Citroen C5 By-Wire: ¡Todo en tus manos!

Diego Zotes04 jul 2005
No es la primera vez que hablamos del sistema que aglutina todos los mandos en el volante y suprime los clásicos pedales, pero al montarse ahora en un coche de producción parece que su viabilidad y puesta a la venta vaya a estar más cerca. Y es que por lo que podemos observar todo son ventajas.
Inicio
¡TODO EN TUS MANOS!

a fondo Citroen C5 By-Wire 1

No es la primera vez que hablamos del sistema que aglutina todos los mandos en el volante y suprime los clásicos pedales, pero al montarse ahora en un coche de producción parece que su viabilidad y puesta a la venta vaya a estar más cerca. Y es que por lo que podemos observar todo son ventajas.
Aunque en otras marcas hemos visto algún ejemplo, como en el Hy-Wire de General Motors, Citroen lleva años desarrollando esta tecnología, en la que no dudan que mejora aspectos tan importantes como la comodidad o la seguridad. Ya en 2001 anunciamos la presentación del prototipo C-Crosser, y en 2002 la del C-Airdream, ambos con el mismo concepto de manejo que el modelo que hoy nos ocupa: el Citroen C5 By Wire.
  Montado sobre un C5 3.0i V6 de 210 cv asociado a un cambio automático (evidentemente han de ir con estas cajas de cambios, puesto que ya sólo tienen que eliminar dos pedales y no tres), esta berlina carece de los conocidos pedales, repercutiendo también ese espacio libre en una mayor movilidad para las piernas, y por tanto beneficiando la comodidad.
Este sistema proviene de la industria aeronáutica, y básicamente se trata en la sustitución de los conocidos elementos mecánicos por unas conexiones electrónicas. Con la tecnología By Wire se elimina también la columna de la dirección, por lo que entre ésto y los pedales, en caso de colisión se reduce de forma importante el riesgo de sufrir lesiones provocadas por dichos elementos mecánicos.
Dirección, aceleración y frenos son las principales funciones de la conducción, y en este caso están todas agrupadas en el volante. Además de las evidentes ventajas en personas discapacitadas, se asegura que estos mandos se manejan de forma más rápida e intuitiva, y por tanto se mejora la seguridad. Utilizar las levas que sustituyen al acelerador, situadas a cada lado del volante es muy sencillo. Mientras con una de ellas se puede acelerar, con la otra se pueden realizar otras funciones como activar, con la izquierda, los faros o, con la derecha, los limpiaparabrisas, los lavafaros, el claxon, etc. Además, se incorpora un regulador de velocidad automático para no tener que ir continuamente pulsando cualquiera de las dos levas, y como era de esperar se desconecta en cuanto se activa el freno o acelerador.
Los frenos se activan gracias a dos gatillos situados en los extremos del volante, que se pueden manejar con los dedos índices de cada mano. Estos mandos son muy ergonómicos y según los responsables de Citroen: “el manejo es muy intuitivo y el conductor se habitúa por completo a ellos en muy poco tiempo”. En la galería de fotos adjuntamos dos esquemas que pueden ayudar a comprender un poco mejor el sistema.
Por último, decir que el volante –cuyas partes superior e inferior han sido suprimidas- estrena un sistema de dirección electrónica con desmultiplicación variable, que mejora tanto la comodidad para maniobras de aparcamiento como la precisión a alta velocidad; mientras que el sistema de frenado es electrohidráulico, y según nos ha asegurado desde Citroen la dosificación sigue siendo progresiva y perfectamente intuitiva y natural, pues basta con aumentar la presión que se ejerce con uno o los dedos para intensificar la frenada.
Enrique Marco, Autocity.
4 de Julio de 2005