BMW Serie 2 Active Tourer: El nuevo carguero alemán

gen_rep_serieactivetourer_fd3a685bb7ea0d2ea07b30e20.jpg
Diego Zotes22 sep 2014
BMW lanza al mercado su primera propuesta monovolumen combinando la versatilidad y confort requeridas en un segmento orientado a familias, con el dinamismo y los acabados de lujo a los que el fabricante alemán nos tiene acostumbrados.
BMW se adentra por primera vez, algo a lo que últimamente nos tiene acostumbrados y con gran éxito, en el segmento de los monovolúmenes compactos con el nuevo Serie 2 Active Tourer, ofreciendo importantes soluciones de espacio y versatilidad para el transporte de pasajeros y de carga a pleno confort, sin perder en absoluto las cualidades dinámicas intrínsecas al ADN de la marca.
Hace tiempo ya hizo una impresionante incursión en el segmento de los SUV, en constante crecimiento en todos los segmentos, con su gama X que obtuvo un éxito impredecible, puesto que uno de cada tres BMW que hoy se venden pertenece a esa gama. Ahora lo hace en el segmento monovolumen que también está experimentando un gran crecimiento del 18% colocando su Serie 2 Active Tourer en la zona más Premium del segmento.

detalle_diseo_5ff7e0fb48281b0aab071ce50.jpg

De hecho para BMW el Serie 2 Active Tourer representa un gran cambio para la marca en muchos sentidos. Ningún modelo de la marca ha ofrecido tanto por un precio que ronda de inicio los 30.000 euros, asimismo hasta la fecha no había ningún BMW con tracción delantera y éste lo es, así como también es el segundo modelo de la marca en incorporar los nuevos motores de tres cilindros con alta potencia y bajo consumo. En definitiva es un gran paso adelante.Primer monovolumen de la marca con rasgos muy BMW y una carrocería versátil y práctica de tamaño ajustado
Y ¿qué nos encontramos con el Serie 2 Active Tourer?
Como el resto de competidores nos encontramos con una carrocería elevada de tipo monovolumen que ostenta los rasgos típicos de la marca alemana, con un frontal protagonizado por la parrilla en forma de doble riñón de gran tamaño, unas ópticas triangulares muy afiladas y ambos coronados por un portón, con una caída más evidente y con nervaduras longitudinales que apuntan hacia el logo y transmiten dinamismo. Se complementa con un lateral con formas muy sugerentes y dinámicas, unas líneas de hombros ascendentes hacia la zaga y unas hendiduras en las puertas que sugieren movimiento. Por vez primera BMW incorpora también una pequeña ventanilla triangular en el pilar A, típica en los monovolúmenes. Los faros traseros de gran tamaño con la misma forma que los del resto de modelos de la marca invaden las aletas y le otorgan una gran presencia a la zaga. Se iluminan mediante led´s y se acompañan de un spoiler superior sobre la luneta trasera y de unos paragolpes abombados que dibujan una apariencia muy BMW. El portón trasero tiene accionamiento automático de serie.
Con todos estos rasgos bien combinados tenemos un monovolumen elegante, deportivo y moderno a lo largo de sus 4,34 metros de longitud, sus 1,8 metros de anchura y sus 1,58 metros de altura, proporciones algo más deportivas que muchos de sus rivales naturales que encontramos fundamentalmente en el Mercedes Clase B, así como en los más comerciales Ford C-Max, Volkswagen Touran o Citroën C4 Picasso.
El interior resulta muy atractivo, con una apariencia casi exacta a la del resto de modelos BMW aunque con un salpicadero escalonado muy curioso con la consola saliente que facilita el acceso a los mandos. La clave está en la funcionalidad, dotándolo de una segunda fila de asientos deslizante unos 13 cms y abatible en configuración 40/20/40. Eso facilita las tareas de carga en el maletero, con una capacidad que va desde los 468 litros hasta los 1.510 litros al abatir los respaldos traseros. Como es lógico en un monovolumen, los asientos prestan una posición elevada para controlar el entorno en todas las plazas con grandes zonas acristaladas de gran visibilidad.

detalle_interior_df32ae7b5a3dc1d7f74ac1e72.jpg

Entre el equipamiento destaca el sistema de proyección de información Head-Up Display, que por primera vez para BMW en lugar de proyectarlo sobre el parabrisas demasiado inclinado, lo hace sobre una pantalla plástica tras el volante. Dentro de la política de la marca ofrecer más equipamiento de serie en sus modelos, el nuevo Serie 2 Active Tourer presenta una serie de completos acabados basados en distintos paquetes de equipamiento que son el Base, Advantage, Sport, Luxury y M-Sport. De serie ofrece elementos como llantas de 16 pulgadas (17 para el 225i), anclajes isofix para sillas infantiles, llamada de emergencia inteligente del Connected Drive, retrovisores exteriores abatibles eléctricamente y calefactados, sensor de lluvia, apoyabrazos delantero, asientos traseros deslizantes, volante multifunción, climatizador con guantera refrigerada y ordenador de viaje, entre otros elementos.

detalle_maletero_51c126c253b0a9b0cdd89854b.jpg

¿Cómo se mueve?
El Serie 2 Active Tourer se mueve de forma muy dinámica con toda una gama de nuevos motores modulares a los que han dotado de una excelente relación entre prestaciones y consumos. Para empezar todos los modelos de base se mueven por tracción delantera para optimizar el espacio disponible en la plazas traseras y en el maletero.
Inicialmente se han presentado tres nuevos propulsores, dos de gasolina y uno diésel. Entre los primeros nos encontramos con el 218i, el primer tres cilindros del modelo y segundo de toda la gama BMW, puesto que se estrenó en el superdeportivo i8, un 1.5 litros que se ayuda de un turbocompresor para entregar 136 cv de potencia. Logra reducir los consumos de gasolina hasta unos escasos 4,9 litros a los 100 km de media, mientras ofrece respuestas inmediatas al acelerador cuando se le demanda. De hecho acelera hasta los 100 km/h en 9,3 segundos. Es sumamente suave a pesar de ser un tres cilindros gracias a un eje contrarrotante de compensación que funciona a la perfección.
Como escalón superior en gasolina nos encontramos el 225i que con su motor de cuatro cilindros turbo de 2.0 litros entrega 231 cv y un par de 350 Nm, que le permiten acelerar hasta los 100 km/h en 6,8 segundos y alcanzar los 235 km/h de velocidad máxima. El consumo por su parte se detiene en unos ejemplares 6 litros a los 100 km.

detalle_motor_4e141f69e4d4100c8f977d8d9.jpg

En ciclo diésel encontramos de inicio el 218d, un 2.0 litros de nueva generación que entrega 150 cv de potencia, con una cifra de consumo de 4,1 litros, de emisiones de 109 gr/km de CO2 y una aceleración hasta los 100 km/h en 8,9 segundos.
Los motores pequeños están combinados con cambio manual de 6 velocidades con función doble embrague, mientras que el 225i está asociado al cambio automático Steptronic de 8 relaciones de funcionamiento exquisito. De hecho incorpora un nuevo sistema de software inteligente denominado Connected Shift, que interconectado con el sistema de navegación reconoce el trazado y se anticipa a los acontecimientos seleccionando las velocidades. Opcionalmente está disponible en 6 velocidades para los motores tricilíndricos y de 8 para los de cuatro cilindros.
Para el mes de noviembre se prevé ampliar la gama de motores tanto en gasolina como en diésel. Llegarán en la zona intermedia el 220i y el 220d, ambos de cuatros cilindros y con potencias en el entorno de los 190 cv. Por otra parte, llegará el motor diésel tricilíndrico, el 216d. para la misma fecha se prevé introducir la tracción total inteligente xDrive asociada a los motores 225i y al 220d.
Con un chasis completamente nuevo, una gran distancia entre ejes de 2,670 metros, la carrocería de materiales ligeros de gran rigidez, una dirección de fricciones reducidas, mínimos voladizos, bajo centro de gravedad e importantes soluciones aerodinámicas le confieren al nuevo BMW un comportamiento dinámico sin parangón en el segmento.
Precios:
- BMW Serie 2 Active Tourer 218i: 28.500 euros
- BMW Serie 2 Active Tourer 225i: 38.600 euros
- BMW Serie 2 Active Tourer 218d: 30.300 euros