BMW Serie 7

0
La Serie 7 representa mejor que ningún otro modelo de BMW cómo el fabricante ha ido creciendo en todos los campos de innovación, desarrollo y fabricación de un automóvil. Soluciones tecnológicas que han contribuido a optimizar el dinamismo, la eficiencia, la seguridad, el confort de los sistemas
de mando y la comodidad a bordo a lo largo de una historia que repasamos a continuación:
Primera generación: El BMW Serie 7 debutó en 1977 y fue el primer coche del
mundo con un cuentarrevoluciones electrónico. El buque insignia de la primera Serie 7 fue, sin duda alguna, el 745i, dotado de un motor de seis cilindros turbo con 252 CV.
Hasta entonces, la segunda y tercera cifra del número distintivo de los modelos BMW se
refería a la cilindrada del motor, que según BMW se calculaba multiplicando por 1.4 la
cilindrada real del motor (en el caso del 745i, un 3.210 centímetros cúbicos).
Aquel BMW Serie 7 fue uno de los primeros automóviles del mundo equipado con el sistema
antibloqueo de los frenos ABS en 1978. Los modelos de la Serie 7 de 1980 contaron con
ordenador de a bordo. En 1982 fueron los primeros coches alemanes dotados de
electrónica del motor con sensor autodetonación y en 1983 fueron los primeros en contar
con un control de caja de cambios automática conectada al sistema electrónico del motor.
En 1978 llega el sistema antibloqueo de frenos ABS
Segunda generación: En 1986 salía al mercado la segunda generación que tuvo como gran protagonista al BMW 750i, la primera berlina alemana desde los años 30 equipada con un motor de 12 cilindros. Una mecánica de
aleación ligera de 5.000 cc, con 300 CV y un par motor de 450 Nm, que disponía de sistemas
de inyección, encendido y catalizadores por separado para cada bloque de cilindros.Un doce cilindros para dar la bienvenida a la segunda generación
Entre los motores de seis y doce cilindros BMW completó la Serie 7 con los modelos 730i y
740i, ambos dotados con motores de 8 cilindros; el primero de 3.000 cc y 218 CV y el
segundo de 4.000 cc y 286 CV, distinguiéndose ambos por la suavidad de
su marcha, su modesto consumo, sus excelentes prestaciones y su reducido peso. Además, también fue la primera vez que BMW ofreció una versión larga (modelo L con once centímetros más).
Tercera generación: Lanzada al mercado en el año 1994, la nueva entrega del Serie 7, además de contar con motores más prestacionales y ahorradores, supuso un gran salto por la gran cantidad de sistemas disponibles tanto en materia de seguridad (el control automático de la estabilidad ASC y el control dinámico de la estabilidad y tracción DSC) como de confort (el primer sistema de navegación europeo, cuya
pantalla podía ser utilizada al mismo tiempo como centro de mandos para activar otras
funciones, o asientos de confort con
regulación eléctrica y con piel Montana para el 750i).
BMW lanzó al mercado en 1996 el primer BMW Serie 7 equipado con un
propulsor diésel
. Se trató de un motor de 6 cilindros, montado en el 725tds, de 143 CV y
capaz de alcanzar una velocidad punta de 206km/h, con un consumo de 7,5l/100km.
BMW fue el primer fabricante de automóviles del mundo en disponer de un
propulsor V8 con sistema de refrigeración en función de mapas característicos, es decir,
un sistema variable capaz de adaptarse a las circunstancias en todo momento. Desde
aquel año, todos los BMW de la Serie 7 contaron con el sistema Steptronic en
combinación con la caja de cambios automática de cinco marchas. La electrónica se apodera de la gestión del motor y los sistemas de seguridad
Cuarta generación: Por primera vez su interior tenía el conocido mando giratorio BMW iDrive
para controlar las funciones; entonces con un total de 270 funciones incluyendo el control por voz. También se estrenaba un motor de 8 cilindros de avanzada tecnología con la primera caja de cambios automática del mundo de seis velocidades. El propulsor incorporaba tecnología BI-VANOS y Valvetronic. Otras tecnlogías novedosas fueron el chasis adaptativo Dynamic Drive o la llave inteligente con el sistema Soft Close que completaba el cierre de la puerta automáticamente en caso de quedar mal cerrada.La primera caja de cambios automática del mundo de seis velocidades
Quinta generación: Las especificaciones de ahorro de combustible BMW EfficientDynamics tienen cada vez más peso en la vigente Serie 7, que incluso utiliza materiales más ligeros en su contrucción. El diseño exterior, con unos riñones frontales mucho más grandes, lo dotan de más personalidad. Algo parecido ocurre con el interior, con una organización de mandos e instrumentación mucho más clara y moderna, que afecta a un mando iDrive evolucionado y con mayor número de funciones. En esta
quinta generación nacía BMW ConnectedDrive que conecta las aplicaciones del teléfono móvil con el vehículo.La obsesión por el ahorro de combustible y la reducción de las emisiones toman la palabra
A pesar de estar ya en el fin de ciclo de vida de producto, el BMW
Serie 7 de quinta generación ha sabido adptarse a los tiempos y ha ido
incorporando la tecnología de vanguardia que representa a las berlinas más prestigiosas
del segmento Premium. Asistencia a la conducción gracias al control de crucero adaptativo
con función Stop&Go, aviso de salida de trayecto, Speed Limit Info, advertencia de cambio
de carril, pantalla virtual Head-up-Display, asistente de luz de carretera, BMW Night Vision
(por primera vez, con detección de personas), Side View y cámara para conducir marcha
atrás, son solo algunos de los elementos que opcionalmente puede equipar el BMW Serie
7 más moderno hasta la llegada de la sexta y nueva generación.
Sexta generación: El Serie 7 que llega a España en octubre es todo un derroche tecnológico para BMW, que implementa sus últimas innovaciones en distintas áreas, conducción autónoma, conexión hombre-máquina, fabricación ligera y mecánicas híbridas.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.