BMW Serie 7: A la repesca del cliente

Diego Zotes16 mar 2004
Con solo dos años de vida comercial, la Serie 7 de BMW va a recibir algunas modificaciones de estilo y funcionales para recuperar una parte del pastel que le correspondía entre las berlinas de representación y que a causa del avanzado diseño estético y el funcionamiento de algunos elementos ha perdido en pos de otras berlinas más convencionales.
Inicio
RESTYLING Y DIESEL DE 300 CV

a fondo BMW Serie 7 1

BMW presenta un “lavado de cara” para su Serie 7, pero en este caso no sólo afecta a pequeños retoques de parrilla o faros, sino que modifica claramente un diseño que no terminó de convencer cuando hace más de tres años se presentó la actual generación. Ahora su estilo es menos extravagante, y más en la línea del resto de la gama BMW.
  Pero a las modificaciones estilísticas les acompañan mejoras técnicas, ya que cinco de los seis motores de la actual gama son nuevos. Y lo más importante, son propulsores que elevan su potencia sin aumentar el consumo, además de ofrecer un mayor refinamiento. Los nuevos Serie 7 de BMW estarán disponibles tanto en carrocería “normal” como el carrocería “larga” a partir de esta primavera.
Mecánicamente comenzaremos diciendo que todas las versiones llevarán caja de cambios automática de seis velocidades Steptronic. Sólo hay una motorización que permanece sin cambios, la del 760i con su motor V12 de 445 cv. En diesel el 730d de seis cilindros en línea es más ligero (cárter de aluminio) y con una inyección retocada (tecnología piezoeléctrica), por lo que eleva la potencia de 218 cv a 231 cv, baja su consumo de 8,5 l/100 km a 8,2 l/100 km, y aumenta las prestaciones hasta 238 km/h de velocidad máxima y 7,8 segundos en aceleración de 0 a 100 km/h.
El 740d de 258 cv deja de existir para dar paso al nuevo 745d de 300 cv, el cual desarrolla un monstruoso par de 700 Nm entre 1.750 y 2.500 rpm. Así las cosas, en este V8 más ligero la aceleración de 0 a 100 km/h se puede alcanzar en sólo 6,8 segundos, mientras que el consumo baja hasta los 9,5 l/100 km como media.
La gama de gasolina comenzará con el 730i, que incluye el nuevo motor con aluminio y magnesio del que ya hablamos en los 630i y 330i, el cual pasa de los anteriores 231 cv a los actuales 258 cv. Los V8 de gasolina también ganan potencia sin aumentar consumos. El 735i de 272 cv es sustituido por un 740i de 306 cv, mientras que el nuevo 750i de 367 cv “jubila” al actual 745i de 333 cv.
A nivel de bastidor los nuevos Serie 7 presentan importantes novedades, como la de ofrecer una batalla 14 cm más larga. Pero lo principal será el “comportamiento a la carta”, ya que será posible solicitarlos con tres tipos de puesta a punto. El chasis de serie seguirá fiel la filosofía de BMW, con un tarado equilibrado entre dinamismo y confort. El chasis Adaptative Drive incluye un sistema de regulación constante de la amortiguación (EDC-K), cuyas barras estabilizadoras varían constantemente evitando balanceos de carrocería. El EDC-K se encarga de adaptar la amortiguación a las características del terreno y tipo de conducción. Por último figura el chasis deportivo, orientado a una conducción dinámica y deportiva.
Otras modificaciones de los nuevos Serie 7 que se podrán comprar a partir de la primavera son la simplificación de manejo del sistema i Drive (botón de mando único para controlar todas las funciones de la pantalla instalada en el salpicadero), y el aumento de equipamiento tanto de serie como opcional.
Y aunque todavía no se han anunciado fechas concretas de comercialización, BMW tiene ya muy avanzado su motor de hidrógeno, y asegura que en unos años tendrá un Serie 7 equipado de serie con este combustible, el cual respeta mucho más el medio ambiente.
Enrique Marco, Autocity
1 de Febrero de 2005