BMW X5 3.0d: El objeto del deseo

Diego Zotes02 dic 2005
El segmento SUV 4x4 encuentra en el X5 de BMW a su mejor representante, principalmente con el motor 3.0 diesel de 218 cv, que con una línea muy potente y deportiva levanta pasiones por donde pasa.
Inicio
EL OBJETO DEL DESEO

a fondo :: BMW X5 3.0d 1

Para realizar una completa y exhaustiva selección de los modelos todoterreno o SUV actuales, destinados a salir airosos de los terrenos más farragosos y enrevesados de nuestra caprichosa orografía, no podemos pasar por alto el BMW X5, uno de los SAV (Sport Activity Vehicle) más representativos de nuestro mercado en cuanto a la gran repercusión en su segmento, que ha creado escuela entre sus sucesores e imitadores de otras marcas y que, por unas razones o por otras, todo el mundo ha deseado y desea. Si se le pregunta a cualquier persona de a pie, experta en automóviles o totalmente profana en el tema, que coche se compraría, un gran porcentaje de ellos no dudaría en colocar al X5 como su principal aspirante entre sus modelos de coche de cualquier tipo preferidos para la compra, los primeros quizás fundamentalmente por el dinamismo y la amplia tecnología que introdujo desde el lanzamiento del primer X5 hace ya aproximadamente unos 5 años, y los menos entendidos indudablemente por su diseño y apariencia exterior, que tras su notable renovación transmite aún más seguridad, elegancia y prestaciones, algo de lo que tampoco dudaría ni un segundo ningún experto. Es más, desde Autocity podemos afirmar que tras una infinidad de nuevos modelos SUV (Sport Utility Vehicle) o SAV de grandes dimensiones lanzados al mercado, el X5 continúa marcando la pauta en el segmento y es una de las principales referencias para la totalidad de las marcas.
p>   El concepto del X5 desde que nació fue el de presentar una gran berlina con carrocería elevada y tracción integral del segmento Premium, con un diseño muy similar al de cualquier turismo de marca, con claras reminiscencias al Serie 3 en su agresivo diseño, al Serie 5 obviamente, en sus características técnicas y de habitabilidad, y al Serie 7 en su presentación interior cargada de lujo y equipamiento, compartiendo varios motores con las gamas de turismos y la mayoría de los componentes internos. Incluso desde la marca siempre han rehuido relacionar el X5 con el concepto todoterreno, puesto que ni ellos mismos lo consideran así. Piensan en él como en un gran turismo elevado. El X5, que vio la luz poco después de que lo hiciera el lujoso ML de Mercedes, nació para hacerle la competencia más directa al SUV de la marca de la estrella, resultando los pioneros en cuanto a tecnología aplicada, en las prestaciones sobresalientes con un gran volumen y peso y en cuanto a habitabilidad y versatilidad en el segmento, todo ello acompañado de un lujo desconocido en coches de esa talla, siendo siempre un ejemplo a seguir por las nuevas realizaciones. Podemos decir sin reparos que el X5 ha marcado una época y ha sido y es el sueño de muchos.
p>Clásicos modelos de la competencia han visto sus esperanzas de éxito truncadas al tener que enfrentarse al grande de BMW, arrebatándoles gran parte de la cuota de su mercado. Véase el afamado todoterreno japonés Toyota Land Cruiser, con unas loables capacidades ruteras, tanto por pistas como fuera de ellas, o el legendario inglés Range Rover, con un lujo extremo y un comportamiento off-road inigualable, así como el poderoso 4x4 Jeep Grand Cherokee, con todo el lujo típicamente americano. Entre las concepciones más modernas encontramos el descomunal e inimitable Porsche Cayenne, el elegante y distinguido Volkswagen Touareg, el superlujoso Lexus RX 300 o RX 400h, el atractivo y discreto Nissan Murano o el exitoso XC90 de la sueca Volvo. El precio es tan alto como el confort y el placer que se siente a sus mandos, alcanzando en la excelente versión de 3.0 litros diesel con 218 cv los 55.200 euros, a la altura de sus competidores con motores diesel similares a éste, aunque seguro que aquellos con un comportamiento mucho menos dinámico.
Diego Zotes, Autocity
1 de Diciembre de 2005
br>
Potencia y deportividad

POTENCIA Y DEPORTIVIDAD

a fondo :: BMW X5 3.0d 2


Escasamente hace dos años el X5 se prestó a una profunda renovación tanto técnica como estética confirmando de nuevo el gran éxito del que goza entre el público. Los principales pilares técnicos y mecánicos que han variado con el tiempo en el X5 para lograr un comportamiento aún más deportivo y los mejores modos de rodadura han sido una nueva tecnología de tracción inteligente a las cuatro ruedas, denominada xDrive, y la introducción de motores más potentes, en la gran mayoría de ocasiones con las mismas cilindradas pero revisados en la cifra total de potencia.
p>De hecho la excitante versión de 6 cilindros en línea y 3.0 litros diesel del X5 protagonista de nuestra prueba, ha sido profundamente revisada incluyendo el nuevo sistema de inyección directa por common rail de segunda generación, con unos ajustes en la gestión electrónica, en la inyección y en la presión de la inyección que le permiten rendir mucha más potencia manteniendo a raya los consumos, combinando la máxima deportividad con una economía de consumo sorprendente. Ahora rinde 218 cv de potencia y un par motor de 500 Nm desde muy bajas vueltas, que le permiten una aceleración muy contundente, alcanzando los 100 km/h en sólo 8,3 segundos y una velocidad máxima de 210 km/h. Además, esa gran potencia y sobre todo el par motor en relaciones cortas y bajas vueltas es muy favorable en conducción off-road, ante terrenos abruptos, grandes obstáculos o inclinadas pendientes.
p>Los consumos en ciclo combinado son para llevarse las manos a la cabeza, porque con tan sólo 8,6 litros (según dato oficial) se pueden recorrer 100 kilómetros y no precisamente a un ritmo lento. Esto se consigue, además de con un buen ajuste de la inyección, con una caja de cambios automática de 6 relaciones Steptronic, que puede funcionar en modo normal, deportivo (sport) y secuencial, economizando los desplazamientos y seleccionando automáticamente la marcha ideal ante cada solicitud al acelerador.
p>El chasis y el sistema de tracción total inteligente xDrive permiten circular a velocidades de crucero muy altas sin inmutarse y sin notar la menor deriva lateral en apoyos ni molestas inclinaciones, como si de un turismo se tratara. Mediante el sistema xDrive la fuerza motriz se distribuye de forma óptima mediante la interconexión de varios sensores, el del ángulo de giro de las ruedas, el de la posición del volante y el sistema del control de estabilidad DSC, detectando las pérdidas de tracción o cuando una rueda está girando sin contacto con el suelo, distribuyendo entonces la fuerza motriz a través de diferenciales multidisco entre los ejes y las ruedas con apoyo, lo que reduce las perdidas de control del vehículo y evita el subviraje o el sobreviraje. De la misma manera, este sistema de tracción inteligente ayuda a realizar una conducción deportiva buscando límites con unas reacciones de chasis más directas y dinámicas, o a la conducción extrema fuera de asfalto, garantizando tener tracción en cualquier superficie, por muy resbaladiza que sea, y poder trepar por las pendientes más pronunciadas. Las nuevas suspensiones regulables desde el interior facilitan la función de acceso, como también se endurecen en trayectos a alta velocidad en trazados llanos y se pueden elevar para afrontar terrenos de obstáculos y evitar roces de la carrocería con el piso, subiendo hasta un máximo de 18 mm sobre el suelo, una de las distancias más bajas de su categoría, lo que demuestra su verdadera orientación para rodar por asfalto.

IMAGEN DINAMICA Y ELEGANTE

a fondo :: BMW X5 3.0d 3


Al introducir tan relevantes mejoras técnicas, la ocasión merecía un profundo cambio de look y una puesta al día con elementos más actuales, para combinar magistralmente la sobriedad elegante de BMW con un fuerte carácter dinámico y potente.

a fondo :: BMW X5 3.0d 4

p>El frontal ha variado su aspecto notablemente hasta el primer pilar, resaltando las angulosas nervaduras sobre el capó más altas y más anchas que transmiten mayor agresividad y potencia, así como se ha modificado el paragolpes, introduciendo unas nuevas aperturas enrejilladas para la ventilación en la parte inferior, dando protagonismo a los nuevos faros antiniebla redondos. Los grupos ópticos dobles principales se han afilado, como los intermitentes integrados, con un aire mucho más actual, que en su iluminación nocturna añade los anillos luminosos de posición a las cuatro ópticas. También, los clásicos riñones de la parrilla se han agrandado, al estilo de sus hermanos turismos, otorgándole una imagen más agresiva.
p>La vista lateral destaca por la línea dinámica característica de BMW, que recorre los laterales a media altura desde el frontal a la zaga, y los anchos pasos de rueda que siluetean todo el lateral, asemejando al X5 a un animal agazapado esperando salir catapultado hacia el frente. Llama la atención una inmensa superficie acristalada que otorga gran luminosidad al habitáculo y permite una visibilidad general muy buena. Las llantas de aleación opcionales de cinco radios en 18 pulgadas de nuestro X5 3.0d, que alberga unos neumáticos de 275/50, muestran sin tapujos la evidente orientación deportiva de este SUV 4x4 y ostentan todo el protagonismo de la belleza del conjunto.
p>La zaga es muy compacta y pesada sugiriendo gran aplomo y seguridad. El portón partido facilita la función de carga, con la apertura independiente de la luneta superior que permite alojar objetos en espacios reducidos. La línea marcada a media altura pone el punto de agresividad en esa zona, acompañada por unos nuevos faros ahora de cristal transparente muy modernos y grandes, con una amplia luminosidad.
p>Al adentrarnos al interior del X5 la piel nos sorprende gratamente con su aroma y textura, dejando paso a una gran armonía en la organización de los instrumentos y el empleo de los colores y matices, predominando el elegante color beige en contraste con el negro de la parte superior del salpicadero y de los elementos funcionales del equipamiento como el nuevo volante con mandos de función, palanca del cambio y sistemas de climatización, navegación y sonido. En el habitáculo del X5 el conductor se encuentra realmente a gusto, puesto que todo gira en torno a él y la postura al volante es exquisita, con mutitud de regulaciones en altura y profundidad del asiento y el volante. El frente lo presiden el cuadro de instrumentos, sencillo y de fácil interpretación, y la consola central con los sistemas de navegación con equipo de sonido y teléfono integrados y la de la climatización independiente. Elegidos detalles de aluminio mate en el túnel central y en los guarnecidos de las puertas aportan modernidad a un interior muy cuidado aunque levemente desfasado. El espacio es la nota dominante, con unas plazas delanteras y traseras que permiten moverse cómodamente hasta 5 personas sin apreturas, además de un mullido levemente rígido en los asientos que ayuda a afrontar los viajes con total comodidad y sujetan muy bien el cuerpo en cualquier tipo de conducción.
p>En el campo de la seguridad el X5 garantiza una protección excelente, como es costumbre en la marca muniquesa y demostró en las pruebas de EuroNCAP obteniendo una puntuación de cinco estrellas, gracias a un amplio equipamiento de seguridad tanto pasiva como activa. Entre los elementos interiores que permiten este nivel de protección pasiva encontramos un conjunto de hasta diez airbags (frontales, laterales y de cortina), cinturones de seguridad de tres puntos en todas las plazas, detección de pasajeros y sujeciones isofix para sillitas de niños. Pero para evitar las situaciones de riesgo cuenta con multitud de elementos de seguridad activa, como el control dinámico de estabilidad (DSC), que en este todoterreno incorpora a sus funciones la de gestionar el comportamiento en distintos trazados, off-road o carretera, mediante el sistema xDrive, con un freno del diferencial central automático ADB-X y el sistema inteligente de control de tracción en descenso de pendientes (HDC). Las situaciones más críticas se podrán evitar gracias a un excelente sistema de frenos con grandes discos, ventilados los delanteros, que incluye ABS, control dinámico de frenos (DBC) y el control de frenada en curva.
A favor y en contra

A FAVOR Y EN CONTRA

a fondo :: BMW X5 3.0d 5



A favor:
+ Diseño atractivo.
+ Prestaciones y consumos.
+ Habitabilidad y lujo.
+ Comportamiento excelente.

En contra:
+ Interior demasiado clásico.
+ Capacidades todoterreno limitadas.