BMW Z8: Embrujo clásico

Diego Zotes28 jun 2001
Con un exclusivo roadster como este en su lista de precios, BMW afianza esa imagen marca lujosa que fabrica automóviles con un encanto muy especial.
Inicio
EMBRUJO CLASICO

a fondo :: BMW Z8 1

De vez en cuando, el mercado del automóvil nos obsequia con algún que otro capricho que, al contrario que sucede con la mayoría de las producciones, está más encaminado a obtener prestigio e imagen que al negocio puro y duro.
Las ventas del Z8 serán escasas, tanto por el reducido número de unidades puestas a la venta como por la elevada cantidad de dinero que cuesta. Sin embargo, con un exclusivo roadster como este en su lista de precios, BMW afianza esa imagen marca lujosa que fabrica automóviles con un encanto muy especial.

a fondo :: BMW Z8 2

Enrique Marco, Autocity. 27 de junio de 2001.
Diseño y equipamiento
OBRA DE ARTE

a fondo :: BMW Z8 3

Con el BMW Z8 es prácticamente imposible pasar desapercibido. Seguramente es uno de los automóviles más llamativos de cuantos se venden en nuestro mercado, pero no por llevar ostentosos alerones ni por tener unas medidas fuera de lo común, sino por resultar sencillamente irresistible. El Z8 es un coche moderno, pero el estilo clásico de su diseño se respira por los cuatro costados, recordando a los grandes deportivos de los años cincuenta.
El interminable morro (necesario también para albergar el poderoso motor), los pasos de rueda sobredimensionados o sus branquias laterales consiguen un efecto óptico que entusiasma nada más verlo. El aspecto exterior es impresionante, mostrando una figura musculosa pero a la vez elegante, mientras que tanto los faros delanteros, de xenon y carenados, como los estilizados pilotos traseros, con luces de neón, denotan una exclusividad propia de los automóviles más selectos. Las medidas del Z8 son de 4,40 metros de largo, 1,83 de ancho y 1,31 de alto y su maletero tiene una capacidad de 205 litros, pequeño, como es lógico, pero tampoco ridículo.

a fondo :: BMW Z8 4

El interior está todavía más inspirado en lo clásico que el exterior. Lo primero que llama la atención es la situación central de los relojes, que tampoco revisten ningún problema para su lectura. El volante, de aro forrado en cuero y radios triples de aluminio, resulta original pero adecuado y a la llave de contacto, recordando a los automóviles de competición, se le añade el botón independiente de arranque. Los asientos son muy bajos pero cómodos, pudiendo viajar en una posición totalmente deportiva.
Entre el equipamiento de serie se encuentran el aire acondicionado, ABS, control de tracción y de estabilidad, cuatro airbags, asientos térmicos de piel con regulación eléctrica, capota de accionamiento eléctrico y neumáticos de seguridad que pueden seguir rodando, aun estando pinchados, unos 500 kilómetros a una velocidad máxima de 80 kilómetros por hora.
Motor y prestaciones
MOTOR Y PRESTACIONES

a fondo :: BMW Z8 5

El Z8 incorpora el mismo motor que el de la berlina deportiva M5, un ocho cilindros en V de 5.000 centímetros cúbicos y 400 caballos de potencia. El par motor es asombroso, 500 newtons/metro a 3.800 revoluciones por minuto, pero el sistema de doble VANOS (control variable de los árboles de levas) se encarga de que la abundante potencia disponible sea perfectamente dosificable.
En prestaciones puras el Z8 rivaliza directamente con hiperdeportivos como el Porsche Turbo o el Ferrari 550 Maranello, pues acelera de 0 a 100 km/h en tan solo 4,7 segundos, alcanza los 200 km/h en 16,4 segundos y recupera en cuarta velocidad de 80 a 120 km/h en 4,3 segundos. La velocidad máxima está limitada a 250 km/h y los consumos son acordes a las prestaciones del coche, pasando de 20 litros cada 100 kilómetros a poco que se quiera disfrutar de él.

a fondo :: BMW Z8 6

CONDUCCION

a fondo :: BMW Z8 7

Una vez acomodados en sus asientos deportivos nos disponemos a descubrir todo lo que el Z8 es capaz de ofrecer. Ya desde el principio, las cosas cambian respecto a un coche "normal" pues la puesta en marcha se realiza mediante botón de arranque y siempre con el pedal de embrague pisado. En ese momento, la orquesta que llevamos bajo el capó comienza su repertorio. La gama de sonidos es amplísima, llegando desde los graves hasta los agudos y recordando, dependiendo del régimen de revoluciones del motor, en ocasiones a una Superbike y en otros momentos a un Fórmula Uno. El concierto ha resultado extraordinario.
Pero centrándonos en como va el coche y olvidándonos de la melodía que emite su escape -aunque nos resulte difícil-, diremos que el Z8 es un deportivo fácil de llevar, a pesar de su abrumadora potencia. Fácil por varias razones. Primero por el excelente trabajo realizado a nivel de bastidor, fabricado con materiales ligeros como el aluminio, que unido a unos enormes neumáticos, 245/45 R18 en el tren anterior y 275/40 R 18 en el tren posterior, otorga al Z8 un comportamiento magnífico. Segundo por la eficiente ayuda electrónica, como el ABS, el sistema de control dinámico de la estabilidad DSC III o la regulación del par de arrastre. Y tercero por la respuesta de su motor, tremendamente llena pero sin baches ni brusquedades.

a fondo :: BMW Z8 8

Diciendo esto, quizá algún conductor osado y purista podría quedar algo decepcionado, si es que busca emociones fuertes para descargar grandes dosis de adrenalina. Pues bien, BMW también ha pensado en ellos y para eso ha dispuesto el botón mediante el cual se desconecta el DSC. Sin ayudas electrónicas que valgan y con un motor que transmite 400 caballos a las ruedas traseras la diversión está asegurada. No es que el Z8 se vuelva nervioso ni que muestre reacciones violentas pero, como es lógico, las leyes de la gravedad no se pueden desafiar y un exceso de alegría al acelerar en plena curva se transmite inmediatamente en un acusado deslizamiento del tren trasero.
Viajando relajadamente (aunque el Z8 sea un "avión" también es perfectamente válido para tranquilas excursiones de placer, sobre todo descapotado) disfrutaremos de su cómoda posición de conducción. Las suspensiones entonces nos parecerán algo duras, aunque tampoco se acercan a la extrema rigidez de los coches de competición. El cambio de marchas, de seis velocidades, es de suave manejo, preciso y con un guiado perfecto y los frenos potentísimos (el Z8 es capaz de pasar de 100 km/h a 0 km/h en 2,5 segundos).
Competidores
COMPETIDORES

a fondo :: BMW Z8 9

Historia
HISTORIA

a fondo :: BMW Z8 10

Hasta la aparición del Z8, varios modelos deportivos descapotables de dos plazas fabricados por la marca alemana han marcado una gran tradición deportiva y estilística. En 1955 BMW presentó el exclusivo 507, un roadster que pronto se convertiría en uno de los automóviles más deseados del mundo. Hoy su cotización alcanza cifras astronómicas, debido principalmente a tres razones: la belleza de su línea, la evolución técnica que supuso en su día y las pocas unidades que se produjeron (252 unidades, de las cuales se conservan actualmente unas 90).
Diseñado por el conde Albrecht Goertz, el BMW 507 fue ideado para competir directamente con el espectacular Mercedes-Benz 300 SL "alas de gaviota". El precursor del actual Z8 montaba un motor de ocho cilindros en V de 3.168 centímetros cúbicos que desarrollaba 150 caballos y le permitía superar ampliamente los 200 kilómetros por hora.

a fondo :: BMW Z8 11

GALERIA

a fondo :: BMW Z8 12