Citroën DS5 Hybrid4 Sport: Innovación en todos los sentidos

gener_report_ds_0aa6431d146352aa17d87fe51.jpg
Diego Zotes26 dic 2012
A los mandos del DS5 Hybrid4 nos quedamos perplejos de lo bien que funciona la combinación de un motor diésel potente y muy económico junto a un propulsor eléctrico que mueve las ruedas traseras, entregando conjuntamente 200 cv de potencia, con la suavidad y refinamiento propias de la gama superior.
Hace ya unos tres años que Citroën decidió lanzarse al mercado Premium dentro de cada uno de los segmentos en los que milita con afamados modelos de orientación más comercial. Denominó a esta nueva línea de vehículos de lujo Línea DS, con diseños mucho más atrevidos y con prestaciones más punteras, y hoy nos ponemos al volante del más distinguido y último representante de la gama, el DS5, que se une así al compacto de lujo DS4 y al urbano de lujo más chic DS3.
a favor-Combinación diésel y motor eléctrico-Interior ergonómico a todo lujo-Diseño y detalles deportivosen contra-Visibilidad trasera nula-Cambio manual pilotado CMP poco intuitivo-Asientos rígidos y espacio de maletero muy limitado
Pero para rizar el rizo, este nuevo DS5 está en el mercado disponible con varias motorizaciones gasolina y diésel, así como una original motorización híbrida denominado Hybrid4, que es la que hoy probamos, que de forma pionera en el mercado junto con su marca hermana Peugeot del Grupo PSA, combina un propulsor eléctrico con un bloque de combustión convencional de ciclo diésel, algo nunca visto hasta la fecha, y que logra unos consumos irrisorios con unas prestaciones excelentes.

detalle_diseo_ext_771b1d00e02026710baf77708.jpg

Su gran valor, un diseño impactante
En el DS5 se unen un compendio de rasgos de diseño que nos traen automáticamente a la memoria algunos de los últimos concept-car de salón de la marca francesa como el GT-Concept o el Hypnos, con una aerodinámica espectacular, una agresividad nunca vista antes en la marca del doble chevrón y un diseño que se distingue de la competencia colocándole a la altura del lujo más deportivo. Estamos ante la berlina de aspecto más futurista y vanguardista del mercado, que goza de un diseño estilizado y de estilo deportivo y elegante a partes iguales combinado con una buena funcionalidad y capacidad interior. Su valor fundamental es un diseño muy original, con unas proporciones y detalles muy distintos a lo que estamos acostumbrados a ver habitualmente, además del potente propulsor híbrido de reducidísimo consumo.
Presume de una atractiva imagen deportiva que rompe con todo lo visto hasta ahora en la marca gala, habitualmente con un diseño bastante más sobrio y funcional. El DS5 Hybrid4 presenta unas sugerentes líneas afiladas que le aportan una gran exclusividad frente a sus rivales, destacando una carrocería en forma de flecha y una zaga caída, ensanchada y de gran aplomo. Llaman la atención detalles como la fluida línea dinámica que recorre los laterales, las molduras cromadas que atraviesan las aletas traseras, las sugerentes llantas de aleación de 19 pulgadas, las ópticas traseras recortadas y el elegante sistema de doble escape cromado separado perfectamente integrado en el paragolpes, así como el atractivo color blanco que caracteriza a esta versión híbrida.El interior es espectacular, con una ergonomía excelente de todos los mandos organizados como si fuera una nave de la NASA
En el interior todo se presenta como si de una nave de la NASA se tratase, con cantidad de botones cromados tanto en la consola como en el techo que le dan un aspecto muy sofisticado. Todo el habitáculo está repleto de materiales de lujo muy atractivos, como la piel y el aluminio para las molduras, toda una estructura muy ergonómica que se remata con unos asientos realizados en piel de forma muy exclusiva y que recogen el cuerpo de maravilla, quizás algo duros para los más sibaritas. Llaman la atención el techo solar panorámico partido en tres zonas independientes, divididas en dos a ambos lados para los pasajeros delanteros y una completa para la fila trasera. Sin embargo lo que es la visibilidad trasera es uno de sus puntos débiles, como es lógico obligado por su diseño tan espacial, puesto que el techo tiene mucha caída hacia la zaga y deja una luneta muy pequeña, lo que impide ver bien hacia atrás. Otro punto débil es su pequeño maletero de sólo 325 litros de capacidad, bastante reducido para el segmento en el que milita.
El equipamiento de nuestro DS5 Hybrid4 Sport no puede ser más completo, con todos los extras imaginables de serie para esta versión más alta de gama. Entre los elementos más destacados encontramos la iluminación inteligente con encendido automático de faros bi-xenón, ESP con tracción inteligente y ayuda de arranque en pendientes, luz diurna, Citroën eTouch, climatizador bizona, freno de estacionamiento eléctrico, control de velocidad, antinieblas delanteros con función de alumbrado en curva, llave electrónica, sistema de audio con MP3 y entradas auxiliares, ayuda al estacionamiento delante y detrás, techo cockpit con varios techos solares, Head-Up Display, asientos delanteros calefactados, el del conductor con función masaje, sistema de navegación con pantalla de 7 pulgadas y pedales en aluminio.

detalle_habitaculo_d8ddb9d5db9d7e2a12a7c0197.jpg

Impresionante relación prestaciones y consumos
El motor híbrido que mueve a este DS5 Hybrid4 es fantástico tanto por sus cifras de potencia como por su bajo consumo, combinando magistralmente de forma pionera como sus primos hermanos Peugeot 3008 y 508 Hybrid4 un refinado y silencioso motor diésel 2.0 HDI de 163 cv de potencia con un propulsor eléctrico para las ruedas traseras que hacen la función de tracción total ayudando cuando es necesario con pérdidas de tracción, así como funcionando de forma independiente a baja velocidad, empujando con una cifra total de 200 cv de potencia. Está asociado a un cambio manual pilotado CMP de 6 velocidades, que a pesar de mostrarse como muy confortable y económico no nos termina de convencer por su imprecisión en momentos de cambio de ritmo, ensuciando un poco un comportamiento tan exquisito y efectivo.
Las prestaciones por su parte son impresionantes para tratarse de un híbrido, con una aceleración de 0 a 100 km/h en 8,6 segundos y una velocidad máxima de 211 km/h, mientras que la cifra de consumo se mantiene en los 4,1 litros de media según datos oficiales. Las emisiones además se quedan en tan sólo 91 gr/km de CO2, ¡impresionante!Este DS5 Hybrid4 tiene varios modos de conducción que buscan desde el menor consumo, conducción deportiva o tracción total de máximo agarre
El DS5 Hybrid4 ofrece una curiosa conducción multimodo mediante un selector giratorio que encontramos en el centro del túnel central, tras la palanca de cambios. Hay disponibles cuatro tipos de funcionamiento, Auto, Sport, 4WD y ZEV. El modo Auto está configurado para optimizar el consumo, el modo Sport favorece la aceleraciones y las recuperaciones, así como los cambios se hacen más dinámicos gracias al efecto boost eléctrico. El modo 4WD permite afrontar condiciones de baja adherencia ayudado por los motores eléctricos traseros y el modo ZEV (Zero Emission Vehicle) permite forzar la rodadura en modo eléctrico cuando el estado de carga de las baterías es suficiente y siempre que no se superen los 60 km/h.
El comportamiento es muy dinámico, con un aplomo ejemplar en todo momento y en todos los modos gracias a una excelente amortiguación que transmite mucha seguridad. Muestra unas buenas cualidades dinámicas al tiempo que conserva grandes dosis de confort como buen Citroën. La dirección electrohidráulica ayuda a obtener esta gran precisión en curva, así como se endurece suficientemente en carretera para resultar más fiable. De la seguridad se encargan infinitos sistemas de control electrónico de ayuda a la conducción como el asistente a la frenada de emergencia, ABS, control de estabilidad y control inteligente de tracción en combinación con la tracción total que garantizan la progresión del DS5 Hybrid4 sobre superficies poco adherentes.