Citroën C4 Sedán: Más habitabilidad para el C4

Diego Zotes02 jun 2008
En el inmejorable marco de la Isla de la Toja de Vigo, hemos probado la nueva berlina del C4, que completa la gama aportando mayor espacio de carga y de transporte que sus hermanos compactos y un toque de elegancia y distinción.
El archiconocido fabricante francés Citroën lanza al mercado español su nuevo C4 Sedán derivado del prototipo C-Triomphe presentado para el mercado chino hará dos años en el Salón de Ginebra, modelo que viene a completar su exitosa gama de compactos C4 con una nueva carrocería de tres volúmenes. Esta versión, a pesar de no presumir de una demanda muy notable, soluciona las necesidades de espacio y habitabilidad de muchos padres de familia de nuestro país, además de suponer un vehículo muy interesante por segmento y precio para las flotas de empresa que requieren vehículos de formato compacto con una gran amplitud de maletero. Otra gran baza del nuevo C4 Sedán es su precio, bastante más ajustado que el de su hermano mayor C5, que en su nueva edición ha apuntado más alto en calidad para colocarse en el ámbito más Premium y dejar ligeramente atrás el lado comercial.

a fondo Citroën C4 Sedán 1

El C4 Sedán llega a un segmento en el que todas las marcas más comerciales tenían algún representante derivado de sus compactos superventas, como el Ford Focus Sedán, el Renault Megane Sedán, el Fiat Linea, el Hyundai Accent, el Opel Astra Sedán, el Mazda 3 Sedán o incluso el Volkswagen Jetta. Ante estos rivales, el C4 Sedán se presenta como uno de los más espaciosos del segmento, gracias a una batalla de 2,71 metros, y de los más competitivos, con unos precios realmente ajustados que parten desde los 15.150 euros del modelo de gasolina de 1,6 litros 16 válvulas con 110 cv.
Exteriormente, el C4 Sedán ha crecido notablemente respecto a su hermano de 5 puertas para ofrecer las mejores soluciones en habitabilidad y capacidad de carga. La longitud ha aumentado en 52 cms hasta alcanzar los 4,78 metros, que se traducen fundamentalmente en las plazas traseras y en el maletero, éste con una capacidad de 513 litros que convierten al C4 Sedán en líder de su segmento. En la cuestión estética, las variaciones principales las encontramos en la vista lateral y la zaga, con unas puertas y voladizos traseros muy amplios que le otorgan mayor volumen y elegancia al conjunto, y un maletero de grandes dimensiones que le confiere una gran capacidad. Las nuevas ópticas traseras presentan una forma de boomerang similares a las delanteras de orientación vertical que se unen por una llamativa moldura cromada en la zona inferior de la tapa del maletero.
El interior presume de una habitabilidad envidiable, así como su gran capacidad de carga en el maletero. Los pasajeros traseros gozan de un amplio espacio para las piernas, pudiendo transportar grandes bultos en su tremendo maletero. El acceso al mismo es cómodo y la boca de carga es bastante holgada. Los asientos abatibles en 2/3 y 1/3 permiten alojar objetos de hasta 1,21 metros. En apariencia nos encontramos con un salpicadero y volante de aspecto común al de la versión compacta de la que deriva. El aire acondicionado es de serie, mientras que el climatizador bizona está reservado para los acabados superiores, así como el sistema de telefonía Bluetooth y la regulación eléctrica de los asientos. Se venderá en tres niveles de acabado: LX Plus, Collection y Exclusive, donde no faltan elementos como el aire acondicionado, el radio CD con lector de MP3, el regulador/limitador de velocidad, 6 airbags, ABS con ayuda a la frenada o inmovilizador electrónico. En acabados superiores se podrá disfrutar de extras muy interesantes como faros bi-xenón adaptativos, reglaje eléctrico de asientos, control de estabilidad ESP y de tracción ASR, ayuda al aparcamiento delante y detrás, encendido automático de luces y limpiaparabrisas o llantas de aleación de 16 pulgadas.
Como la ambición de ventas de Citroën para este modelo no es demasiado elevada, la oferta de motores que moverán al C4 Sedán serán únicamente dos 1,6 litros de 110 cv de potencia, uno en gasolina y otro diésel HDI con filtro de partículas sin mantenimiento FAP, que consiguen moverlo con bastante agilidad, obteniendo consumos muy reducidos. Ambos motores están combinados con un cambio manual de 5 velocidades de manejo rápido y sencillo.
Para optimizar el confort y el placer de condución en este sedán, se ha optado por un sistema pseudo-MacPherson con triángulo inferior para el tren delantero y de un eje deformable trasero. La rapidez de reacción y la buena manejabilidad se deben a una precisa y suave dirección de asistencia eléctro-hidráulica variable.