Citroen C-Zero: Un eléctrico para 2011

a fondo Citroen C-Zero 1
Enrique Marco10 may 2010
Ni gasta combustible, ni emite partículas contaminantes, ni hace ruido. Se conecta a la red convencional de un enchufe de casa o a unos enchufes especiales trifásicos de 400v.
El C-Zero eléctrico de Citroen ya es una realidad. Va a llegar un poquito más tarde de lo que en principio se anunció, pues si bien su presentación se realizará a finales de este mismo año, las primeras unidades se comenzarán a entregar a principios de 2011. Se calcula que la mayoría de las compras iniciales serán por parte de administraciones y flotas de empresa, pero también es perfectamente válido para particulares. Ya hay unidades en pruebas, y quien desee probarlo puede registrase en la web www.c-zero.citroen.com.
A falta de definir el precio exacto, se sabe que será sustancialmente más costoso que un utilitario como lo pueda ser un Citroen C1. De hecho se barajan precios cercanos a 30.000 euros, pero que sujetos a las suculentas subvenciones que se aplicarán se podría quedar en poco más de 20.000 euros. Además, según la marca francesa, el coste de mantenimiento es hasta tres veces menor, y serán numerosas las ventajas a las que se podrá acoger, como por ejemplo aparcar gratis en el centro de las ciudades.
Con unas medidas de 3,48 metros de longitud, 1,47 metros de anchura y 1,60 metros de altura, el nuevo Citroen C-Zero podrá acomodar a cuatro pasajeros y reservar un espacio para el maletero de 166 litros. Será tan cómodo y lujoso como un coche convencional de cierto nivel, pues incluirá de serie el climatizador, los seis airbags y todos los controles electrónicos de ayuda a la conducción (ABS, ESP y ASR).
Pero vayamos a lo diferente de este coche. Ni gasta combustible, ni emite partículas contaminantes, ni hace ruido. Se conecta a la red convencional de un enchufe de casa o a unos enchufes especiales trifásicos de 400v; en el primero de los casos se trataría de dejarlo cargando por la noche, ya que tarda unas 8 horas, y en el siguiente en cualquier punto de recarga, pues con 30 minutos será suficiente para recargar el 80% de su capacidad. Además las baterías (de iones de litio de última generación) no se estropean por hacer recargas parciales, y, según el fabricante, duran tanto como la vida útil del coche. En principio el Citroen C-Zero tendrá tres años de garantía, pero se barajan ampliaciones de cinco años.
Con un peso de 1.110 kilos (las baterías, colocadas bajo los asientos traseros, pesan lo suyo) el C-Zero es capaz de pasar de 0 a 100 km/h en 15 segundos y de alcanzar los 130 km/h, gracias a sus 64 cv entre 3.000 y 6.000 rpm y a su par motor de 180 Nm desde 2.000 rpm. Tiene una caja de cambios automática y es capaz de circular 130 km sin necesidad de recargar. De este modo, se convierte en una alternativa muy interesante para los desplazamientos urbanos y de periferia del día a día.
De momento parece que su precio será algo caro, pero entre las subvenciones, las ventajas y el bajo coste de mantenimiento, a buen seguro el Citreon C-Zero, y en general este tipo de vehículos eléctricos, acabarán convirtiéndose en opciones muy recomendables. Todavía estamos en los comienzos del nacimiento del coche eléctrico, pero “esta carrera” ya está lanzada y Citroen es uno de los fabricantes que mejores posiciones ha tomado.