BMW M5: En enero con 507 cv.

Diego Zotes06 jul 2004
El pasado mes de marzo, con motivo del Salón del Automóvil de Ginebra, se presentaba un adelanto de lo que iba a ser la cuarta generación del BMW M5, una de las berlinas deportivas más afamadas durante las últimas dos décadas. Pues bien, ahora ya tenemos más datos y las primeras fotografías oficiales de este “supercoche” que comenzará su andadura en Europa en enero de 2005.
Inicio
EN ENERO CON 507 CV

a fondo BMW M5 1

El pasado mes de marzo, con motivo del Salón del Automóvil de Ginebra, se presentaba un adelanto de lo que iba a ser la cuarta generación del BMW M5, una de las berlinas deportivas más afamadas durante las últimas dos décadas. Pues bien, ahora ya tenemos más datos y las primeras fotografías oficiales de este “supercoche” que comenzará su andadura en Europa en enero de 2005.

a fondo BMW M5 2

  Ya se anticipó que montaría un motor de diez cilindros en V a 90 grados el cual iba a aprovechar tecnología de F1. En este caso, con una cilindrada de 5 litros, el motor atmosférico de BMW anuncia una potencia de 507 cv a 8.250 rpm y un par motor de 520 Nm. Sus prestaciones impresionan, pues la marca de aceleración de 0 a 100 km/h será posible hacerla en 4,7 segundos y la velocidad máxima, que se limita electrónicamente a 250 km/h, hubiera podido llegar de no existir la limitación a los 330 km/h.
Para lograr unas prestaciones tan espectaculares ha influido también el ligero chasis construido en aluminio, gracias al cual se logra un peso total de 1.755 kilos. Al conjunto igualmente ayuda, como no, el evolucionado cambio de marchas secuencial mediante mandos en el volante. Este, con siete marchas, presume de ser un 20% más rápido que el anterior SMG (y eso que estamos hablando de uno de los mejores cambios), y también posee la función de totalmente automático.
Para transmitir semejante cifra de potencia al tren trasero se montan llantas de 19 pulgadas, y un avanzado diferencial autoblocante variable, junto a un nuevo control de estabilidad. Este nuevo DSC va tarado especialmente para el M5, y además de poderse desconectar, incluye un modo más deportivo que deja mayor libertad al conductor pero actuando en casos extremos.
Estéticamente BMW no ha querido llamar mucho la atención, y los detalles que diferencian al M5 del resto de la gama son bastante discretos. Cambian los paragolpes delanteros y traseros, así como las llantas, la cuádruple salida de escape trasera, y los espejos retrovisores.

Enrique Marco, Autocity
6 de Julio de 2004