Chrysler PT Cruiser GT: Un coche a un motor pegado

Diego Zotes13 nov 2003
La gama PT Cruiser recibe una nueva versión superpotente, aunque en absoluto deportiva, equipada con el motor 2.4 turbo de origen Mercedes, la misma que equipan el SLK y el Crossfire. Su comportamiento no convence por la diferencia entre las posibilidades del propulsor y las limitaciones del resto del coche.
Inicio
UN COCHE A UN MOTOR PEGADO

a fondo Chrysler PT Cruiser GT 1

Pocas veces nos encontramos hoy en día ejemplos tan extremos de automóvil sobrepotenciado. El optimismo con el que Chrysler actúa dotando al PT Cruiser de un motor tan pletórico de potencia y par es un poco extraño, más aún teniendo en cuenta que el resto del coche recibe muy pocos cambios: una trasmisión Getrag más eficaz y adaptada a las nuevas prestaciones y llantas de 17 pulgadas con neumáticos 205/50 son las que más apreciablemente pueden influir en el comportamiento.

a fondo Chrysler PT Cruiser GT 2

  El motor rinde 210 caballos y 332 Nm de par máximo mantenido entre 2.400 y 4.500 revoluciones por minuto, y ofrece un sonido de escape discreto pero deportivo. Para evitar escandalosos patinamientos en las arrancadas cuenta con la asistencia de un control de tracción (carece de un control de estabilidad que sería muy necesario) que actúa a baja velocidad y si se llega pasado a las curvas, algo que resulta bastante habitual, tiene ABS para evitar seguir rectos y, al menos, poder concluir el viraje. La aceleración, sobre un asfalto que ofrezca la tracción necesaria para digerir la potencia que llega al suelo mediante un duditativo tren delantero, puede llegar a ser de 7,5 segundos en el 0 a 100 km/h. Sobre velocidad máxima y consumos Chrysler no ha facilitado datos.
El equipamiento es muy completo y lujoso, con tapicería de cuero, esferas de los relojes con aros cromados, velocímetro graduado hasta 240 km/h y cuentavueltas con la leyenda 2.4 Turbo en su interior. Además exteriormente se distingue por las comentadas llantas de aleación cromadas de 17", un elegante deflector superior trasero y tomas de aire suplementarias para los frenos en el frontal.
No obstante el coche tiene su gracia y andar anda un montón, sorprendiendo a quien haga falta subiendo cuestas o aguantando el ritmo en autopista. Además, si el PT Cruiser de por sí no tiene rival en el mercado, en el caso de esta nueva versión GT nos encontramos con un producto muy exclusivo y con mucha personalidad. A cambio hay que desembolsar 28.900 euros, unos 4.500 € más que por un 2.0 Limited de 140 cv. La pintura metalizada es el único equipamiento opcional disponible, a cambio de 330 €.
Carlos Lera, Autocity.
13 de noviembre de 2003.