Cadillac XLR: Lujo, diseño y exclusividad

Diego Zotes03 ago 2004
El lujoso y espectacular Cadillac XLR reune todo lo que hay que tener para poderse considerar un descapotable de lo más exclusivo. Su exclusividad no puede ser mayor, porque además de su poderoso motor V8 los instrumentos de control están firmados por la casa de joyas Bulgari.
Inicio
LUJO, DISEÑO Y EXCLUSIVIDAD

a fondo Cadillac XLR 1


Nada más que 15 unidades llegarán a España del lujoso y espectacular descapotable que Cadillac ya comercializa por 107.500 euros. A su suntuosa figura, y a su cuidadísimo diseño interior y equipamiento, se le une la citada limitación para resultar todavía más exclusivo.

a fondo Cadillac XLR 2

  Y es que estamos ante un deportivo de altísimo nivel, ya no sólo por su potencia, estilo o precio; sino también por su evolucionada tecnología empleada en su fabricación. El Cadillac XLR no es por tanto un deportivo americano a la vieja usanza; más bien es un avanzado vehículo que cuenta con sistemas electrónicos, suspensión magnética, uso masivo de materiales ligeros, y los últimos sistemas de seguridad y confort para garantizar una excelente calidad de vida a bordo.
Mide 4,51 metros de largo y sólo levanta 1,28 metros del suelo. Su carrocería presenta un techo duro desplegable de forma eléctrica mediante botón; mientras que su habitáculo permite acomodar a sólo dos personas. Además de utilizar los materiales más nobles para su interior, el diseño corre a cargo de un nombre de la moda italiano de gran prestigio: Bvlgari. De serie no olvida exquisiteces como los asientos con climatización, el DVD activado por voz, el sistema de apertura de puertas y puesta en marcha sin llaves o el equipo de sonido de la marca Bose.
Su construcción en materiales ligeros le posibilita un peso de 1.635 kg, lo que unido a su potente motor V8 de 4,6 litros de cilindrada y 326 cv de potencia, hacen que sus prestaciones sean las de un auténtico deportivo: la aceleración de 0 a 100 km/h se puede realizar en 5,9 segundos y la velocidad máxima se fija en 250 km/h. El cambio de marchas es automático de cinco velocidades con función secuencial; mientras que la propulsión es trasera.
Enrique Marco, Autocity
25 de Mayo de 2004