Cargraphic 997 Turbo GT RSC 3.6: El esprinter más rápido

a fondo Cargraphic 997 Turbo GT RSC 3.6 1
David Ordás02 oct 2009
El 997 Turbo GT RSC 3.6, la preparación más radical del tuner germano Cargraphic, se convierte en uno de los coches que mejor aceleran del mundo al alcanzar los 100km/h desde parado en solo 3 segundos.
Cargraphic es uno de los preparadores habituales de Porsche, cuyo vehículo más rápido, el Cargraphic 997 Turbo GT RSC 3.6, ha sido testado a fondo por la prestigiosa revista alemana Auto Sport, junto con otros superdeportivos. Entre los supercoches que han tomado parte de esta prueba, nos encontramos con muchos de los coches más rápidos del planeta, tanto tuneados como de serie, entre los que destacan el Aston Martin DBS, el Geiger Ford GT, el Gumpert Apollo, el Königsegg CCX-R, el Geiger Ford GT, o el Lamborghini Murcielago LP670-4 SV.

El más rápido entre los más rápidos

El óvalo de alta velocidad de Papenburg ha sido el testigo de la brutal aceleración del 997 Turbo GT RSC 3.6, capaz de parar en 3 segundos el cronómetro cuando aceleramos de 0 a 100, y lo que resulta más sorprendente, conseguir alcanzar los 200 km/h desde parado en solo 9,1 segundos.

Con sus 624 caballos, el superdeportivo de Cargraphic es incluso capaz de batir al Geiger Ford GT, otra impresionante preparación con 790cv, que cede ante la aceleración del 997 Turbo en el 0 a 100 km/h y en el 0 a 200 km/h, aunque finalmente se impone en el 0 a 300 km/h con un tiempo de solo 22,8 segundos, 1 segundo más rápido que el 997.

Carbono e Inox, la combinación perfecta

Para convertir al 997 en uno de los coches más rápidos del mundo, los ingenieros de Cargraphic le han puesto una particular dieta a base de Fibra de Carbono. No solo los aditamentos aerodinámicos que se le han añadido son de este material, sino que muchos elementos de la carrocería como puertas y aletas, han sido sustituidos por otros de carbono, al igual que el alerón o los espejos retrovisores, con el claro objetivo de conseguir una reducción de peso importante que beneficie a las prestaciones.

Si en la carrocería la fibra de carbono es la protagonista, en la mecánica lo es el INOX, pues no solamente el sistema de escape está fabricado en acero inoxidable, sino que elementos como los nuevos pistones o las camisas del reformado motor han sido forjados en este material. Sin duda la combinación de la potencia extra que se obtiene con la preparación mecánica, junto con la reducción de peso aportada por la fibra de carbono, son la clave de las fantásticas prestaciones obtenidas.