Cadillac BLS 1.9 TID aut.: ¡Bienvenido Mr. Cadillac!

Raúl de San Antonio18 ene 2007
Probamos la nueva berlina premium que intenta conquistar nuestro mercado. Y para ello nada mejor que hacerlo con la versión diesel de mecánica europea con 150 cv. ¡Americanos, os recibimos con alegría...!
La marca americana del grupo General Motors ha dado un paso más en su estrategia para conquistar el mercado europeo con la llegada de la berlina premium BLS. Un coche nacido para rivalizar con lo más selecto de la categoría, liderada principalmente por las berlinas alemanas BMW Serie 3, Audi A4 y Mercedes Clase C (estos dos pendientes de la llegada de sus respectivos sustitutos próximamente), y las suecas Saab y Volvo con sus respectivos, 9-3 Sport Sedán y S40. Sin olvidarnos de la representación británica, con el Jaguar X-Type, ni del modelo japonés de Lexus, el IS.

a fondo :: Cadillac BLS 1.9 TID aut. 1

La fama de Cadillac ha cruzado el charco gracias al diseño de sus míticos modelos de los años 60 y 70, con carrocerías espectaculares, que conducían los protagonistas de las películas americanas. Coches majestuosos de formas originales y sobre todo, lujosos. Todas estas ideas han hecho que a pesar de ser una marca poco común en nuestro continente, sea reconocida y goce de popularidad, y más concretamente en nuestro país. Pero, para que Cadillac fuese tomada en serio por el público español necesitaba dos cosas: una berlina premium que compitiese con las más vendidas en nuestro mercado, y su variante diesel, para los que buscan distinguirse del resto sin renunciar a los consumos más reducidos del gasóleo.
Para ello el BLS se beneficia de pertenecer a uno de los fabricantes automovilísticos más importantes del mundo, y de sus sinergias. Es decir, que aprovecha recursos de otras marcas de su mismo grupo, como el chasis que comparte con su primo Saab 9-3 Sport Sedán, con leves retoques para conseguir una carrocería de líneas más marcadas y angulosas que las del modelo sueco.
El interior cambia con un salpicadero en el que el volante y el cuadro de mandos son ya conocidos de la marca escandinava. Pero la consola central abandona su similitud con los mandos aeronáuticos para dar paso a un diseño más clásico y elegante, en el que los cromados y sus líneas angulosas imprimen una personalidad propia.1Nombre: CADILLAC BLS 1.9 TID AUT.Motor: 4 lin. / 1.910 cc Turbo Potencia máx.: 140 cv Par máx.: 320 Nm a 2.000 rpmCombustible: Diesel "common rail" Tracción/cambio: Del. / Aut. 6 vel. Frenos: Discos ventiladosNeumáticos: 225/45 R17 Carrocería: 4 puertas Larg-Anch-Alt: 4.680 - 1.752 - 1.471 Peso en vacio: 1.535 kg Maletero: 425 l.Nº plazas: 5Velocidad máx: 210 km/hAceler. 0-100: 11 segundos Consumo mixto: 7,2 litros a los 100 km EuroNCAP: Precio: 35.290Ficha Jato: http://www.autocity.com/coches/nuevos/cadillac/bls/1.9d_elegance_auto/4_puertas/sedán/index.html
En el apartado mecánico el Cadillac BLS apuesta por el propulsor diesel que montan otros modelos de General Motors, que no es otro que el JTD common rail del grupo Fiat. Este motor tiene una cilindrada de 1.910 cc y una potencia de 150 cv, entrando de lleno en el rango de potencia turbodiesel por excelencia, debido a la demanda, y gracias a unas buenas prestaciones y unos consumos contenidos.
La versión que analizamos con caja de cambios automática de 6 velocidades y equipamiento Elegance, inicia su precio en 35.290 euros -opciones aparte-, aproximadamente la cantidad que habría que desembolsar si se elige cualquiera de las opciones con las que rivaliza en el mercado.
Atractivo y futurista, el Cadillac BLS es un modelo que llama la atención, quizás por recordar al coche de los gemelos de la película Matrix -en la famosa persecución por la autopista-, desguazado después de que Morfeo lo parta por la mitad con una katana. Pues lo siento, pero ese no es el protagonista de nuestra prueba, sino el CTS, su hermano mayor equivalente a las berlinas de lujo europeas tales como el BMW Serie 5, el Mercedes Clase E o el A6 de Audi.

a fondo :: Cadillac BLS 1.9 TID aut. 2

Aunque no podemos negar que sus parecidos son más que razonables, sin tener en cuenta las medidas, claro, el modelo más pequeño de la marca americana hace gala de unas cotas muy buenas convirtiéndose en el más largo con 4.680 mm de longitud, incluso por delante de su primo Saab 9-3 Sport Sedán con el que comparte plataforma. De ahí que si nos esforzamos y prestamos atención a la carrocería nos vendrá a la mente la imagen del modelo sueco. Aún así el BLS implica una revolución dentro del diseño clásico que caracteriza a las berlinas premium, exceptuando al Lexus IS.
La delantera está presidida por una rejilla cromada de gran tamaño en forma de V con el escudo de la marca en el centro, centrada entre dos grandes faros traslúcidos -con forma de trapecio- en los que se alojan las ópticas del Cadillac. Abajo otra rejilla en forma de V aumenta la refrigeración del vano motor.
En la zaga destaca el rojo de los faros, tanto laterales como el de la tercera luz de freno -en la parte superior del maletero-. Para completar la impactante imagen de esta berlina se ha optado por unos neumáticos de 225 mm de sección y perfil bajo, montados sobre unas llantas de aleación de 17 pulgadas y siete radios dobles.
Al sentarnos en el asiento del conductor encontramos un interior que combina acabados en madera y aluminio con un salpicadero de líneas angulosas, tanto en el cuadro de mandos como en la consola central.

a fondo :: Cadillac BLS 1.9 TID aut. 3

El volante -igual que el de los modelos de Saab- es de cuero y multifunción; lleva integrados los mandos del radioCD y del manos libres, además de los pulsadores para subir y bajar de marcha cuando seleccionamos el modo secuencial del cambio automático. Del cuadro de mandos, sólo destacar el filo de aluminio en los relojes.
En la consola central encontramos un reloj analógico entre las dos salidas de aire del climatizador -bizona- que debajo, da paso al radioCD con cargador para 6 discos, y por último los mandos de climatización del habitáculo. El interior es espacioso, con huecos portaobjetos que facilitan la vida a bordo, aunque el maletero no es lo que esperábamos -estamos ante el más largo de todos los contendientes- situándose entre los más pequeños del segmento, con 425 litros de capacidad.
Entre el equipamiento de serie de la versión elegida para esta prueba -Elegance-, destacan unos cómodos asientos de cuero calefactados, ajustables eléctricamente, y los sensores de luces y lluvia. En el apartado de seguridad los airbags y el ESP forman parte del conjunto, olvidándose de la preparación Isofix de los asientos. En la lista de opciones disponemos de techo solar eléctrico (unos 1.008,98 euros aproximadamente), faros bixenon (816,80 ), sistema de audio Bose (951,33), sistema de navegación Kenwood (2354,30 ) y Stabilitrack (control de tracción) que supone un sobreprecio de 278,67 .
En general los acabados interiores son buenos -el material del salpicadero tiene buena presencia y es blando al tacto-, exceptuando algunos plásticos utilizados, por ejemplo los que simulan las inserciones en madera y aluminio, de calidad mejorable para un coche de su categoría y precio.
Al volante la conducción es suave gracias a una dirección y unas suspensiones enfocadas al comfort, para disfrutar de largos viajes. Las llantas de 17 pulgadas montadas en los neumáticos de 225 mm mantienen la adherencia hasta que el acusado peso del capó, hunde el morro al entrar en curva convirtiendo la tendencia subviradora de este tracción delantera en excesiva.

a fondo :: Cadillac BLS 1.9 TID aut. 4

El cambio automático de 6 velocidades ofrece la posibiliadad de un cambio secuencial, a través de la palanca o de unos pulsadores situados en el volante, complaciente con los deseos del conductor aportando dinamismo al comportamiento del modelo americano.
Cadillac opta para la ocasión por un motor diesel europeo, más concretamente de origen Fiat, que montan todos los modelos de gasóleo de las marcas del grupo General Motors en Europa. La mecánica de cuatro cilindros en línea JTD de 1.910 cc de cilindrada desarrolla una potencia de 150 cv a 4.000 rpm, alcanzando los 210 km/h de velocidad máxima. El par motor es de 320 Nm entre 2.000 y 2.750 rpm consiguiendo que los 1.535 kg del BLS alcancen los 100 km/h en 11 segundos. En cuanto al consumo de combustible es sabido que el cambio automático influye negativamente en las cifras, que se elevan hasta los 7,2 litros a los 100 km en recorrido mixto.