Chevrolet Spark: Una opción atrevida y polivalente

a fondo Chevrolet  Spark 1
Diego Zotes08 dic 2009
Llega un nuevo coche de ciudad homologado para 5 pasajeros, el Chevrolet Spark, que presenta un original diseño de monovolumen con un inmejorable comportamiento en recorridos urbanos y una excelente relación calidad/precio.
En los últimos tiempos en los que las marcas de automóviles se están especializando cada vez más en vehículos de tipo más concreto, la marca americana Chevrolet se ha decantado en nuestro continente por la creación y desarrollo de coches urbanos y de tamaño medio con una relación calidad/precio inmejorable y diseños cada día más atractivos. Y ese es exactamente el claro objetivo del nuevo vehículo urbano Spark que acaba de lanzar Chevrolet, que desea sorprender con un atrevido diseño juvenil y con unas cualidades de polivalencia muy llamativas para tratarse de un coche de poco más de 3 metros y medio de longitud.
Una de sus claves más importantes es su ajustado precio, que para nuestro país va a estar disponible desde enero de 2010 entre los 8.400 euros y los 11.800 euros, diferenciándose de su competencia mediante un gran espacio interior homologado para cinco pasajeros, una configuración interior innovadora muy práctica y con grandes posibilidades de conexión de fuentes de audio a través de Mini Jack y USB.
Su moderno aspecto combina elegancia, buena presencia y el diseño más innovador para un coche de uso diario que no se queda únicamente en mono y sugiere pertenecer a una gama superior a sus rivales. Con una carrocería de tipo minimonovolumen, cada vez más habitual entre los modelos de este segmento por sus buenas cifras de capacidad, presenta unos rasgos muy dinámicos que transmiten agresividad, agilidad y dinamismo. Destaca una zona frontal pronunciada con el morro elevado, unas ópticas muy rasgadas que invaden las aletas delanteras y la típica parrilla partida de Chevrolet con el logotipo de la marca en el centro de la imagen, que ostenta un gran protagonismo, y unas grandes tomas de refrigeración. La vista lateral llama la atención combinando una silueta muy dinámica gracias a una fluida línea de cintura que se eleva hacia la zaga con un aspecto de monovolumen de techo elevado con caída hacia la zaga, tiradores de las puertas traseras ocultos y, en el acabado superior, con barras cromadas en el techo. En la zaga cortada destaca con un portón vertical que permite facilidad de acceso al maletero, unas ópticas transparentes verticales con faros circulares que recuerdan al deportivo Corvette y en el acabado superior, un discreto spoiler sobre la luneta y un paragolpes que envuelve la boca cromada del escape.
El interior ofrece grandes dotes de espacio y funcionalidad, con sus cinco asientos homologados en una carrocería de cinco puertas de tan sólo 3,64 metros de longitud y 1,597 metros de anchura con un maletero realmente aprovechable de 170 litros. Destaca su gran colorido interior a juego con el color de la carrocería y con molduras plateadas que le dan un toque de sofisticación. Toda la atención se marcha inicialmente a la zona del conductor donde sobresale un cuadro de mandos de tipo moto ubicado solidariamente con el volante deportivo en la columna de dirección. Está también iluminado en color azul y como en las motos integra un cuentakilómetros analógico con una pantalla digital de información donde se puede ver desde el cuentarrevoluciones, hasta los datos del ordenador de viaje, pasando por el indicador del depósito de combustible.
En segundo lugar llama la atención una consola central prominente muy a la mano del conductor que incorpora en su zona superior las opciones de ocio con todo tipo de posibilidades de audio, radio, CD, MP3 y fuentes de audio externas, mediante el las conexiones USB y Aux-in, y en la inferior un sistema de climatización con aire acondicionado, todo ello iluminado en un atractivo color azul. La consola parte en dos un salpicadero simétrico muy sencillo y de buena calidad aparente, con huecos portaobjetos para facilitar la vida a bordo.
Pero no sólo por su estética y su tamaño el Spark se mueve a su antojo por la ciudad, sino que sus cualidades dinámicas de gran maniobrabilidad y facilidad de conducción le conceden ese privilegio. Su estructura de construcción ofrece en todas las circunstancias de conducción una gran sensación de aplomo y estabilidad, gracias a una suspensión tradicional avanzada con eje delantero MacPherson y eje trasero semirrígido bastante dócil y confortable que facilita la mayor agilidad en circulación urbana y una gran firmeza a mayor velocidad. Del control del chasis se encarga un control de estabilidad disponible en la versión más alta de gama con el motor más potente, que incluye además controles de tracción y distribución electrónica de la frenada. En cuanto a la seguridad pasiva, los pasajeros irán protegidos mediante 6 airbags repartidos por todo el habitáculo, pretensores en los cinturones de seguridad y los pedales retráctiles en caso de accidente.
Los motores utilizados para mover al pequeño Spark son únicamente de gasolina de cuatro cilindros, uno de 1.0 litros y otro de 1.2 litros con 68 y 81 cv respectivamente, ambos multiválvulas, con cambio manual de cinco velocidades y con la homologación Euro V en cifras de emisiones. De hecho los dos motores tienen unas cifras de consumos y emisiones exactas, con 5,1 litros de consumo medio a los 100 km y unas emisiones de 119 gr/km. Con esto, las cifras de prestaciones son bastante mejores en el motor más potente, llegando a los 100 km/h en 12,1 segundos y alcanzando 164 km/h de velocidad máxima.
En definitiva, el Spark ofrece un diseño atractivo y con gran personalidad, que gracias a su inmejorable agilidad, su tremenda funcionalidad y espacio, sus buenas cifras de consumo y a su bajo coste de mantenimiento ofrece una excelente calidad/precio.