Carlos Checa hace historia siendo el primer español campeón del mundo de Superbike:

Agencia EFE04 oct 2011
Casi dos décadas después pero sin perder la ilusión, el más ilustre de los dorsales "7" españoles que ha rodado por los circuitos de todo el mundo, Carlos Checa, ha conseguido el sueño de su vida, ser campeón del mundo.

Por el camino quedaron multitud de lesiones, una extirpación de bazo que casi le cuesta la vida en Donington Park (Inglaterra) y no pocos sinsabores, pero también la gran satisfacción de conseguir, con 39 años (15 de octubre de 1972), su primer y único título mundial personal y para el motociclismo español en el campeonato del Mundo de Superbike.

Nacido en Sant Fruitós del Bagés, Carlos Checa estuvo marcado desde muy pequeñito por su gran afición/pasión, las motos y a lo largo de su carrera deportiva ha tenido como compañeros de equipo a ilustres de la talla de los italianos Valentino Rossi, Max Biaggi o Loris Capirossi, quien precisamente este año anunció su retirada.

Checa nació como casi todos los pilotos de su época de las incursiones en competiciones locales, que le valieron para ser respaldado en su aventura mundialista, que comenzó como piloto invitado en Cataluña en la categoría de 125 c.c., en 1993.

Fue tal impresión que dejó en el campeonato que un año más tarde ya tenía una plaza en los 250 c.c. y al siguiente contaba con una Honda NSR 500 en el campeonato del mundo de la categoría reina involucrado en el proyecto del doble ex campeón mundial Alfonso "Sito" Pons y con un patrocinador de lujo como era en la época la compañía de telefonía Movistar para suplir a Alberto Puig tras lesionarse éste de gravedad en el circuito francés de Le Mans.

Rozó la victoria por primera vez en los 500 c.c. en Montmeló y la consiguió al año siguiente en el mismo escenario. Hasta 1998 estuvo con Sito Pons y con él sumó su segunda y última victoria en esa categoría, en la carrera que se disputó en el madrileño circuito del Jarama ese mismo año.

Desde 1999 y durante varios años fue piloto de Yamaha y compañero del italiano Max Biaggi hasta que llegó al campeonato la tecnología de los motores de cuatro tiempos con las nuevas MotoGP.

Fue en 2005 cuando Checa decidió cambiar de aires y se marchó a Ducati, en unos inicios que no resultaron demasiado alentadores junto al también italiano Loris Capirossi, pero no tardó en ser sustituido a la siguiente temporada por otro español, Sete Gibernau, mientras él recalaba en la escudería francesa Tech 3.

Los resultados no acompañaron y en 2007 decidió volver sobre una Honda gestionada por la escudería del italiano Lucio Cecchinello, la misma en la que este año se encuentra el también español Toni Elías.

Una nueva desilusión que le decidió a "cambiar de aires" para aceptar la oferta de la escudería holandesa Ten Kate de pilotar una de sus Honda oficiales en el Campeonato del Mundo de Superbike y con el encargo, nada menos, de suplir al campeón del mundo, el británico James Toseland.

No tardó demasiado en lograr su mejor tiempo de entrenamientos y también su primera victoria, nada menos que un "doblete" en el Miller Motorsport Park, circuito muy próximo a la ciudad estadounidense de Salt Lake City.

Con la escudería Ten Kate siguió en 2009, pero los resultados no acompañaron y prefirió cambiar su moto oficial por una Ducati menos competitiva pero mucho más efectiva en la escudería italiana "Althea Racing", con la que consiguió tres victorias en su primer año y pudieron ser cinco si los problemas mecánicos no le hacen rendirse en el mismo escenario en que había logrado su primer "doblete".

Así, Carlos Checa finalizó el 2010 en la tercera posición y, con la retirada de Ducati de manera oficial de la competición, prácticamente se quedaba como único representante de nivel de la misma en Superbike y con la duda, ahora disipada, de si dispondría de buen material a lo largo de la temporada o no.

Checa ha protagonizado en 2011 su mejor temporada en Superbike, con un "doblete" a las primeras de cambio en el circuito australiano de Phillip Island, que luego fueron más, y que le han permitido liderar el campeonato desde la primera manga hasta el final.

Después de dieciocho años en el mundo del motociclismo y al más alto nivel, Carlos Checa ha logrado el objetivo que, desde el principio había perseguido: ser campeón del mundo. EFE