas en la parte posterior, obra del ingeniero francés Adolph Kegresse.
Inicio
11.000 KM A TRAVES DE ASIA

a fondo :: Citröen Kegresse-Hinstin 1

Este modelo fue el precursor de los actuales todoterrenos y tuvo el privilegio de formar parte del famoso Crucero amarillo, una expedición que atravesó el continente asiático. La aventura, que partió de Beirut y finalizó en Pekín después de haber recorrido más de 11.000 kilómetros de hostiles terrenos, nació de la imaginación de André Citröen.

a fondo :: Citröen Kegresse-Hinstin 2

En ella se adentraron filósofos como Teilhard de Chardin y diversos arqueólogos, pintores y cámaras de cine de los que hemos heredado una amplia documentación. Citröen participó además con el Kegresse en la Cruzada negra y la Cruzada blanca, que recorrieron África y América del Norte respectivamente, y que supusieron un gran impacto publicitario para la firma francesa.
Autocity, 30 de abril.
Detalles
DETALLES

a fondo :: Citröen Kegresse-Hinstin 3

El Citröen Kegresse-Hinstin incorpora caja de cambios de tres velocidades no sincronizada con marcha atrás y reductora de dos velocidades con sistema de propulsión tipo oruga. Su velocidad punta no pasa de los 40 kilómetros por hora.
Un rodillo delantero impide que el vehículo se quede clavado y vuelque cuando realiza una bajada pronunciada. En cuanto a la seguridad activa, el Kegresse incluye un sistema clásico de tambores en el eje delantero y un conjunto de frenos por mando mecánico en el eje posterior, además de un servofreno con licencia de Westinhouse.