Citroën C3 Picasso: ¿Grande y pequeño?

Diego Zotes15 sep 2008
Citroën ha presentado por todo lo alto su pequeño monovolumen que será primicia mundial en el Salón del Automóvil de París, un nuevo ejercicio de diseño con unas capacidades de transporte sorprendentes.
En un inmejorable escenario luminoso y colorido de las afueras de París, Citroën ha presentado a la prensa internacional al protagonista absoluto de las novedades que irán a la próxima edición del Salón del Automóvil de París bajo su marca, su C3 Picasso, del que ya ofrecimos en Autocity una visión general hace escasamente un par de meses y que llegará al mercado durante el primer trimestre de 2009 para rivalizar con armas nuevas frente a los conocidos Opel Meriva, Renault Grand Modus, Skoda Roomster, Fiat Idea, Ford Fusion, Lancia Musa o Nissan Note.

a fondo Citroën C3 Picasso 1

En ese despliegue de innovación y originalidad, Citroën mostró su incesante espíritu creativo y transgresor sobre su nuevo utilitario C3 Picasso, que representa en el mundo del automóvil un paso más allá en diseño y utilidad, explorando un nicho de mercado prácticamente inexistente sobre todo como lo hace la marca francesa. ¿Su fórmula? Apostar a conciencia por un nuevo segmento monovolumen, a medio camino entre utilitario y compacto, rompiendo totalmente con los valores tradicionales, con una calidad de materiales superior de lo normal y unas cualidades de diseño y de espacio excelentes. Asimismo se deshace de todo aquello que pudiera ser sofisticado y superfluo, apostando por líneas limpias y depuradas, creando un estilo muy personal.
Sobre unas dimensiones exteriores de 4,08 metros de largo, 1,73 metros de ancho y 1,62 metros de alto, el C3 Picasso presenta un diseño exterior atractivo y vanguardista encontrando inspiración tanto en el segmento de los monovolúmenes, como en el de los SUV o el de turismos, que facilitan una imagen marcada por su espíritu funcional y práctico. Desde Citroën lo denominan Magic Box, puesto que una arquitectura similar a una caja alberga gran cantidad de luz y espacio. Lo más llamativo de su imagen exterior son sus exclusivos detalles, que los encontramos en sus inmensos y futuristas grupos ópticos delanteros, que brindan una iluminación extraordinaria, su morro elevado que le otorga más protagonismo y un amplísimo habitáculo redondeado de gran habitabilidad, terminado en la zaga por un portón plano hasta el paragolpes que facilita la tarea carga. Las llantas de aleación en 17 pulgadas de color oscuro ponen el sello Premium de la última generación de vehículos Citroën.
Toda esta compacidad exterior deja paso a una sorprendente habitabilidad interior, donde se acomodarán a sus anchas hasta cinco pasajeros dejando un espacio de carga en el maletero que va desde los 350 hasta los 500 litros dependiendo de la posición elegida para el banco trasero, que se puede deslizar hasta 150 mm para priorizar el transporte o la carga. En un interior muy versátil y maleable encontramos una segunda fila de asientos que permite escamotearse con un simple movimiento, facilitando un volumen de carga aún mayor que alcanza algo más de 1.500 litros, convirtiéndole en el más grande de su segmento y resultando incluso más amplio que los monovolúmenes compactos.
Para el máximo bienestar de los pasajeros, y siguiendo la nueva línea de alta calidad de la marca, se ha apostado por materiales de primera calidad y con texturas suaves y sugerentes. Un elegante salpicadero panorámico de una pieza agranda el espacio e incorpora muy a la mano del conductor todos los mandos de funciones electrónicas, como la palanca de cambios en posición elevada. Los asientos también están elevados, tipo monovolumen. Para que los pasajeros tengan controlados todos los datos, el cuadro de instrumentos se ubica en la zona superior central. Por otra parte, los pasajeros gozarán de una visibilidad inmejorable gracias a un parabrisas también panorámico en tres partes con uniones muy finas, permitiendo lo que han denominado Omnivisión.
A este enorme utilitario se le da dotado de un comportamiento realmente ágil y muy parecido al de un turismo, con apoyos sin inercias según el piloto de Citroën Sebastien Loeb. En cuanto a propulsores llegan los nuevos motores de gasolina de origen BMW que ya montan sus hermanos de Peugeot, un 1.4 VTi de 95 cv y 1.6 VTI de 120 cv, conservando sin embargo los conocidos diésel de PSA, dos 1.4 litros, uno de 90 y otro de 110 cv, ambos con filtro de partículas FAP para rebajar notablemente las emisiones al medioambiente, valiéndoles la clasificación de Airdream, sin mermar en absoluto las prestaciones.