Chevrolet Trans Sport AWD: Espacio, lujo y exclusividad

Diego Zotes21 oct 2002
El Chevrolet Trans Sport es uno de los monovolumenes más acogedores y cómodos del mercado, a parte de ofrecer un poderoso motor V6. La versión con tracción a las cuatro ruedas .
Inicio
ESPACIO, LUJO Y EXCLUSIVIDAD

a fondo :: Chevrolet Trans Sport AWD 1

Los monovolumenes americanos resultan sorprendentes en Europa por sus grandes dimensiones y enormes motores. Pero además, y dado que fue al otro lado del atlántico donde nació el concepto de monovolumen, tienen muchas cualidades prácticas que los hacen interesantes.

a fondo :: Chevrolet Trans Sport AWD 2

El Chevrolet Trans Sport es uno de los más lujosos, amplios y cómodos tanto a este como al otro lado del Atlántico. Viajar con él es un placer por suavidad, insonorización y detalles para los siete pasajeros que es capaz de acomodar en tres filas de asientos.
Animado por un V6 de 3.4 litros que entrega 186 consistentes caballos, los consumos son elevados. Es el precio a pagar por un motor suave y poderoso asociado a un cambio automático.
Carlos Lera/Jorge Rubio, Autocity.
21 Octubre de 2002.
En marcha
EN MARCHA

a fondo :: Chevrolet Trans Sport AWD 3

Motor V6 de gran cilindrada
El Trans Sport solo dispone de un motor de gasolina, y comercialmente la falta de una opción diesel es sin duda un freno a su expansión por Europa. Pero como propulsor para un monovolumen que pesa más de dos toneladas en vacio resulta ejemplar. Seis cilindros en uve y 3.4 litros son suficiente arsenal para no echar de menos el par de un turbodiesel, y por el contrario la respuesta es más suave y el ruido procedente del motor es bajo.

a fondo :: Chevrolet Trans Sport AWD 4

La cifra de potencia máxima es moderada para la generosa cilindrada: 188 caballos a 5.200 rpm. La arquitectura de las culatas es de dos válvulas por cilindro accionadas por sistemas de árboles de levas simples. El par máximo de 284 Nm. se obtiene a 4.000 rpm, un régimen muy elevado sobre el papel, aunque después se confirma que más a bajo también hay vida en el gran bloque americano.
En definitiva se trata de una mecánica sencilla y agradable, que llega con cilindrada donde no lo hace por sofisticación. La fiabilidad y el bajo mantenimiento están garantizados, aunque los consumos no son precisamente bajos: Oficialmente se anuncian 12.8 litros de media y 16,4 en ciudad.
El cambio de marchas automático de cuatro velocidades lleva la palanca en la columna de dirección, dejando un buen espacio libre entre los asientos, y ofrece un funcionamiento correcto.
br> Tracción total
El sistema de tracción total automático, denominado Versatrak AWD, funciona trasmitiendo la fuerza a las ruedas delanteras en situaciones de buena adherencia, y solo conecta las traseras en caso de detectar pérdidas de tracción, todo ello sin intervención del conductor. Es un sistema más sencillo que los empleados por los modernos SUV o los competidores europeos, pero los resultados que pudimos comprobar fueron realmente satisfactorios en condiciones de pérdidas de motricidad.
Entre la competencia encontramos varios modelos con sistemas de tracción total, como su compatriota el Grand Voyager 3.3 AWD, o los Seat Alambra 2.8 V6 4 y VW Sharan 2.8 V6 4motion. Los europeos son un poco más económicos, aunque también más pequeños.
El comportamiento es sano y la suavidad de los mandos típica de los coches americanos hace muy sencillo el uso de la dirección, algo de agradecer en un coche bastante voluminoso. Este sistema de tracción total encuentra su mejor aplicación para quienes recorren con frecuencia carreteras mojadas o con nieve.
Interior y Equipamiento
INTERIOR Y EQUIPAMIENTO

a fondo :: Chevrolet Trans Sport AWD 5

Acceder al interior resulta agradable porque dispone de puertas laterales deslizantes con asistencia eléctrica a ambos lados. Sólo requieren de un pequeño impulso o el accionamiento de un botón para que se cierren o abran por completo, sin necesidad de realizar esfuerzo. Este equipo es de serie en la versión "Versatrak", mientras que en el resto de la gama se puede adquirir como opción.
En el puesto de conducción es fácil encontrar un posición cómoda y a pesar de ser un vehículo con una dimensiones importantes, la sensación es la de estar al volante de un turismo de gama alta. Los mandos se encuentran situados a muy a mano y podemos manejar incluso las pequeñas ventanas que se encuentran en la parte posterior del vehículo, al igual que bloquear las puertas laterales. Todos estos mandos los encontramos en la parte central del techo junto con el ordenador de abordo, las luces de lectura de mapas y el hueco para las gafas.

a fondo :: Chevrolet Trans Sport AWD 6

Tras los dos cómodos asientos delanteros que cuentan con regulación eléctrica, se sitúan otras dos filas que conforman un habitáculo con espacio para siete personas (2+2+3). Las plazas centrales dejan libre un espacio para pasar hasta la tercera fila y su respaldo es totalmente reclinable para poder utilizarlas a modo de mesa. Desde esta posición tenemos la posibilidad de manejar el sistema de audio y aire acondicionado, con los mandos situados frente a nosotros a la altura del techo. La última fila de asientos también es reclinable.
Los espacios para trasportar objetos cobran protagonismo allá por donde miremos; los situados en los laterales de los asientos traseros y también en las plazas delanteras son de gran utilidad, al igual que una práctica red desmontable situada entre ambos asientos. Esto es posible porque el freno de mano se acciona mediante pedal, lo que libera espacio central entre las plazas delanteras.
El equipamiento de esta versión es muy completo y deja pocas opciones al comprador. Destaca el sistema de audio con radio CD, cuatro altavoces y control en el volante. También incorpora airbag de conductor, pasajero y laterales. En materia de seguridad activa, el ABS es fundamental para detener un conjunto que ya supera en vacío las dos toneladas (2.071 kg).