Caterham Super 7: El imperio británico inquebrantable

a fondo Caterham Super 7 1
Raúl Toledano01 jul 2010
El Caterham Super 7 aterriza en España de la mano del importador Alcatrade, que inaugura en Barcelona una sede en la que dará a conocer todas las novedades de este imperio británico inquebrantable
Quizá estemos ante uno de los iconos automovilísticos de la segunda parte del siglo XX. Un Caterham, un deportivo ligero y potenciado, pensado para un mercado exigente, que surgió en la década de los 60, asumiendo desde entonces el estilo Lotus esta compaa, propiedad de Colin Chapman, cedi᭳ en 1973 los derechos de producción a Caterham, su cliente y mayor entusiasta, que ha sumado 60 variantes más al modelo original hasta el CSR-175 actual- aplicando en los últimos tiempos una importante dosis de evolución tecnológica. En plena crisis económica y con la vorágine de los modelos crossover, el Caterham Super 7 aterriza en España de la mano del importador Alcatrade, que inaugura en Barcelona una sede en la que dará a conocer todas las novedades de este imperio británico inquebrantable en que se ha convertido un Caterham.
Diseñados para competir, sus sensaciones al volante son sumamente deportivas, gracias en parte a un chasis afilado, con un peso total de 500 kg. En total, mejoras estéticas y aerodinámicas que aportan más espacio interior y una mayor comodidad, con un chasis tubular de acero, con los correspondientes paneles de acero en su parrilla y unas singulares aletas que aportan gran exclusividad. Además, existen dos chasis especiales; ninguno de ellos nuevos: el SV, cuyo cockpit presenta una longitud de 8 cm y una anchura de 10 cm para un coste final de cuatro mil euros más sobre el precio base, y el CSR, cuyo precio arranca en los 46.310 euros debido a que su rigidez y resistencia a la torsión ha sido incrementada al cien por cien, con una suspensión delantera integrada tipo push-road y una trasera totalmente independiente.
El modelo más básico es el Roadsport 1.6 (31.448,79 euros), montado sobre un motor 1600 Ford Sigma, sustituyendo los Serie K de Rover. La potencia desarrollada es de 125 cv, acelerando de 0-100 en 5,9 segundos y con una velocidad punta de 180 km/h. El siguiente escalón de la gama es el Roadsport 175 (38.061,90 euros), con el archiconocido motor Ford Duratec de 2.0 litros y una potencia de 175 cv. Sus prestaciones ya resultan sobrecogedoras, alcanzando los 100 km/h desde parado en 4,8 segundos y con una velocidad máxima de 222 km/h. Ambas motorizaciones van asociadas a una caja de cambios manual de cinco velocidades y cumplen con la normativa EU4 de emisiones.
Sin grades comodidades a bordo, un Caterham se caracteriza en un primer vistazo por su diminuto volante y llegará a España con dos versiones CSR para los más puristas de la saga. Así existe un CSR de 175 cv gracias a su motor Duratec de dos litros y para los que quieran emociones fuertes, un 2.3 litros Cosworth Duratec (55.231,77 euros) con 200 cv, asociado a una transmisión manual de seis velocidades, que consigue que aceleremos de 0-100 km/h en 3,7 segundos.