BMW Z4: En mayo con capota dura

a fondo BMW Z4 1
Enrique Marco15 dic 2008
En BMW ya se han rendido a la capota dura en sus modelos más emblemáticos, como demuestra con el nuevo roadster Z4. Éste presenta importantes retoques estéticos, un equipamiento de vanguardia y nuevos motores gasolina con hasta 306 cv
En mayo con techo duro
Aunque se resistían, en BMW ya se han rendido al sistema de techo duro para sus modelos descapotables. Les costó, porque ya en esta década lanzaron el Z4 Rodaster, el Serie 6 Cabrio y el Serie 1 Cabrio con capotas de lona; pero tras el exitoso lanzamiento del nuevo Serie 3 Cabrio de capota rígida, han optado por utilizar este sistema incluso para un segmento más tradicional como el de los roadster.
El BMW Z4 llegará en mayo de 2009 con importantes cambios. El primero de ellos es el ya comentado de la sustitución del techo blando por uno duro retráctil; pero además presenta nuevos motores, numerosos cambios estéticos, un equipamiento más evolucionado y soluciones técnicas más modernas. De este modo, podemos decir que, tras algo más de 6 años de vida, BMW presenta un Z4 reformado por completo.
Con un sistema de apertura eléctrica que tarda 20 segundos en realizar la operación, el nuevo BMW Z4 ofrecerá un espacio para la carga de entre 180 y 310 litros, dependiendo de si el techo está abierto o cerrado. Este nuevo sistema de capota le acerca más a su rival Mercedes SLK, a la vez que se desmarca de los que todavía conservan la solución clásica: Porsche Boxster y Audi TT Roadster.
Su moderna carrocería es ahora 1,5 cm más larga y 1 cm más ancha (4,24 metros y 1,79 metros). Presenta como novedad la suspensión electrónica Adaptative M con tres configuraciones de uso, así como modernas versiones mecánicas desarrolladas bajo el programa Efficient Dynamics. En principio todos los nuevos Z4 serán de seis cilindros, divididos en tres variantes: Z4 sDrive 23i, Z4 sDrive 30i y Z4 sDrive 35i.
El más potente de todos incluye el motor biturbo de tres litros y 306 cv ya conocido en otros modelos como el 135i o el 335i. En este Z4 le posibilita una aceleración de 0 a 100 km/h en 5,2 segundos combinada con un consumo medio de 9,4 l/100 km. Opcionalmente esta motorización podrá llevar una caja de cambios automática de doble embrague y siete velocidades que mejora todavía más estas cifras: 5,1 segundos y 9,0 l/100 km.
Las versiones atmosféricas obtienen una cifra de emisiones de CO2 rebajadas hasta los 199 km/h, además de unos consumos contenidos y unas buenas prestaciones. El Z4 sDrive 23i, con sus 2,5 litros y 204 cv, acelera de 0 a 100 km/h en 6,6 segundos y consume 8,5 l/100 km de media. Con la misma cifra de consumo se sitúa el Z4 sDrive 30i de 3,0 litros y 258 cv, modelo este que puede acelerar de 0 a 100 km/h 5,8 segundos. Ambos vienen de serie con cambio manual, aunque opcionalmente se pueden pedir con cambio automático. No obstante, el cambio opcional para estas dos versiones no posee el estupendo sistema de doble embrague, sino uno tradicional que, lejos de mejorar las cifras de prestaciones y consumos, las empeora.
Finalmente, como cada nuevo modelo que se presenta, este incluye innovadores equipamientos multimedia. De este modo, el Z4 que se podrá comparar a partir de mayo montará el sistema iDrive de última generación, con navegación, pantalla abatible de 8,8 pulgadas y posibilidad de acceso a Internet; además de equipo de audio con disco duro.