Citroën C-Sportlounge: El Gran Turismo

Diego Zotes10 ago 2005
El Salón del Automóvil de Frankfurt va a estar de lo más animado, ya que no faltarán a la cita los espectaculares prototipos. Uno de los más observados será el C-Sportlounge, un Gran Turismo de cuatro plazas muy aerodinámico y deportivo.
Inicio
EL GRAN TURISMO

a fondo Citroën C-Sportlounge 1

El Salón del Automóvil de Frankfurt, que se va a celebrar el próximo mes de septiembre, va a estar de lo más animado, pues además de numerosas versiones y modelos totalmente nuevos de los que hemos ido informando estas semanas, no faltarán a la cita los espectaculares prototipos. Uno de los más observados será sin lugar a dudas el C-Sportlounge, un Gran Turismo de cuatro plazas muy aerodinámico (coeficiente Cx de 0,26) y deportivo que presenta soluciones innovadoras aunque también las combina con rasgos estilísticos que nos recuerdan a modelos de producción tales como el C4 o el C6.
  Exteriormente el Citroen C-Sportlounge resulta agresivo, moderno y deportivo. Con unos grupos ópticos de gran tamaño y formas afiladas que terminan en unas llamativas listas cromadas, o un frontal con generosas tomas de aire, el concept car de la marca francesa imprime un estilo muy dinámico, algo que se ve acentuado con los abultados paso de rueda. Aunque algunos trazos nos recuerdan al C4 Coupé o C6, la imagen lateral se desmarca por su sistema de cuatro puertas, de las cuales las traseras se abren en sentido contrario (como el Mazda RX-8), de forma que permiten una excelente amplitud para el acceso al interior del vehículo.
Tampoco pasa desapercibido el parabrisas que se une con el techo, solución ésta que parece ir cobrando fuerza, ya que otros fabricantes como por ejemplo Opel comienzan a ofrecerla en algunos modelos de producción (Astra GTC) como opción. De este modo de favorece la visibilidad y el paso de la luz al interior.
Del interior no se han facilitado fotografías, pero se avanza que tiene un volante de mandos centrales fijos -como sucede en el C4- y que el asiento del conductor se regula de forma solidaria con la consola central, lo que permite que los mandos de la caja de cambios automática queden bien al alcance de la mano del conductor sea cual sea la posición del asiento elegida. Por lo demás, se anuncia un puesto de conducción "próximo al de un avión", orientado a obtener placer de conducir.
Enrique Marco, Autocity.
10 de Agosto de 2005