Chrysler 300C Touring: Familiar y tracción total

Diego Zotes16 nov 2004
Si la berlina ya resulta llamativa, el caso de la nueva versión Touring que se pone estos días a la venta es aún más extremo. Su llegada encaja perfectamente en un mercado creciente de clientes que buscan la distinción y comodidad de una berlina de lujo, pero requieren además el espacio y hasta el dinamismo estético de un familiar para poder hacer frente a sus necesidades en el tiempo de ocio.
Inicio
FAMILIAR Y TRACCION TOTAL

a fondo Chrysler 300C Touring 1

Si la berlina ya resulta llamativa, el caso de la nueva versión Touring que se pone estos días a la venta es aún más extremo. Su llegada encaja perfectamente en un mercado creciente de clientes que buscan la distinción y comodidad de una berlina de lujo, pero requieren además el espacio y hasta el dinamismo estético de un familiar para poder hacer frente a sus necesidades en el tiempo de ocio. Llega con tres motores de gasolina (habrá que esperar para el diesel) y desde menos de 40.000 euros en la versión básica.
Y es que echando un vistazo a lo que se ofrece actualmente como grandes familiares de lujo, podemos llegar a la conclusión que más que versiones con capacidad de carga notablemente ampliada se trata de modelos estéticamente enfocados a los gustos de un público más moderno, que no necesariamente joven. Chrysler ofrece un Touring estéticamente impresionante que se distingue absolutamente de todo lo que hay disponible en el mercado. Quien esté harto de coches germanos aquí tiene una opción diferencial, aunque mecánicamente también hable alemán. Para empezar por tamaño supera a todos sus rivales con sus más de cinco metros (5.015 mm.), que lo colocan por dimensiones entre las berlinas de representación, que carecen por el momento de versiones familiares, y sin duda su estética genuinamente americana marca la diferencia.
  Con la versión Touring llega también la tracción total (con el 62 % constante del par en el tren trasero) al 300C, disponible inseparablemente de este tipo de carrocería, y asociada opcionalmente a los dos motores más potentes: 3.5 V6 (253 cv) y 5.7 V8 Hemi (340 cv). Además como acceso de gama se ofrece el 2.7 V6 (193 cv), aunque sólo con tracción trasera, sistema de propulsión que seguirá siendo el único disponible en el sedán. Las cajas de cambio no pueden ser más americanas: los modelos 2.7 y 3.5 V6 con tracción delantera tienen una caja automática de cuatro velocidades, cuyo funcionamiento es un poco tosco para lo que se estila en la era de las cajas secuenciales, mientras que los 3.5 AWD (tracción total) y V8 5.7 Hemi disponen de una caja secuencial (Autostick) de cinco relaciones y de origen Mercedes Benz, mucho más eficaz y agradable. Se echa en falta para los gustos del mercado europeo un motor diesel, que al parecer llegará en otoño de 2005 y se tratará de un V6 de tres litros de nuevo desarrollo y con una potencia muy elevada, en torno a 250 caballos.
Las ventajas prácticas de la configuración familiar se encuentran en una mayor capacidad total del portaequipajes, que además está dividido en varios compartimentos configurables que aprovechan unas formas en principio algo irregulares. Se puede aprovechar para disponer de un espacio central con una altura de 102 mm., o en su lugar colocar una cubierta rígida que permite utilizar el espacio que queda bajo el plano de carga como un compartimento independiente que complementa los dos cajones laterales fijos sin tapas. En total la capacidad del portaequipajes es de 630 litros según el estándar ISO, que pasados a cifras VDA estándar en Europa, serían 550 l. aproximadamente.
La parte trasera del 300C Touring siguen el patrón de diseño del sedán, basado en una importante preponderancia de la chapa sobre el cristal, pero desde las puertas traseras hasta el extremo posterior del coche todo cambia para adaptarse al nuevo tipo de carrocería. Destaca la solución empleada en las bisagras del portón, colocadas en el techo bastante adelantadas, una solución que permite que la puerta de acceso necesite poco espacio de batida. Así ni hay que separar tanto como en otros modelos el coche de un obstáculo posterior ni tampoco se precisa tanta altura libre para desplegar el portón por completo.
El equipamiento de seguridad incluye Airbag frontales delanteros y de cortina en las cuatro plazas laterales, control de estabilidad ESP, ABS y asistente de frenado de emergencia, faros de xenón para luz de cruce y, dentro de la seguridad, pero frente al robo, inmovilizador y alarma integrada en el mando a distancia. Los 300C Touring equipados con el motor V8 5.7 Hemi dispondrán de navegador y tanto estos como los 3.5 V6 ofrecen también de serie la tapicería de cuero. Los V6 2.7 disponen de la misma dotación básica, salvo los elementos descritos para los motores superiores, que incluye: Volante de cuero con controles de audio y funciones del ordenador de viaje integradas, regulación eléctrica del asiento del conductor, climatizador manual de doble zona, etcétera. Las suspensiones son autonivelantes, característica que no poseen las del sedán, para compensar posibles situaciones de mucho peso en la zona de carga y las llantas son de 18 pulgadas con neumáticos 225/60 (Pirelli P7).
PRECIOS CHRYSLER 300C TOURING
  2.7 V6 193 CV 39.950 Euros 3.5 V6 253 CV 46.790 € 3.5 V6 AWD 253 CV 49.360 € 5.7 V8 HEMI 340 CV 57.300 € 5.7 V8 HEMI 340 CV AWD 59.870 € OPCIONES   Pintura metalizada 640 € Techo solar 1.280 € Navegador 2.816 €
Carlos Lera, Autocity
10 de Noviembre de 2004