BMW en Ginebra: Z4 Coupé y 320si

Diego Zotes21 feb 2006
No son las únicas novedades que BMW llevará a Ginebra, pero sí las más interesantes. No obstante, podemos enumerar el nuevo Z4 Coupe M y 3.0si, el Z4 Roadster con la nueva versión M, la serie limitada 320si, y el nuevo motor biturbo.
Inicio
Z4 COUPE Y 320SI

a fondo BMW en Ginebra 1

No son las únicas novedades que BMW va a llevar al Salón del Automóvil de Ginebra (del 2 al 12 de marzo), pero probablemente sí las más interesantes. No obstante, podemos enumerar los cuatro aspectos principales así: el nuevo Z4 Coupe es sus variantes M y 3.0si, el Z4 Roadster “restilizado” y con la nueva versión M, la serie limitada 320si, y el nuevo motor biturbo que completa la gama mecánica y pronto veremos en algún modelo de la marca bávara.
  Del Z4 M Roadster y del Z4 Coupe 3.0 hablamos ya en Autocity hace unos meses, modelos éstos cuya comercialización es inminente. La combinación que sí se ve por primera vez en el Salón de Ginebra es el Z4 M Coupe, que evidentemente compartirá motor con el modelo abierto, es decir, el mismo del anterior M3: un seis cilindros en línea de 3,2 litros y 343 cv. Con dicha mecánica el nuevo Z4 M Coupe podrá acelerar de 0 a 100 km/h en 5,0 segundos.
Otro modelo totalmente nuevo es el 320si, versión deportiva derivada del conocido 320i que se ha mejorado y potenciado. Se lanza en serie limitada de 2.600 unidades y sirve como base para homologar el Serie 3 con el que BMW participará este año en el Campeonato del Mundo de Turismos WTCC con la intención de renovar el título. Exteriormente el 320si se diferencia por llevar el Kit M con llantas de 18 pulgadas, lo que afecta también al interior, con asientos deportivos, volante de cuero “M”, etc. Respecto al tranquilo motor 150 cv del 320i, esta versión llega hasta los 173 cv gracias, principalmente, a una culata totalmente nueva. De este modo el 320si acelera de 0 a 100 km/h en 8,1 segundos y alcanza 225 km/h, todo ello sin que su consumo sea elevado: 8,9 l/100 km de media.
Por último, la otra gran novedad en Ginebra es que BMW vuelve al turbo, y en este caso con un propulsor biturbo de 306 cv e inyección directa de gasolina. De momento no se ha dicho qué modelo será el primero en incorporar esta versión, que deriva del conocido tres litros de los 130i, 630i, etc, de 265 cv. Con los dos turbos no se ha querido buscar una potencia bruta, sino un comportamiento sedoso y mucho más lleno, como lo demuestran los 400 Nm de par. La única cifra de prestaciones orientativa que se ha calculado ha sido la de recuperación de 80 a 120 km/h para un Serie 3, que mientras en un 330i se haría en 8,2 segundos, con el nuevo biturbo tardaría sólo 6,3 segundos. Tras varios años sin apostar por esta técnica para los gasolina, BMW vuelve a una solución técnica que ellos mismos estrenaron en los coches de serie con el 2002 Turbo de 1973.
Enrique Marco, Autocity.
21 de Febrero de 2006