BMW M5: El quinto de la serie por 117.500

a fondo BMW M5 1
Enrique Marco22 sep 2011
La quinta generación del M5 llega a los concesionarios, y con sus 560 cv se convierte en la berlina más potente; aunque no la más rápida. Hacemos un repaso a su historia desde su nacimiento en 1985
LANZAMIENTO
El pasado mes de junio publicamos los primeros datos y fotografías oficiales del BMW M5 de la quinta generación, pero ahora que su comercialización es inminente vamos a ampliar la información con el recién desvelado precio para compararlo frente al de sus rivales, con más fotografías de su interior y con un repaso a sus cuatro predecesores. Señoras y señores, el quinto M5 ya está aquí, es la berlina deportiva más potente del mercado y cuesta 117.500 .
Con un motor 4.4 V8 derivado del que ya usa el 550i de 408 cv (79.400 ), el M5 eleva al máximo exponente su puesta a punto deportiva, tanto estética, como mecánica o a nivel de chasis. Nada menos que 560 cv se extraen de su corazón biturbo, que, además, desarrolla un generoso par de 680 Nm que se transmite a las ruedas traseras a través de una caja automática de doble embrague Drivelogic de 7 velocidades. Sus prestaciones escandalizan, pues a pesar de dar en la báscula 1.870 kilos, es capaz de alcanzar los 305 km/h (con el paquete M Drivers que elimina la limitación a 250 km/h) y acelerar de 0 a 100 km/h en 4,4 segundos.

a fondo BMW M5 2

De los escasos rivales que tiene el nuevo M5 (Audi acaba de anunciar su S6 de 420 cv, pero hasta que no llegue el nuevo RS6 no podrá pelear con el bávaro), sólo el Jaguar XFR de 510 cv tiene un precio más económico (101.850 ), aunque el británico es medio segundo más lento en aceleración 0-100 km/h. Los Mercedes son dos, ya que tanto el clásico E63 AMG como el precioso CLS63 AMG ambos con 525 cv- son rivales directos, cuyos registros de aceleración son idénticos (sólo una décima más lento el E) pero cuestan 2.500 y 14.000 euros más respectivamente. La última opción es todavía más cara, aunque es la única que desbanca al BMW en aceleración: Porsche Panamera Turbo (500 cv, 4,2 segundos de 0 a 100 km/h y 157.385 ) y Porsche Panamera Turbo S (550 cv, 3,8 segundos y 188.250 ).De los 286 cv del primer M5 de 1985 a la última joya mecánica V10 de la cuarta generación
Pero el BMW M5 es mucho más que una berlina rápida, exclusiva y deportiva; es un modelo de culto, un automóvil que forma parte de la historia. BMW Motorsports se fundó en 1972 y se dedicó a preparar bólidos para las carreras, aunque su fama se multiplicó en 1978 cuando lanzó el mítico deportivo M1, un espectacular biplaza de fabricación limitada (sólo se construyeron 445 unidades) que fue el precursor de la saga M de BMW. En 1984 le siguió el M635 CSI Coupé y en 1985 nació nuestro protagonista de hoy, el primer M5. Estos tres automóviles compartían la misma base mecánica, un seis cilindros en línea de 3,5 litros y aspiración normal que generaba 286 cv. A la berlina le permitía acelerar de 0 a 100 km/h 6,5 segundos y alcanzar los 245 km/h. Se vendieron unos 2.200 M5 de la primera generación en apenas tres años de fabricación.
El segundo BMW M5 nació en 1988 con un propulsor de seis cilindros en línea de 3,6 litros y 315 cv, el cual pronto se agrand a 3,8 litros y 340 cv. A lo largo de su vida se fue ofreciendo tecnolog㔭a más avanzada, como el chasis con amortiguación regulable electrónicamente. Se fabricó hasta 1995 y se matricularon alrededor de 11.000 unidades. El tercer M5 tardó en aparecer hasta 1998, y modificó sustancialmente su concepto mecánico para pasar a un corazón 5.0 V8 de 400 cv. Sus cifras de prestaciones comenzaban a asustar (5,3 segundos de 0 a 100 km/h) y también su estética le delataba gracias a sus entradas de aire y su cuádruple salida de escape. Un vez más, casi dobló el éxito de ventas de su predecesor, hasta llegar a las 20.000 unidades vendidas.

a fondo BMW M5 3

Del cuarto y penúltimo M5 ya informamos en Autocity cuando se presentó en julio de 2004. En aquella época BMW participaba oficialmente en la F1, momento en el que los monoplazas todavía llevaba los maravillosos motores V10. La marca muniquesa gozaba del prestigio de tener los motores más potentes de la parrilla, y con esa fama aplicó su tecnología al M5 de calle. Nada menos que 507 cv combinado con cambio secuencial y sistema de salida Launch Control; tanto, que bajó su registro de aceleración de 0 a 100 km/h hasta los 4,7 segundos. Su motor recibió diversos premios y numerosas alabanzas, y mucho nos tememos que, con los tiempos que corren, sea una de los últimas joyas mecánicas de esa arquitectura. En esta cuarta generación ya no se pudo incrementar tanto el nº de unidades vendidas, con un total de 20.500 unidades hasta su cese de producción en mayo de 2010.
La historia continúa, y a buen seguro se escribirán nuevas y gloriosas páginas. Quizá las andanzas del M5 no sean tan aclamadas como la historia del M3, pero sin duda alguna esta berlina deportiva ocupa ya un lugar de honor en la historia del automóvil.