Bruselas mira de cerca el plan para autopistas mientras sigue la negociación:

Almunia dice que habrá que saber si el rescate de autopistas cumple las reglas de la UE 1
Agencia EFE27 mar 2014
La Comisión Europea (CE) tiene el foco puesto en la última propuesta que el Gobierno español ha dejado sobre la mesa para rescatar a las autopistas de peaje con problemas financieros, una negociación que continúa abierta en aras de lograr una solución con el máximo consejo posible.

Almunia, que participó en la escuela de negocios Esade en un coloquio sobre el futuro de la UE y las elecciones europeas, junto a Javier Solana, reiteró hoy lo manifestado ayer en Bruselas por su portavoz respecto a las autopistas de peaje españolas.

'Antes de llamar a (la ministra de Fomento) Ana Pastor, ella me llamó a mí -afirmó Almunia- para decirme que esto no era una decisión definitiva y que la negociación estaba abierta'.

El comisario Almunia afirmó que 'antes de cerrar este caso, convendría que estuviésemos enterados para saber si la solución es compatible con las reglas de Estado'.

Almunia ya pidió a finales del año pasado información al Ministerio de Fomento sobre sus planes para rescatar a las autopistas de peaje con problemas y las medidas que prevé tomar para una serie de concesionarias, según explicó en una respuesta parlamentaria.

El Gobierno español ha planteado a la banca acreedora de las empresas concesionarias de nueve autopistas de peaje con problemas económicos una quita del 50 % de la deuda, que asciende a 4.600 millones de euros, y la creación de una empresa de capital cien por cien público para aglutinar esas vías.

La propuesta de los ministerios de Fomento y de Hacienda a los seis principales entidades financieras implicadas en el proceso, contempla también la creación de un fondo de titulización que emitirá bonos a 30 años con una rentabilidad mínima del 1 %, un porcentaje que dependerá también del tráfico de estas vías.

Las cuatro autopistas radiales de Madrid proyectadas durante el gobierno de José María Aznar (1996-2004) se declararon en concurso de acreedores, presionadas por una deuda conjunta de 1.700 millones de euros y una caída del tráfico que supera el 48 % desde los máximos que registraban en 2007, antes de la crisis.

Junto a las radiales R-2, R-3, R-4 y R-5 y el Eje Aeropuerto, la AP-41, que conecta Madrid y Toledo; la AP-36, que discurre entre Ocaña (Toledo) y La Roda (Albacete); y la Cartagena (Murcia) y Vera (Almería) también se vieron abocadas al concurso.