Carta a los Reyes Magos: ¿Qué coche les pides?

Diego Zotes05 ene 2005
Navidad, unas fechas en las que escribir la carta a los Reyes Magos, en las que gastar el dinero de la lotería (a quienes les haya tocado), o simplemente de soñar, soñar con el automóvil deseado durante toda nuestra vida.
Inicio
CARTA A LOS REYES MAGOS

a fondo :: Carta a los Reyes Magos 1

Navidad, unas fechas en las que escribir la carta a los Reyes Magos, en las que gastar el dinero de la lotería (a quienes les haya tocado), o simplemente de soñar, soñar con el automóvil deseado durante toda nuestra vida.
  Casi todos coincidimos en que nos gustaría poseer un superdeportivo al estilo de Ferrari o Porsche, o bien una berlina de superlujo tipo Rolls Royce o Maybach; pero también existen otros caprichos automovilísticos no tan caros que pueden llamar la atención tanto como los antes nombrados. Algunos de ellos son prácticamente artesanales (como los Comarth, fabricados en Murcia, o los Hurtan, hechos en Granada), y quien los conduzca podrá presumir de una exclusividad sin parangón. Otros destacan por una concepción totalmente radical, y por ofrecer unas reacciones bestiales, como los Lotus Elise u Opel Speedster Turbo.
Por último, para quien piense en un vehículo con un toque de originalidad y coquetería, pero no pueda o no quiera gastar mucho dinero, ni tampoco renunciar a cierta practicidad de uso, nuestro mercado ofrece varias opciones que podrán satisfacer a los conductores más caprichosos. Un ejemplo de que esta fórmula puede incluso ser un éxito comercial es el Peugeot 206 CC, al que le han seguido otros como el Citroen C3 Pluriel; o algunos todavía más glamourosos: Mini Cabrio o VW New Bettle Cabrio.
En definitiva, que existen diversas opciones muy apetecibles para disfrutar al volante. En este reportaje hemos recopilado 24 ejemplos de lo que consideramos “Coches de Capricho”, divididos en tres apartados: los de lujo, los originales y los asequibles.
Enrique Marco, Autocity
5 de Enero de 2005
Caprichos caros

COCHES CAROS

a fondo :: Carta a los Reyes Magos 2


Pósters en la pared, fotografías en el móvil o en el fondo de escritorio… ¿Qué buen aficionado al automóvil no ha venerado de esta forma algún "supecoche"? Seguro que alguno de nosotros también llevamos siempre en la cabeza modelos míticos que por su antiguedad ya ni se venden, o alguna unidad exclusiva de competición; pero basándonos en lo que a día de hoy tenemos en el mercado, estos ocho vehículos representan lo “más de lo más”. Sólo hay un inconveniente, hace falta dinero, mucho dinero, y en el caso del Ferrari Enzo, incluso tener “algún enchufe” o “experiencia ferrarista” demostrada para conseguir que te lo vendan.
Entre las grandes berlinas de representación, dos son las más deseadas: Rolls Royce y Maybach; que ¡qué casualidad! que ambas pertenecen a fuertes grupos automovilísticos de marcas de prestigio, a BMW la primera y a Mercedes la segunda. Cualquiera de estos dos palacios rodantes mima a sus pasajeros de forma que más bien parece habitar una suite de un hotel de lujo que un coche. Sus precios superan en los dos casos los 400.000 euros, su longitud ronda los seis metros, y recurren a sendos motores V12 de en torno a los 500 cv.
Pero de no ser que vayamos a ir con chófer, casi todos los amantes a la conducción optaríamos por un deportivo de los de “quitar el aliento”. Italianos y alemanes se llevan la palma, aunque los británicos y estadounidenses también responden con magníficas realizaciones. Entre los del país con forma de bota, Ferrari y Lamborghini se llevan los mayores elogios. La marca del cavallino tiene en el Enzo su máximo exponente, con sus espectaculares prestaciones de más de 350 km/h; aunque con un precio que supera ampliamente los 100 millones de las antiguas pesetas: 722.000 euros. Por su parte, la última criatura salida de la casa del originalmente constructor de tractores Ferruccio Lamborghini, el Murciélago Roadster, evoca aquel mítico Countach e impresiona por su línea todavía más que un Ferrari. Gracias a su motor V12 de 570 cv puede pasar de 0 a 100 km/h en 3,8 segundos, casi en el tiempo de un F1.
Alemania no podía ser menos, y tanto el Mercedes SLR como el Porsche Carrera GT poco o nada tienen que envidiar a los italianos. El de la estrella “sólo” lleva un V8, pero gracias a su brillante tecnología y a la sobrealiementación desarrolla 626 cv, que unidos al bajo peso debido al empelo masivo de materiales ligeros lo catapultan hasta los 338 km/h y empata con el Murciélago en aceleración: 3,8 segundos de 0 a 100 km/h. Por su parte el Porsche Carrera GT es “La Máquina”. Está muy cerca de todos sus rivales en potencia y prestaciones, aunque no aporta ninguna cifra récord. Sin embargo, puesto en un circuito logra los mejores tiempos, gracias a la sobresaliente eficacia de sus componentes.
El americano Ford GT 40 es de los más “baratitos” (150.000 euros), y además posee el aliciente de ser muy parecido al modelo original, el que en la década de los 60 lo ganaba todo (cuatro ediciones consecutivas en las 24 Horas de Le Mans). Y para finalizar, el último coche de James Bond, el Vanquish S de Aston Martin (marca ahora del Grupo Ford) representa la deportividad combinada con la elegancia. Lo malo es que cuesta significativamente más que el GT 40 y sus prestaciones no son mejores, pero es el precio que hay que pagar por el “caché” de Aston Martin.
Caprichos originales

COCHES ORIGINALES

a fondo :: Carta a los Reyes Magos 3


Todos conocemos los supercoches, también los pequeños urbanos coquetos y con estilo, pero ¿cuántos sabían de unos vehículos con estilo retro que se fabrican en Granada o de unos deportivos realizados en Murcia? por no hablar de otros igualmente artesanales y de procedencia alemana o británica.
Comenzando por los españoles, y quizá los más desconocidos, tenemos en el murciano Comarth un auténtico roadster que promete unas sensaciones muy divertidas, y que además se vende a unos precios muy razonables (desde 19.000 euros). Montan mecánicas Ford, son muy ligeros, y presentan una estética impactante; e incluso existe una versión de competición. Los granadinos Hurtan poseen un estilo estético radicalmente opuesto al de los Comarth; sin embargo ambos coinciden en el contenido peso, y por consiguiente en unas excelentes prestaciones. Estos vehículos recurren a propulsores Renault, y su gama abarca desde el pequeño 1,2 litros de 60 cv hasta el potente motor 2,0 litros del Clio Sport.
Más vehículos "raros". Vamos ahora con dos alemanes, los Yes! y los Wiesmann. Los primeros los pudimos ver la pasada primavera en el Salón del Automóvil de Madrid, y destacan por su espectacular carrocería –con puertas tipo “alas de gaviota” incluidas- y por su ligero chasis de aluminio; aunque no menos por sus potentes mecánicas turbo de VW-Audi. Sus prestaciones son de infarto: en torno a los cuatro segundos en aceleración de 0 a 100 km/h.
Todavía más exclusivos son los Wiesmann, con un aire claramente retro. Existen dos variantes, la cupé y la descapotable; aunque en ambos casos podemos hablar de un BMW M3 disfrazado de clásico, ya que montan las unidades propulsoras del conocido deportivo bávaro. Del Reino Unido nos llega otro “rara avis”, aunque en este caso la marca lleva ya muchos años comercializando exclusivos deportivos. Se trata de Morgan, que aunque posea un estilo muy clásico, sus características técnicas le permiten hacer algo más que pasear con él, pues con el “esqueleto” de aluminio y el “corazón” de 8 cilindros en V, 4,4 litros y firmado por BMW, el Aero 8 se convierte en una auténtico purasangre capaz de poner en aprietos a Ferraris, Porsches o lo que se tercie.
Algo más conocidos son los siguientes dos modelos, los cuales comparten plataforma: Lotus Elise y Opel Speedster Turbo. El primero de ellos destaca por su exclusividad, historia de marca y excelente comportamiento; mientras que el segundo lo hace por sus radicales reacciones y por su potente motor turbo. Ambos tienen unos precios entre 35.000 y 40.000 euros, y se convierten en una de las mejores opciones si se quiere sentir algo muy parecido a lo que se siente en un coche de competición.
Y por último un todoterreno, pero no un todoterreno cualquiera, sino el Hummer. Parece ser que en zonas como la costa californiana ya no se le puede calificar de “capricho original”, porque los hay a cientos. Pero en otros mercados –como el español- no es tan habitual verlos circular, y por tanto el que lo conduzca a buen seguro levantará miradas a su paso. Y es que sus mastodónticas dimensiones y sus trazos rectos hacen del Hummer el todoterreno más espectacular del mercado, y también lo más parecido a los vehículos del circo que actúan aplastando filas de coches.
Caprichos asequibles

COCHES ASEQUIBLES

a fondo :: Carta a los Reyes Magos 4


Desde que Peugeot lanzara al mercado su 206 CC, y obtuviera semejante éxito de ventas, muchos otros fabricantes se han sumado a la moda de ofrecer vehículos descapotables con mucho encanto y precios contenidos. La fórmula del modelo francés tuvo como mejor aliciente el montar techo duro desplegable (algo hasta entonces reservado a deportivos de mayor prestigio, como el Mercedes SLK), de forma que muchos vieron en él un vehículo que reunía dos virtudes hasta la fecha casi impensables en un vehículo de este segmento: coche para todos los días y coche de capricho.
Otro modelo francés entró posteriormente en el juego, el Citroen C3 Pluriel, aunque con un sistema de techo descapotable que no convenció tanto. Aún así, el Pluriel hace gala de una personalidad camaleónica, pues se puede configurar de distintos modos, e incluso permite viajar a cuatro personas. El que su precio parta de 15.980 euros es otro de sus encantos.
De aspecto algo más deportivo son los Ford StreetKa y Opel Tigra Twin Top. El de Ford pretende recuperar el encanto de los roadsters de antaño, y sin grandes complicaciones técnicas pero con un chasis bien puesto a punto, hace gala de una conducción bien divertida. Opel lanzó hace sólo unos meses el Tigra Twin Top, que, con su techo duro desplegable, pasa de cupé a cabrio en sólo 20 segundos; y próximamente tendrá también una motorización diesel.
Pero si el StreetKa y el Tigra Twin Top poseen diversos ingredientes deportivos, el Smart Brabus Roadster los tiene todos. En el caso del modelo preparado por Brabus el pequeño motor turbo de tres cilindros se han potenciado hasta los 101 cv, lo que unido a su contenido peso, “reacciones de kart”, y cambio secuencial; nos trasporta hasta una aureola muy cercana a la competición. Eso sí, esta versión tiene un precio que ya se escapa un poco de lo que podemos considerar asequible, pues cuesta más de 26.000 euros.
Y si de caprichos hablamos, no podemos pasar por alto a dos vehículos que ya en sus carrocerías cerradas despertaron la admiración. Ahora, en sus versiones Cabrio, tanto el VW New Beetle como el Mini cumplen con todas las expectativas de los clientes más detallistas. El Mini Cabrio, con sus tres motorizaciones disponibles, ofrece una opción básica desde poco más de 18.000 euros; sin embargo el Volkswagen pone el precio de salida ya un tanto elevado –desde 23.860 euros- y por un poco más se puede acceder al New Beetle Cabrio con motor TDI.
Como octavo y último modelo hemos escogido otro de los que ya “con techo” levantaba pasiones, pero ahora, “todo desmelenado”, el Chrysler PT Criuser Cabrio se convierte en una de las opciones más diferenciadoras de nuestro mercado. Especialmente recomendable es la versión PT Cruiser Cabrio 2.4 GT, pues por menos de cinco millones de las antiguas pesetas (28.600 euros) nos brinda un impresionante motor turbo de nada menos que 220 cv.