BMW Serie 1 Cabrio: Llega en marzo de 2008

Enrique Marco02 oct 2007
La versión descubierta del recién presentado coupé se lanzará en España con dos motores, el 120i y el 125i, aunque en la segunda parte del año aparecerán los 118i, 135i y 120d.
Llega en Marzo de 2008
Una nueva carrocería llega para el Serie 1 de BMW. Si inicialmente sólo estuvo disponible la versión de cinco puertas, bastante más tarde llegó la de tres puertas, y en unas semanas se va a iniciar la comercialización del sugerente Serie 1 Coupe, ahora se dan los primeros datos y fotografías oficiales de la última variante de la familia: el Serie 1 Cabrio. A España llegará en marzo de 2008 con dos motores, el 120i y el 125i, aunque en la segunda parte del año aparecerán los 118i, 135i y 120d.

a fondo BMW Serie 1 Cabrio 1

Como el Coupe, el modelo abierto es significativamente más largo y más bajo que el Serie 1 Compacto de 3p o 5p. Mide 4,36 metros de largo y 1,41 metros de alto, siendo la distancia entre ejes igual que en toda la Serie 1 (2.660 mm). Esta nueva creación de la marca bávara ofrece un habitáculo para cuatro plazas y capota de lona, y se convertirá en la opción económica frente al recién llegado Serie 3 Cabrio (con techo duro y más espacio y categoría). Ahora bien, por motores y comportamiento dinámico poco o nada tendrá que envidiar a su hermano mayor, pues, aunque algo más adelante, al Serie 1 Cabrio llegará incluso la mecánica biturbo de 306 cv. En cuanto a capacidad de maletero este modelo varía entre 240 y 280 litros dependiendo de si la capota está recogida o desplegada. La capota de lona, de accionamiento eléctrico, se abre o se cierra en sólo 22 segundos, y la operación se puede realizar circulando, siempre y cuando no se superen los 40 km/h de velocidad máxima.
Respecto al Serie 1 Coupe, el Cabrio es más pesado debido a los necesarios refuerzos del chasis. En concreto “engorda” unos 125 kilos aproximadamente según motorizaciones, y, por tanto, pierde un poco en prestaciones y consumos. Aún así los datos del BMW Serie 1 Cabrio son muy buenos. Si nos fijamos en los dos primeros en llegar –el 120i y el 125i- vemos como el de cuatro cilindros y 170 cv, que pesa 1.505 kilos (1.535 kilos con caja automática), sólo gasta 6,6 l/100 km de media y puede acelerar de 0 a 100 km/h en 8,4 segundos; mientras que su velocidad máxima es de 220 km/h y las emisiones de C02 de 155 g/km. El 125i de seis cilindros y 218 cv, que pesa 1.585 kilos (1.615 kilos en automático), alcanza los 238 km/h, acelera de 0 a 100 km/h en 6,8 segundos, anuncia un consumo medio de 8,1 l/100 km y sus emisiones de C02 son de 194 g/km.
A partir de mediados del próximo año irán llegando las dos versiones gasolina que completarán la gama tanto en su base (el 118i de 143 cv) como en su cumbre (el 135i de 306 cv), además del diesel 120d de 177 cv. El más potente de los gasolina tendrá un Kit M que incluye autoblocante, aunque ya todos ofrecerán de serie los controles electrónicos de tracción y estabilidad DSC y DTC. Entre los equipamientos de serie u opcionales según versiones figura la función Auto Start Stop (que apaga el motor en los semáforos para mejorar consumos y emisiones), el indicador luminoso situado en el cuadro para saber el momento óptimo de cambiar de marcha, la dirección activa o un tipo de piel para los asientos que atenúa el calentamiento de los mismos cuando inciden los rayos del sol.