Chrysler Akino: Lujo habitable

Diego Zotes26 oct 2005
A pesar de sus reducidas medidas exteriores, con 3,72 metros de largo, 1,80 de ancho y una altura de 1,60, cinco personas se acomodan perfectamente en su interior.
Inicio
LUJO HABITABLE

a fondo Chrysler Akino 1

La forma escultural del Chrysler Akino semejante a una compacta caja cuadrada resulta muy artística para un pequeño monovolumen compacto. A pesar de sus reducidas medidas exteriores, con 3,72 metros de largo, 1,80 de ancho y una altura de 1,60, cinco personas se acomodan perfectamente en su interior.
El nombre de Akino con el que se conoce al concet-car de Chrysler deriva del nombre del diseñador de su interior y exterior, Akino Tsuchiya. La traducción al castellano significa "campo otoñal", una armonía que realmente transmite este pequeño Chrysler, un concepto presente en todos los vehículos de diseño de la marca.
p>   A las plazas posteriores del habitáculo se accede a través de las dos puertas del lado izquierdo del pasajero, que tiene un asiento giratorio sobre su eje que se puede colocar en sentido opuesto a la marcha y mirando hacia una especie de banco trasero corrido para los pasajeros. En el lado derecho, el del conductor en Japón, solo se dispone de una puerta y de un ambiente concreto para el conductor. Gracias a un techo panorámico en dos partes, permite un ambiente interior muy luminoso delante y detrás, con mucha altura hasta el techo. La configuración de banco único convierte las plazas traseras en un oasis diseñado para mantener la máxima seguridad, confort y experiencia de comunicación entre todos los pasajeros, realizando viajes con un excelente nivel de vida a bordo.
p>La selección de los materiales y colores para el interior están compuestos de productos naturales y materiales sintéticos reciclables, como el piso en madera de bambú. Los asientos frontales del conductor y pasajero están realizados como si fueran los sillones de un salón, con dos zonas bien diferenciadas mediante el color, un área de trabajo o conducción de un color azul relajante, y otra de descanso o relax identificado con un color crema, para el asiento del pasajero y para las superficies de la parte trasera.
A este ambiente de privacidad contribuye también la superficie acristalada, que en la zona del conductor es clara para ofrecer buena visibilidad y en la zona de los pasajeros está ahumada para garantizar un entorno más privado.
Diego Zotes, Autocity.
25 de Octubre de 2005