BMW Serie 5: El arte de cautivar

a fondo :: BMW Serie 5 1
Raúl Toledano17 mar 2010
El Serie 5 Berlina, una obra artística en todos su esplendor, que aglutina diseño, tecnología, deportividad y confort a lo largo y ancho de su estilizada figura, y que desde el jueves 25 de marzo será una realidad
El arte de cautivar
Focos apagados, silencio absoluto y el telón se subió. Y, entonces, entre susurros de los asistentes concentrados en la sede de Ibérica BMW, asomó la nueva berlina corporativa de la marca bávara, el Serie 5 Berlina, una obra artística en todo su esplendor, que aglutina diseño, tecnología, deportividad y confort a lo largo y ancho de su estilizada figura, y que desde el jueves 25 de marzo será una realidad. Con unos precios que oscilan entre los 40.800 euros del 520d 184 cv hasta los casi 80.000 euros del V8 550i automático 407 cv, la nueva perla de BMW sólo se puede elegir con carrocería de cuatro puertas, mientras que la versión familiar (Serie 5 Touring) no llegará hasta después del verano.
El nuevo BMW Serie 5 se caracteriza por la mayor distancia entre ejes del segmento, alargado capó, los pequeños voladizos y al trazado de la línea del techo, que se asemeja a la de un coupé. Además, la berlina incluye rasgos típicos de la marca, destacando la estética de la parte frontal, con su parrilla ovoide doble en posición vertical, el marcado abombamiento del capó, la estilizada estética de las formas laterales y una zaga de líneas marcadas. En el habitáculo se respira un ambiente de exquisita calidad. Este estilo inconfundible y la ergonómica consola central garantizan la comodidad en viajes largos.
El Serie 5, que con sus 4,89 metros de longitud es más largo que su antecesor, aunque no es más espacioso ni tiene más maletero que éste, ha avanzado mucho a nivel de equipamiento, con numerosos elementos del Serie 7, la berlina de lujo de BMW. Quizá lo más novedoso sea la dirección activa integral, exclusiva de su segmento (Audi A6, Mercedes Clase E o Volvo S80): un sistema de desmultiplicación variable del eje delantero y ruedas traseras que acompañan al giro que hacen de este BMW un coche más pequeño, con menos movimientos al volante, además de reducir notablemente el radio de giro. A velocidades altas, el giro adicional -3º respecto al eje delantero- simula una mayor batalla.
La alta tecnología alemana llega a este Serie 5 con otros dispositivos. Interesante es el Park Assistant, el sistema automático de aparcamiento que, a velocidades menores de 35 km/h, te busca espacios aptos para aparcar gracias a un sensor integrado en el hueco del intermitente izquierdo, simplificando las maniobras de aparcamiento a jugar con el acelerador y freno. Más que interesente, puro lujo diríamos, es el Night Vision, una cámara de infrarrojos que cubre un amplio sector de la calzada por delante del vehículo, en busca de peatones que se muestran como siluetas brillantes a través del Head-Up Display, otro dispositivo chic pero enormemente útil para el conductor, ya que se proyectará toda la información (velocidad actual, navegación, límite de velocidad, control de crucero activo...) en el parabrisas, sobre el capó, a dos metros de distancia del conductor.
Salvo en la versión gorda, el 550i, en el resto de versiones (520d, a partir de junio, 525d, 530d, 523i, 528i y 535i) la transmisión automática de ocho velocidades mayor apertura, saltos más cortos, cambio de marcha más suave y rápido- se tendrá que pagar por separado. Todos vienen de serie con la tracción trasera clásica de la marca. Mientras que a nivel de comportamiento, los ingenieros alemanes han querido inclinar la balanza del Serie 5 hacia el confort en detrimento de un carácter más rudo y de circuito. Así, con la suspensión de dureza variable (opcional) el coche se hace más manejable y confortable de conducir por carreteras de piso irregular, analizando continuamente los movimientos de cada rueda. Y es que con el Dynamic Damping Control (DDC) el conductor puede modificar y adaptar el trabajo de los amortiguadores, el dinamismo del cambio de marcha, la respuesta del acelerador y la asistencia de la servodirección.

a fondo :: BMW Serie 5 2

Desde el seno de la marca avisan de la limpieza y eficiencia de los nuevos motores gasolina: más potentes y con menos emisiones que sus antecesores, cumpliendo la normativa de gases Euro 5. Especialmente ahorrativos para la brutal potencia que conceden, son los Twin Power Turbo 535 i y el 550i. El primero de ellos, un seis cilindros en línea que combina por primera vez el principio de sobrealimentación turbo con el sistema de control variable de las válvulas Valvetronic y la Hight Precision Injection, ofrece una potencia máxima de 306 cv, una aceleración de 0-100 km/h de 6 segundos, un consumo medio de 8,5 l/100 km y unas emisiones de CO2 de 199 gr/km. El segundo es un V8 que se dispara hasta unos salvajes 407 cv, con un consumo mixto de 10,4 l/100 km. Por otra parte, recordar que el motor diésel más pequeño, el 520d que incorporará de serie el sistema de arranque y parada automática, no se empezará a comercializar hasta junio, dejando al 525d como el modelo de mayor volumen: 204 cv, 7,2 segundos de 0-100 km/h y un consumo de 6,2 litros a los 100 kilómetros.