Chrysler 300C SRT8: Más de 6 litros y 425 cv

Diego Zotes23 ago 2004
El Chrysler 300 C destaca por un estilo muy personal. Podrá gustar o no, pero su inconfundible estética retro hacen que no pase desapercibido. Para la próxima primavera dispondrá de un descomunal propulsor con el que podrá luchar en prestaciones contra las berlinas más potentes de Audi, BMW o Mercedes.
Inicio
¡ 6,1 LITROS Y 425 CV !

a fondo Chrysler 300C SRT8 1

Entre las berlinas presentadas este año, el Chrysler 300 C destaca por encima de todas por un estilo muy personal. Podrá gustar o no gustar, pero su inconfundible estilo retro, unido a unas extraordinarias proporciones, le hacen, al menos, no pasar desapercibido. Desde su lanzamiento ofrece tres potentes motores de gasolina de seis y ocho cilindros, pero la próxima primavera dispondrá de un descomunal propulsor con el que podrá luchar en prestaciones contra las berlinas más potentes de Audi, BMW o Mercedes.
  Se llamará Chrysler 300 C SRT-8, y podrá acelerar de 0 a 100 km/h en sólo 5 segundos, algo nada habitual para una berlina americana. La receta ha sido partir del motor V8 HEMI de 5,7 litros y 340 cv ya existente en la gama actual, y realizarle una profunda modificación para elevar la cilindrada hasta los 6,1 litros y la potencia hasta los 425 cv
Para asimilar tanta caballería, Chrysler ha efectuado una serie de mejoras a nivel de bastidor. Las suspensiones se han adaptado convenientemente, así como el control de estabilidad ESP, en el SRT-8 con un nuevo tarado. Los discos de freno son ventilados y de 360x32 mm en el eje delantero y 350x26 mm en el eje trasero, mientras que para las pinzas se cuenta con la prestigiosa firma Brembo y con equipos de cuatro pistones.
A juego con todo el vehículo, los neumáticos son también imponentes: unos Good Year F1 montados sobre llanta de 20 pulgadas, en medida 245/45/20 los delanteros y 255/45/20 los traseros. Por supuesto la transmisión se produce a las ruedas traseras, y mediante una caja de cambios automática AutoStick de cinco velocidades y con función manual secuencial.
Estéticamente, el Chrysler 300 C ya llama mucho la atención, por lo que está versión potenciada SRT-8 no lo hace mucho más. Tan solo el diseño y la medida de las llantas, un discreto alerón posterior, menos elementos cromados, y unas tomas de aire más grandes, le distinguen del resto de la gama. El 300 C SRT-8 estará disponible en colores plata o negro.
Enrique Marco, Autocity
19 de Agosto de 2004