Chevrolet Cruze SW 2012: Juvenil y muy familiar

cruzeportada_45193fbc54b2222624056cba0.jpg
Diego Zotes27 jun 2012
Al volante de la nueva y esperada versión familiar del superventas Cruze de Chevrolet, denominado SW, descubrimos un vehículo mucho más polivalente que sus hermanos de gama de cuatro y cinco puertas, con una orientación claramente familiar al ofrecer un espacio de carga de hasta 1.478 litros.

Nos trasladamos a la ciudad alemana de Colonia para disfrutar al volante de la nueva y esperada versión familiar del superventas Cruze de Chevrolet, denominado SW, que presenta una carrocería robusta y alargada mucho más polivalente que la de sus hermanos de gama de cuatro y cinco puertas, con un diseño tan dinámico como aquellos pero ofreciendo un espacio de carga de maletero de hasta 1.478 litros abatiendo los asientos traseros.

Manteniendo un diseño tan dinámico como sus hermanos de gama, su carrocería se caracteriza por una zona trasera muy voluminosa y equilibrada con un gran portón que llega hasta el paragolpes facilitando la tarea de carga, así como con unas nuevas y prácticas barras en el techo. Los grupos ópticos son nuevos para esta versión, con una forma redondeada nunca vista en el modelo que le confiere una personalidad exclusiva.

Es cierto que en España las versiones Station Wagon tanto derivados de compactos como de berlinas medias no tienen un gran éxito, pero en Europa triunfan notablemente con un 25% de las ventas en sus respectivos segmentos. Aun así, con el Cruze SW esperar dinamizar un poco más las ventas en nuestro país, puesto que con un espacio de carga bastante mayor no penalizan ni la conducción ni el tamaño contenido.

El diseño es una de las bazas más fuertes de este Cruze Station Wagon, con un frontal dinámico exactamente igual que el de sus hermanos compactos, con una parrilla muy protagonista y poderosa partida en dos partes y unas ópticas rasgadas que transmiten agresividad. La vista lateral se muestra muy proporcionada, con una altura moderada y una línea dinámica muy expresiva, mientras que la zaga recibe los mayores cambios, con un portón de doble caída muy amplio y unas ópticas rectangulares con formas redondeadas desconocidas en la marca.

El interior, a pesar de más práctico y funcional por tener algo más de amplitud en las plazas traseras y versatilidad con el tremendo maletero, es idéntico al de sus hermanos de gama, destacando por su buena ergonomía dentro de un ambiente muy original. La iluminación en color azul hielo, el atractivo volante de tres radios con mandos a los lados, una consola central inclinada en forma triangular, como guiño al Corvette, y el curioso tapizado del salpicadero en la zona del copiloto son los detalles más destacados del Cruze.

Por otra parte, uno de los elementos más relevantes de esta versión Station Wagon son los motores que lo mueven, algunos ya conocidos propulsores gasolina y diésel de alto rendimiento y consumos contenidos, y un novísimo diésel más pequeño de bajísimo consumo y buena potencia. Entre los propulsores de gasolina nos encontramos con los conocidos cuatro cilindros 1.6 litros 16v de 124 cv y 1.8 litros 16v de 141 cv, mientras que entre los diésel continua como alto de gama el 2.0 litros turbodiésel con inyección directa por common rail que entrega 163 cv de potencia, y ya conocemos a fondo en su hermano de 4 puertas. La gran novedad viene de la mano de un novísimo 1.7 litros turbodiésel con inyección directa por common rail que rinde 130 cv de potencia y logra una cifra de consumo de tan sólo 4,5 litros a los 100 km. Además se ha incorporado como novedad el práctico sistema Start/Stop que reduce notablemente las cifras de consumos y emisiones.

Al volante de los dos motores diésel que mueven al Cruze station Wagon nos hemos quedado realmente sorprendidos de su suavidad y refinamiento, superando algunos fantasmas del pasado, así como con unas prestaciones muy buenas en ambos motores, en relación con sus consumos, destacando aún más en la exquisita versión de 2.0 litros y 163 cv, con el que empuja como una locomotora y siempre de forma elegante, sin vibraciones ni ruidos.

A nivel dinámico se desenvuelve con una gran soltura en todo tipo de trayectos, tanto urbanos como por carretera, gracias entre otras cosas a la nueva dirección con asistencia eléctrica que minimiza los consumos y facilita todo tipo de maniobras.

Como decíamos, los Chevrolet ofrecen muy buena relación calidad/precio, y esta versión SW no puede ser menos:

-Cruze SW 1.6 LS+: 17.000 euros

-Cruze SW 1.8 L LTZ: 21.315 euros

-Cruze SW 1.7 D LT: 19.150 euros

-Cruze SW 2.0 D LT+: 20.585 euros

-Cruze SW 2.0 D LTZ: 22.275 euros

Para incorporar el cambio automático a esta última versión LTZ hay que añadir 1.120 euros. Como oferta de lanzamiento para toda la gama hay que descontar a estos precios 2.850 euros, con lo que el Cruze familiar básico 1.6 litros LS+ se queda en 14.150 euros, toda una ganga adaptada a los tiempos que corren.