Cadillac BLS: Por y para Europa

Diego Zotes16 mar 2006
El próximo 8 de abril se pondrá a la venta una nueva berlina “premium” que peleará duramente por hacerse un hueco en la categoría en la que reinan los Audi A4, BMW Serie 3 y Mercedes Clase C.


Todos los Cadillac BLS que se venderán a partir del 8 de abril llevan turbo. El diesel es el mismo motor pluriempleado en Saab, Opel, Fiat y Alfa Romeo 1.9 common rail de 150 cv; los dos gasolina más asequibles de acceso a gama también de origen Saab (un cuatro cilindros de dos litros de cilindrada en variantes de 175 cv y 210 cv); y el techo mecánico es el recién estrenado en los Saab 9-3 Aero y Opel Vectra OPC de seis cilindros en V, 2,8 litros de cilindrada y 255 cv de potencia. De todos ellos se pueden ver más datos y precios en la ficha técnica.

a fondo :: Cadillac BLS 1

Comenzando por el diesel, poco nuevo podemos decir de este motor que no hayamos apuntado ya en pasadas pruebas de vehículos con idéntica mecánica. Posibilita unas prestaciones notables, es poco ruidoso, y su entrega de potencia muy homogénea. Además, gracias a la buena insonorización y filtrado del Cadillac BLS el confort de marcha es sobresaliente. En este caso alcanza los 210 km/h, acelera de 0 a 100 km/h en 9,5 segundos y gasta 6,1 l/100 km como media. Esta versión la probamos con el cambio manual de seis velocidades, que va bastante bien, y opcionalmente lo tiene automático, que le perjudica sensiblemente en aceleraciones y consumos.
La respuesta del V6 turbo del tope de gama es fantástica. Ya nos lo pareció cuando probamos el coche que lo estrenó el Saab Sporthatch Aero- y en el Cadillac, en variante de cambio automático de seis velocidades y función secuencial, se comportó a las mil maravillas. Suena que da miedo y la respuesta es instantánea y tremendamente viva, algo lógico si tenemos en cuenta que ofrece un par de 365 Nm desde ¡1.800 rpm! y su "over boost" permite un esfuerzo extra de 15 Nm durante 10 segundos. Su velocidad máxima se limita a 250 km/h, y acelera de 0 a 100 km/h en 6,9 segundos el manual y 7,5 segundos el automático (lleva función secuencial y es muy agradable de uso). Los consumos no son elevados para el nivel del coche, pues se conforma con 10,2 l/100 km de media (10,8 el automático).
Y por lo que se refiere a comportamiento dinámico, el Cadillac BLS nos sorprendió gratamente. General Motors quería expandirse con Cadillac fuera de Estados Unidos, y por eso ha creado un vehículo pensado para los gustos europeos y que además se fabrica en Europa, concretamente en Suecia. El resultado es un comportamiento dinámico eficaz, que incluso adopta unos tarados de amortiguación enérgicos, aunque sin llegar a resultar incómodos. Como guinda al pastel, un puesto de conducción acertado, así como una buena terminación del habitáculo hace que la conducción sea muy placentera.
Por y para Europa
POR Y PARA EUROPA

a fondo :: Cadillac BLS 2

El próximo 8 de abril se pondrá a la venta una nueva berlina premium que peleará duramente por hacerse un hueco en la categoría en la que reinan los Audi A4, BMW Serie 3 y Mercedes Clase C. Fácil no lo va a tener, pero con sus notables atributos y un precio ligeramente inferior al de sus rivales se le augura una buena acogida. Durante décadas Cadillac fue la marca de lujo por excelencia en EEUU; y hoy, con la globalización en alza y la expansión hacia nuevos mercados, el Cadillac BLS se presenta como un automóvil fabricado en Europa e ideado para los gustos europeos. Conserva rasgos y detalles propios de Cadillac, pero ofrece un comportamiento dinámico adecuado para nuestras carreteras y unos eficientes motores, incluido un diesel.
Con sus 4,68 metros de largo es algo más voluminoso que los tres rivales antes nombrados, y justo un centímetro mayor que otro de sus competidores más directos: el Jaguar X-Type. Hablando de rivales directos, otro de ellos es primo hermano y también miembro de la familia General Motors, el Saab 9-3; y es que aunque por estilo de carrocería no se parezcan en nada, internamente comparten muchas piezas así como motores. De hecho, el motor diesel no sólo es común con los Saab 9-3 u Opel Vectra, sino también por los Alfa Romeo 159 o Fiat Croma entre otros, ya que se trata del acuerdo para mecánicas diesel al que llegaron los grupos Fiat y GM.
En principio todos los BLS tendrán carrocería sedán y tracción delantera; pero se podrá elegir entre tres motores gasolina y un diesel, cambio manual y automático, y tres niveles de equipamiento; todo ello por unos precios que parten de los 30.190 euros. Durante la presentación internacional a la prensa pudimos conducir la versión que en España se espera tenga más éxito -el 1.9 diesel de 150 cv- y el tope de gama: el 2.8 V6T de 255 cv. Tras la prueba nos quedó un estupendo sabor de boca y una idea más clara de la personalidad del más pequeño de los Cadillac, experiencias que desgranamos en las siguientes páginas.

Enrique Marco, Autocity
13 de marzo de 2006.


La globalización cada día afecta más al mundo del automóvil, pero ello no es impedimento para que cada marca siga teniendo su propia personalidad. Chasis y motores son compartidos por muchas marcas dentro de cada grupo, pero el envoltorio cambia significativamente. En este caso, como no podía ser de otro modo, Cadillac, perteneciente a General Motors, incorpora órganos mecánicos ya vistos en Saab, Opel, Alfa Romeo pero el BLS hace gala de un estilo claramente diferenciador.

a fondo :: Cadillac BLS 3

Como el gusto es algo muy personal no nos alargaremos en este apartado; en todo caso sí podíamos apuntar que el BLS da una imagen muy sólida y su diseño se caracteriza por los trazos rectos. En el interior se percibe calidad, y algunos detalles como el reloj analógico que en la oscuridad y con la luz del tablero le aporta toques de mucho estilo. Pero como se fabrica en Suecia y tiene en el 9-3 a uno de sus primos advertimos varias coincidencias entre el modelo de Cadillac y el de Saab. Por ejemplo, llave de puesta en marcha, palanca de freno de mano y algunos otros mandos son idénticos. Y el volante, aunque de cuero y con el escudo de la marca americana, es tan grande y del mismo diseño que el del sueco.
Por tamaño ya hemos advertido anteriormente que es más grande que la media de las berlinas Premium, con sus 4,68 metros de largo, 1,75 metros de ancho y 1,47 metros de alto. Pero por el contrario su capacidad de carga es de las más limitadas, con 425 litros de maletero. Eso sí, el espacio para los ocupantes es amplio, además de resultar cómodo por sus buenos asientos, y agradable por la alta calidad de los materiales que nos rodean.
Desde el nivel de equipamiento básico (Business) los BLS vienen muy bien equipados, con detalles como las llantas de aleación de 16 pulgadas, el volante de cuero, los reposacabezas activos, etc. Sólo le encontramos una carencia, el control electrónico de estabilidad, que se ofrece como opcional. En el nivel superior (Elegance), ya se ofrece este dispositivo de seguridad como equipamiento de serie, así como las llantas de 17 pulgadas o los asientos con regulación eléctrica. Por último, el Sport Luxury sólo está disponible para el tope de gama 2.8 V6T, y añade llantas de 18 pulgadas, suspensión específica y tapicería de cuero entre otras cosas.