Brabus Widestar SLS AMG: El SLS definitivo

a fondo Brabus Widestar SLS AMG 1
David Ordás23 dic 2010
Brabus despide el año con la presentación en Essen del Widestar, una preparación atrevida y sofisticada, que convierte al SLS AMG “Alas de gaviota” en un deportivo aún más apetecible.
Reportaje
Hace unos meses, Brabus nos sorprendía con su primer programa de tuning para el SLS AMG, y al finalizar el año, nos vuelve a deleitar con el Widestar, una preparación atrevida, para un coche único como lo es el nuevo biplaza de Mercedes. Con una apariencia más musculosa, un comportamiento aún más deportivo, y un diseño exterior trabajado concienzudamente en el túnel del viento, esta preparación es un auténtico traje a medida para el nuevo SLS Alas de gaviota.Con los datos que proporcionó el túnel del viento, los ingenieros de Brabus han equipado al SLS con spoilers realizados en fibra de carbono, en la parte delantera y trasera, así como un nuevo difusor con el que consiguen un mejor equilibrio aerodinámico. También la rebaja en altura de 30 mm de la suspensión regulable BILSTEIN, cuya dureza y comportamiento se controla desde el habitáculo, contribuye a la mejora aerodinámica a la par que permite una conducción más deportiva. Las nuevas llantas Brabus Monoblock F PLATINUM EDITION de 21 pulgadas, calzadas con neumáticos Yokohama en medida 295/25-21, aportan también su plus en agarre y comportamiento.

Jugando con el sonido

Contar con un sonido de escape deportivo y poderoso que nos acompañe cuando disfrutamos conduciendo en un puerto de la red secundaria, o cuando pilotamos nuestro coche en circuito, es una experiencia embriagadora. Pero nadie quiere tener que circular a diario por ciudad, o llegar al trabajo montado en un coche que emite un sonido demasiado alto. Encontrar el equilibrio de sonido deportivo sin llegar a ser molesto, siempre ha sido un desafío para los fabricantes de escapes de altas prestaciones.Encontrar el equilibrio de sonido deportivo sin llegar a ser molesto, siempre ha sido un desafío para los fabricantes de escapes de altas prestaciones.
Los ingenieros de Brabus han encontrado la solución a este eterno dilema gracias a la adopción de un sistema neumático que actúa sobre unas mariposas que abren o cierran parcialmente la salida de escape. Gracias a esto, los gases de escape pueden ser reconducidos por dos recorridos distintos, de modo que es posible limitar la sonoridad al mínimo, o liberar todo el sonido de la caballería. Con la simple pulsación de un botón, el conductor configura el sistema de escape en modo deportivo o en modo silencioso, siendo en este último, la sonoridad del vehículo más baja que la del modelo original.
Pero no se queda ahí la mejora, sino que en modo deportivo los gases son redirigidos a un recorrido de escape más directo, lo que además de producir un sonido poderoso, reduce la presión de salida de los gases de escape, consiguiendo una ganancia de 10 CV. Gracias por tanto a este sistema, la potencia final aumenta hasta los 580 CV, además de contar con un peso un 40% inferior al escape original, gracias a estar fabricado íntegramente en titanio.