Citroën C4 Bioflex: Energía verde

Enrique Marco24 ago 2007
Citroen es otra de las marcas que apuesta por el carburante vegetal para sus vehículos, y presentará en el próximo Salón de Frankfurt el C4 Bioflex, un compacto con motor 1.6 16v que puede funcionar con bioetanol E85.
Citroën es otra de las marcas que apuesta por el carburante vegetal para sus vehículos, y presentará en el próximo Salón de Frankfurt el C4 Bioflex, un compacto con motor 1.6 16v que puede funcionar con bioetanol E85. En septiembre se pondrá ya a la venta en Francia y Suecia, y su propagación por el resto de mercados europeos dependerá de las facilidades que los gobiernos aporten para el uso y aprovechamiento de estos automóviles.

a fondo Citroën C4 Bioflex 1

Lamentablemente en España que además es uno de los principales productores de bioetanol- no se han tomado muchas iniciativas hasta la fecha, y apenas existen surtidores en los que repostar este carburante, que repercute positivamente en el medio ambiente, evita la dependencia de energías no renovables, y potencia la agricultura. Tan sólo acuerdos privados, como el de Ford con en Ente Vasco de Energía, o el de Saab con sus propios concesionarios, ha permitido que las primeras marcas que se han atrevido a comercializar coches de este tipo en España dispongan de unas pocas estaciones de servicio en las que repostar.
Esperemos por tanto que las autoridades vayan tomando conciencia y así vehículos como este Citroën C4 Bioflex -y otros que ya están listos- entren rápidamente en nuestro país. El Citroën C4 Bioflex se venderá en Francia al mismo precio y con los mismos acabados que el 1.6 16v de 110 cv. Respecto al modelo convencional, el preparado para el uso de bioetanol E85 incrementa la potencia y el par en un 2,5% y 4% respectivamente, llegando a los 113 cv y 153 Nm. Así las cosas, cuando se utiliza el bioetanol la aceleración de 0 a 100 km/h mejora en casi medio segundo, pasando de 10,6 segundos a 10,2 segundos, y la velocidad máxima aumenta ligeramente hasta los 192 km/h.
En cuanto a gasto y emisiones vemos como el Bioflex gasta más y contamina menos; pero que nadie se asuste ya que realmente se puede ahorrar. Fijémonos en el ejemplo de Francia. Este C4 gasta 9,8 l/100 km de bioetanol E85, mientras que su homólogo de gasolina sólo necesita 7,1 l/100 km de gasolina. Ahora bien, el precio en Francia de la gasolina sin plomo 95 es de 1,30 euros el litros, mientras que el del E85 es de 0,80 euros el litros; lo que se traduce en un gasto de 9,23 céntimos por kilómetro para el modelo de gasolina (que además corre un poco menos) y de 7,84 céntimos para el de bioetanol. En cuanto a emisiones de C02, estas bajan de 169 g/km a 160 g/km.
A estos beneficios se le pueden sumar otras ventajas según países y regiones o ayuntamientos, como la reducción del 50% al 100% en el impuesto de matriculación, la exoneración del impuesto de circulación, las deducciones fiscales por amortización o la recuperación del IVA del carburante. En fin, todos los beneficios que un gobierno quiera aplicar para fomentar la compra y uso de este tipo de vehículos.
Hay datos relevantes del auge de estos combustibles en otros países. En Brasil donde Citroën ya comercializa automóviles flexfuel- en 2006 este tipo de vehículos representó el 65% de las ventas para la marca gala, y en lo que va de 2007 significa el 80% de sus ventas. Otro buen ejemplo es Suecia, que ha instalado 650 surtidores y más del 13% de los vehículos comercializados durante 2006 ya eran de tipo flexfuel. Y en cuanto a Francia ya hemos citado en este ejemplo del Citroën el ahorro que supone, además de las numerosas ventajas fiscales.

Y es que está demostrado que con el bioetanol se reducen las emisiones de dióxido de carbono (CO2) y se evita por tanto el efecto invernadero que contribuye al calentamiento del planeta; pues se trata de una energía sostenible y renovable que tiene como principales materias primas la remolacha, el trigo o el maíz. Y no sólo los beneficios para el medio ambiente son ese 5% (en el caso de Citroen) de reducción de emisiones, sino que el ciclo completo de la producción del biocombustible es un 40% menos contaminante que la elaboración del petróleo; es la ganancia que los expertos consideran como emisiones del pozo a la rueda o del campo al escape.

Para adecuar un coche convencional al uso de este carburante vegetal no son necesarias complicadas modificaciones. Por ejemplo, este Citroën C4 Bioflex cambia en cuanto a mecánica interna únicamente en los segmentos y asientos de válvulas; y luego todo lo que afecta a la circulación del carburante: depósito, sistemas de aforo y bombeo, canalizaciones y filtro. Además, para estos primeros tiempos en los que según países resulta difícil encontrar surtidores con bioetanol, estos coches pueden funcionar perfectamente con la gasolina sin plomo95, siendo en ese momento las prestaciones y el rendimiento prácticamente idénticas a las del motor de gasolina.