BMW X6 M: Un monstruo de circuito

a fondo :: BMW X6 M 1
Diego Zotes27 may 2010
Nos ponemos al volante del impresionante, indescriptible y desproporcionado BMW X6, el llamativo SUV de estilo coupé de BMW en su versión más deportiva. Con sus 555 cv nos deja pegados como si fuera un monoplaza. ¡Espectacular!
Un monstruo de circuito
Uno de los coches más espectaculares del mercado actual del automóvil por su impresionante apariencia, sus cualidades deportivas y principalmente, por la unión de varias filosofías en una sola, es el nuevo X6 del fabricante alemán BMW, que por cierto cada vez se ve más por nuestras calles, algo que nos sorprende bastante dado su elevado precio y sus paradójicas características.
a favorTremenda estética deportivaMotor que impresionaComportamiento de turismoen contraConsumos muy elevadosPrecio desorbitadoConjunto muy rígido
Entre las curiosas paradojas que ofrece este automóvil encontramos una silueta que nos induce a pensar que es un vehículo SUV con propiedades camperas, mientras que realmente ofrece unas cualidades orientadas absolutamente hacia el asfalto, o un tamaño y volumen que debería ofrecer una inmejorable habitabilidad para el transporte familiar, mientras que, sin embargo, ofrece un habitáculo reducido sólo para cuatro pasajeros. Además, dado su inmenso volumen, las prestaciones deberían ser más o menos convencionales, sin embargo se salen de toda normalidad entregando una inverosímil cifra de potencia de 555 cv de potencia en esta versión deportiva M que probamos, convirtiéndose en el modelo de BMW, junto a su hermano SUV X5, más potente de la marca alemana.
Pues sí señores, nos subimos a la versión más radical y deportiva con tracción total del SUV de estilo coupé X6 de BMW, la versión M, que lo convierten en uno de los superdeportivos más rápidos de la marca bávara, también en uno de los más caros con un precio de 124.800 euros de base. Da miedo ver un monstruo con este volumen y tamaño acelerando como un superdeportivo o rodando a velocidades de vértigo propias de coches de carreras. Para nosotros conducirlo ha resultado una experiencia única, puesto que a una altura tan elevada sobre el suelo, las sensaciones impresionan, no pareciéndose en nada a las que ofrece un deportivo con un bajo centro de gravedad. Sus rivales, a pesar de unas dimensiones y estilo bien diferente, los encuentra como su hermano X5 M, entre las versiones más deportivas de los SUV de marcas Premium alemanas, como el Porsche Cayenne Turbo S o el Mercedes ML63 AMG. Audi no entra en el grupo con su Q7, puesto que los 500 cv los logra mediante un propulsor diésel V12 de 6 litros.
La carrocería del X6 convencional ya llama la atención al presentar un aspecto muy deportivo y potente muy distinto de lo que estamos acostumbrados a ver en coches de ese tamaño y concepto, pero en esta versión M esta sensación se multiplica mediante la adopción de típicos rasgos deportivos propios de la filsofía M Motorsport. Destaca su eficiente aerodinámica, con grandes faldones y spoilers por los cuatro costados, unas inmensas aberturas de refrigeración para ventilar el poderoso propulsor y enfriar los intercooler del turbo, así como cantidad de elementos mecánicos modificados para obtener el máximo rendimiento en un funcionamiento al límite. Atraen poderosamente nuestra atención las clásicas branquias laterales de las versiones M que extraen el aire caliente del motor así como las tramendas llantas de 20 pulgadas de 5 radios dobles muy deportivas y con unos neumáticos extra-anchos de 275 mm delante y de 315 mm detrás que garantizan el mejor agarre con la carretera.

a fondo :: BMW X6 M 2

Los marcados trazos agresivos que recorren la carrocería de delante a atrás tanto por el capó como a la altura de la línea de cintura transmiten un gran dinamismo, y van a parar hasta una zaga con portón en caída con un alerón tallado en su parte final. La imagen se consolida con un sistema de escape doble a cada lado que emite un bramido indescriptible y embriagador y está integrado en un prominente paragolpes con difusor inferior .
El habitáculo de esta versión deportiva del X6 es muy similar al de cualquier X6 de la gama y al que presenta cualquiera de los modelos de la gama BMW, con unas líneas muy sobrias y funcionales, sin demasiados aditamentos, pero con terminaciones de alta calidad tanto en los materiales como en los ajustes. Esta sobriedad viene condicionada por un manejo casi total de todas las funciones electrónicas de confort y seguridad mediante el mando giratorio i-Drive ubicado junto a la palanca de cambios en el túnel central. Desde allí se actúa sobre el climatizador, el sistema de audio, la navegación o el teléfono. En el interior podrán acomodarse en un gran espacio vital cuatro pasajeros en asientos independientes, todos ellos de una gran sujeción lateral y un espacio entre los dos traseros con tapa. A pesar de su restricción a cuatro plazas, su amplio espacio de maletero de 570 litros ampliables a 1.450 nos permiten llevar cantidad de equipaje.
Inicialmente llama la atención una salpicadero sencillo, con una moldura en aluminio pulido que recorre la parte central llegando hasta los guarnecidos de las puertas, que se combina con plásticos de alta calidad de tacto suave y agradable y en color mate para evitar reflejos molestos. La consola central emerge en la zona central, con una inmensa pantalla a color donde se pueden visualizar todas las funciones. Justo debajo está el módulo de climatización bi-zona con todas sus funciones y la calefacción de los asientos. Debajo encontramos el sistema de audio con lector de CD´s y en la parte inferior algunos mandos electrónicos de seguridad, como el de conexión y desconexión del control dinámico de estabilidad DSC, el control de descensos, la apertura eléctrica de maletero y el sensor de aparcamiento. La ergonomía interior de esta versión deportiva está totalmente enfocada al conductor, con elementos de serie como asientos deportivos M de piel de alta calidad BMW Individual con reglaje eléctrico y memoria, volante M también en piel y con mandos para la selección de los diversos ajustes del chasis MDM y un cuadro de instrumentos específico M recubierto también en piel con cuentarrevoluciones con zona roja variable.
Entre el equipamiento de serie de este superdeportivo M figuran los asientos con regulación eléctrica, memoria y calefacción, climatizador bi-zona, revestimiento en piel del habitáculo, sistema de audio de alta calidad con 12 altavoces y amplificador, control de velocidad con regulación por distancia y función de activación de los frenos, faros bi-xenón opcionalmente adaptativos en curva, sensores de aparcamiento opcionalmente con cámara trasera y portón trasero de apertura eléctrica.
Impresionante V8 biturbo
Para entregar unas prestaciones fuera de serie se ha apostado por un nuevo e impresionante V8 de 4,4 litros con inyección directa de gasolina y sistema de doble turbo con sistema Twin Scroll denominado M TwinPower Turbo, que sustituye al inmenso V10 anterior adoptando medidas más ecológicas denominadas Efficient Dynamics, para entregar 555 cv de potencia a 6.000 rpm y un tremendo par motor de 680 Nm disponible desde las primeras 1.500 rpm, consiguiendo impresionar a cualquiera cuando se hunde el acelerador. Parece una máquina del tiempo, puesto que nos transportamos a otra galaxia cuando pisamos el acelerador a fondo y llegamos a los 100 km/h en sólo 4,7 segundos o alcanzamos velocidades muy superiores a los 200 km/h en un coche de este volumen, que empuja sin cesar hasta los 275 km/h con el paquete Driver M que anula la limitación electrónica a 250 km/h. Evidentemente el consumo de este peso pesado no es escueto, rozando los 14 litros a los 100 km según datos oficiales y emitiendo nada menos que 324 gr/km de CO2.

a fondo :: BMW X6 M 3

La conducción más deportiva se consigue facilmente gracias al cambio automático M-Sport de 6 velocidades de funcionamiento electrónico con cambios ultrarrápidos. Permite cambiar de forma automática Normal o Sport y de forma manual mediante la palanca del cambio o con las levas de gran tamaño tras el volante. También desde el volante se podrá seleccionar el modo de conducción M Power en el M Dynamic Mode (MDM), que actúa sobre la entrega de potencia del motor, el funcionamiento de la caja de cambios, la suspensión y la tracción entregándola más al eje trasero, permitiendo llevar a cabo el denominado Launch Control, que catapulta el coche como un misil garantizando la máxima aceleración con la máxima tracción y favoreciendo la propulsión posterior para lograr el comportamiento típico M.
Para que estas prestaciones se traduzcan en absoluta eficacia, el X6 M incorpora un chasis específico M con apoyos más rígidos tanto en el eje delantero de doble brazo como en el trasero integral. Ofrece suspensión neumática de serie 10 mm más baja que en el resto de la gama, de ajuste automático mediante el sistema de control electrónico de la amortiguación Adaptative Drive (EDC) que ayuda a estabilizar las inclinaciones laterales y longitudinales. La dirección Servotronic también ofrece una resistencia dependiendo de la velocidad, resultando muy directa y precisa en el modo deportivo M. Esto se complementa con el sistema de tracción total inteligente xDrive de configuración deportiva Dynamic Performance Control, contribuyendo a conseguir el comportamiento más dinámico en asfalto y la máxima tracción en terreno campestre. Para detener el conjunto apuestan por discos vetilados en las cuatro ruedas, con tremendas pinzas de cuatro pistones delante.