Brabus ML 63 Biturbo: Potencia Brutal y tuning sin complejos

a fondo Brabus ML 63 Biturbo 1
David Ordás14 may 2009
Dos turbos, 650cv y una velocidad punta de 312 km/h. Esa es la tarjeta de presentación de la nueva preparación de Brabus para poner sobre la mesa el SUV de producción más rápido del mundo.
Potencia Brutal y tuning sin complejos
Hace unos días os presentábamos la última novedad de Brabus en cuanto a potenciaciones con el Chiptuning Ecológico, pero el popular preparador alemán, sin dejar de lado la ecología, no ha olvidado su verdadera vocación. Por eso entre las novedades presentadas en el salón de Ginebra, destaca el Brabus ML 63 Biturbo, una preparación radical que, tomando como base el Mercedes ML 63 AMG, eleva su potencia hasta los 650cv para poner sobre la mesa el SUV de lujo más potente.

Dos turbos y 650cv


El que es considerado por muchos el mejor preparador no oficial de la marca de la estrella, es capaz de llevar las ya poderosas mecánicas de los mercedes más potentes a una nueva dimensión. Para el Brabus ML 63, se ha partido del poderoso Mercedes ML 63 AMG, con su motor V8 de 6,3 litros de cilindrada, y se le ha equipado con 2 turbos, lo que aumenta, y de que manera, la potencia de este SUV hasta niveles hasta ahora desconocidos en este tipo de vehículos.

La potencia máxima pasa de los 510cv a los 650cv, y la aceleración de 0 a 100 km/h, que en el modelo original es de 5 segundos, se queda en 4,2 segundos. Unas cifras de auténtico superdeportivo, para un SUV que sin limitador de velocidad punta consigue una máxima de 312 km/h, con lo que se convierte en el todocamino de producción más rápido del mundo.

Exterior Agresivo y lujo en el interior


El preparador germano Brabus, se distingue no solo por sus espectaculares preparaciones mecánicas, sino también por unos kits exteriores, más radicales que los que estamos por ejemplo acostumbrados a ver en los modelos de AMG. El ML 63 Biturbo no es menos, y a las llantas Brabus con garganta pulida, se le unen unos abultados pasos de rueda y defensas, que destacan pintados en un tono más claro que el del resto de la carrocería.

En cuanto al interior, se ha optado por una preparación mucho más conservadora, donde el lujo y los buenos acabados del modelo original, se combinan con detalles deportivos como los pedales, las inserciones en carbono, o un nuevo equipo multimedia con pantallas TFT colocadas tras los reposacabezas traseros. Sin duda una preparación completa en la que no se ha descuidado ni el más mínimo detalle, para conseguir un SUV tan radical, como exclusivo.