Brabus B63 S: Tuning de lujo

Enrique Marco08 sep 2008
El especialista alemán en potenciación de modelos Mercedes lanza su nuevo B63 S, una berlina media de lujo que sobre el conocido C63 AMG lleva su potencia hasta los 530 cv e incorpora unas cualidades dinámicas propias de circuito.
Tuning de lujo
El Mercedes Benz C63 AMG es uno de los modelos más excitantes de cuantos se venden en la actualidad. Parte de una berlina convencional como es la Clase C de Mercedes, por lo que conserva su espacioso habitáculo y gran maletero, pero las prestaciones que proporciona y las sensaciones que transmite son más propias de un deportivo purasangre que de un vehículo familiar. Sin embargo, aunque cueste creerlo, hay quien piensa que este coche todavía se puede mejorar. ¿Quién puede barajar tal atrevimiento? Pues no podían ser otros que los hombres de Brabus, la prestigiosa casa alemana especializada en preparaciones de vehículos Mercedes Benz.

a fondo Brabus B63 S 1

No es tan fácil ganarle 73 cv a un motor atmosférico que ya de por sí está muy bien trabajado. Pero esta empresa que nació en 1977 de la mano de Bodo Buschman cuenta con 350 especialistas que practican numerosos ensayos en su pista de pruebas; y así, con un trabajo minucioso y experimentado, se puede llegar a mejorar un producto tan sobresaliente como el C63 AMG. Ahora este coche pasa a llamarse Brabus B63 S, y su motor V8 de 6,3 litros de cilindrada incrementa la potencia de 457 cv a nada menos que 530 cv, mientras que el par también se mejora de 600 a 650 Nm.
Por supuesto, la limitación electrónica de la velocidad (a 250 km/h en este tipo de coches) se elimina, y el Brabus B63 S declara una espectacular cifra para una berlina de 315 km/h. También mejora cuatro décimas la aceleración de 0 a 100 km/h, registrando ahora 4,1 segundos; así como la aceleración de 0 a 200 km/h, que si antes era de 14,5 segundos ahora es de 13,1 segundos.
Evidentemente, además de los trabajos en la mejora del rendimiento mecánico, se han realizado muchas modificaciones en la parte chasis, como en el diferencial autoblocante trasero o en las suspensiones, que en el Brabus poseen múltiples ajustes. El equipo de frenada se ha sobredimensionado, con un imponente equipo delantero de discos en medida 380x37 mm con pinzas de 12 pistones (en el eje trasero discos de 360x28 y pinzas de seis pistones); y para ello se han tenido que modificar las llantas, ahora de 19 pulgadas y con neumáticos de 235/35 ZR 19 delante y 265/30 ZR 19 detrás (con gomas de la marca Pirelli o Yokohama).
Así las cosas, vemos como el Brabus B63 S es una increíble berlina capaz de satisfacer en conducción deportiva a los conductores más exigentes. Además, aunque muy exclusiva, parece más razonable que la otra “animalada” realizada Brabus y de la que informamos el año pasado: el Brabus Bullit con dos turbos y 730 cv.