Chery plantea crear una empresa con la Generalitat para abrir una fábrica en 2012:

Agencia EFE24 ene 2011
El grupo automovilístico chino Chery ha propuesto a la Generalitat crear una empresa conjunta para abordar la instalación de una fábrica propia en Cataluña, lo que atraería una inversión de unos 1.000 millones de euros y generaría hasta 10.000 empleos directos e indirectos a partir de 2012.

Fuentes próximas a las negociaciones han avanzado a Efe que Chery, que está en pleno proceso de expansión en Europa, sigue trabajando intensamente para construir una nueva planta de automóviles en Cataluña, además de sus planes en otros países como es el caso de Turquía.

Un representante del grupo de trabajo que está preparando el proyecto se ha reunido ya con el conseller de Empresa y Ocupación, el recién nombrado Francesc Xavier Mena, para que el proyecto no decaiga tras el relevo político en la Generalitat.

El plan de Chery, al que todavía no se ha dado una respuesta desde la administración a causa del cambio político, pasa porque la inversión sea asumida por una empresa conjunta entre la Generalitat, sola o con otras administraciones, y el grupo chino, de manera que la parte pública española aportase los terrenos y el resto de la inversión lo asumiese la multinacional de la automoción.

Ente las alternativas que se bajaran, se encuentra que la participación de la parte catalana se haga a través del Incasol, dependiente de la Generalitat, o bien del Consorcio de la Zona Franca, aunque en este último caso se trata de una empresa pública integrada al 50% por el Estado y el Ayuntamiento de Barcelona, sin representación de la administración catalana.

Chery, uno de los mayores fabricantes chinos de coches con una producción de 500.000 vehículos en 2009, tiene en la actualidad fábricas en Egipto, Irán, Rusia, Ucrania y Brasil, está presente en más de 60 países, y produce 36 modelos.

La visita a China que realizó el pasado mes de septiembre el entonces presidente de la Generalitat, José Montilla, allanó el camino para intentar materializar la inversión china en Cataluña.

Montilla acudió a una reunión con los directivos de la compañía y uno de los frutos fue la creación de una comisión integrada por miembros de la Generalitat, un grupo inversor de Hong Kong y representantes de Chery para estudiar la viabilidad económica del proyecto.

Se prevé que en los próximos meses un alto representante político de la provincia central de Anhuim, donde tiene su sede Chery, visite Barcelona y se reúna con el presidente de la Generalitat, Artur Mas, para que se visualice que el proyecto, la inversión industrial más importante prevista en España, sigue adelante más allá de los cambios políticos.

Entre las posibles ubicaciones de la fábrica de Chery en Cataluña se barajan L"Espluga de Francolí y Vila-rodona, en Tarragona, y Abrera, en Barcelona.

El sector de la automoción en Cataluña está viviendo un momento dulce después de que Audi haya decidido incrementar su producción del modelo Q3 en las instalaciones de Seat y que la multinacional japonesa Nissan haya acordado fabricar su nueva furgoneta "pick up" en las plantas de Barcelona.

La llegada de Chery a Cataluña supondría además una burbuja de oxígeno para los fabricantes de componentes, principales afectados del sector de la automoción por la crisis económica, y que han padecido una reestructuración severa en los últimos dos años.